ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Comentarios

Opinión sobre "Notables contra sinvergüenzas"
Fecha de Publicación: 20/08/2014
Tema: Política

Fernando:


Pienso que los resultados de la estadística se vuelven aplastantes y por eso cada vez vamos de mal en peor, incluso llegando a perder algo que no debiéramos, que es la esperanza…

Hay tantos sectores a los que les interesa el populismo y continuar con el engaño sin corregir los errores del pasado, sino que seguir disfrutando de los beneficios que este propicia dentro de un status quo determinado, que pareciera ser que a nadie le interesa salir de la situación actual.

Aun siendo una tarea que no es fácil, esta no es imposible, y tenemos ejemplos alrededor del mundo, en tiempos de la historia más o menos modernos, que así lo demuestran. La historia se ha escrito cada vez en lapsos de tiempo más cortos, antes en miles de años, luego en cientos, posteriormente en menos de la mitad de un siglo y hoy en día, con el avance de la tecnología, se escribe en lapsos que van de un par de años a casi tal vez horas o días.

Tú mencionas el reciclaje estilo cafetalero, quitar la plantación que no está dando los frutos y empezar de nuevo con plantas sanas para que rindan buenos frutos. Así debiera ser, sin embargo, en el camino, como ocurrió hace algunas décadas con un partido joven que fue creado entiendo yo, con el afán de cambiar el estado de las cosas, liderado por gente que entendíamos sana y del lado pensante, se fue torciendo y retorciendo en el camino, y se fue perdiendo el norte y la unidad entre sus integrantes, hasta convertirse.
 
Fue como si la planta se hubiera injertado de una manera tal que la degeneró, en otro partido más, de lo mismo, de la misma planta que no rinde buenos frutos.

Pienso yo, que si no se compone primero la base para desarrollar un buen pensamiento, no lograremos nunca salir de donde estamos, porque según la estadística, la mayoría seguirá siendo manejada por el discurso populista, y esta, la mayoría, ya cansada de que nadie escuche sus necesidades y que nadie provea el ambiente sano para que cada quien pueda desarrollarse y solucionar sus propios problemas, seguirá votando para castigar a la minoría que considera su contraparte sorda, sin que le importe si al castigar a los sinvergüenzas se lleva entre las patas a los honorables que vayan quedando.
 
Si uno mira hacia atrás su propia historia, veremos que el punto de partida fue en la casa y en párvulos, uno a la par del otro; y los que tuvimos la oportunidad, llegamos hasta un grado universitario o mayor. Esta educación obtenida en la casa y en la escuela, fue la que nos inculcó el ser sanos, honestos, solidarios, en fin, lo que podríamos entender como personas de bien.

Ahora bien, si miramos a nuestro alrededor, la gran mayoría cuenta con un grupo que o está sesgada su educación, por haber carecido ésta de los valores necesarios, o carece de ella en su totalidad. Entonces la estadística se vuelve aún más severa.

La escala de valores es la que nos indica el orden propio de la vida, pero si esta escala está distorsionada entonces pararemos viendo gente como la que encontramos en nuestra sociedad, gente que actualmente son millonarios (para no caer en el error se sobrevaluar al decirles multimillonarios) y que lo han logrado a través de la corrupción, que son hasta enaltecidos públicamente por su “éxito”; como también encontraremos asesinos de cuello blanco, corruptos y un sinfín de etcéteras.

A la par de la educación, el marco legal, dentro del cual todos deberemos comportarnos de igual manera, con respeto hacia los demás y dentro de una ley que sea universalmente aplicada para todos.

Regresando al tema del tiempo que toma la solución, tú dices que unos 20 años más; y yo pienso inicialmente, que ha de ser un proceso de aproximadamente 50 a 75 años (si vemos lo que le ha tomado a Korea, lo que le está tomando a Vietnam, a algunos de los países Latinoamericanos, como Chile, Colombia, Brasil, México…).
 
Tal vez primero habría que hacer un análisis para validar parte de nuestra historia reciente y rescatar lo bueno que haya podido suceder, que haya sido buena semilla y que pueda permanecer en el campo. Luego ver cómo podar lo que no sirve y borrón y cuenta nueva, en este punto, es donde habría que hacer la estimación del tiempo que falta.

En fin, que es un tema para seguir filosofando y buscándole una solución, para no perder la esperanza.