ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Los Chicago Boys
Fecha de Publicación: 11/03/2022
Tema: Economía
Cinco personas escuchábamos atentamente a Arnold Harberger en la sala de mi casa en la zona 9. Todos mostrábamos sumo interés por lo sucedido en Chile en los once años posteriores al 11.9.73. ¿Cómo estaba funcionando el experimento de la economía de mercado en ese lejano país? Hasta entonces, había mucha teoría económica pero ninguna experiencia práctica. Los llamados “tigres asiáticos” (Hong Kong, Singapur, Taiwán y Corea del Sur), estaban siendo exitosos, pero con intervención de sus gobiernos en la economía. Además, se trataba de culturas entonces muy diferentes. Nadie mejor que Harberger para darnos respuestas.

Arnold (Muso le decía “Alito”) había llegado a Guatemala unos días antes para ofrecer un curso avanzado de Evaluación de Proyectos, tema a cuya investigación y enseñanza ha dedicado gran parte de su vida académica (en Amazon hay 16 libros suyos, muchos sobre esa materia). El curso lo estaba impartiendo en un hotel, donde también se hospedaba. La Universidad Francisco Marroquín patrocinaba el evento y me había conferido el honor de ser su anfitrión.

Aquella noche había invitado a unos amigos a mi casa para rendirle homenaje. Además, para preguntarle sobre lo sucedido en Chile y los famosos Chicago Boys. Nos contó que todo había empezado con un convenio de apoyo entre universidades. Por una parte, la Universidad de Chicago ―en adelante UC― y por la otra, la Pontificia Universidad Católica de Chile ―en adelante PUCC. La UC recibiría a profesores y estudiantes chilenos quienes llegarían para estudiar allí un doctorado (PhD o Philosophie Doctor) en Economía. Al regresar, ellos tendrían el compromiso de trabajar por lo menos dos años en la PUCC. Parte de los costos correrían por cuenta de USAID.

La UC había comisionado al joven Harberger (entonces 31 años) y otros miembros de su staff, para viajar a Chile y hacer los acuerdos finales. Así pues, empezaron a llegar los chilenos a Chicago. Con el primer grupo llegó Sergio de Castro, ingeniero comercial chileno, destacado profesor en la Facultad de Economía de la PUCC quien desde entonces mostró liderazgo entre el grupo, mismo que mantuvo después entre los “Chicago Boys”

En la UC los chilenos, que eran muy unidos, alquilaban pequeñas casas donde vivían. Como su preparación era inferior a la de otros estudiantes, de lunes a viernes estudiaban con ahínco hasta la madrugada. En cambio, los fines de semana eran de fiesta. Sus reuniones empezaron a ser famosas por lo concurridas y alegres. Invitaban a los profesores, quienes asistían gustosos, Harberger entre los más asiduos.

El fuego de la chimenea proveía un ambiente íntimo a la reunión. Arnold, quien prefería tomar ginebra, se puso nostálgico al recordar que a una de esas reuniones invitaron a Anita Vallejo, también chilena, quien era profesora de castellano y a la vez estudiante en Northwestern University. El mutuo flechazo, que fue inmediato, terminó en un matrimonio que duró 53 años, desde esa noche en 1958 hasta la muerte de ella en 2011.

La relación entre los Harberger y los chilenos se intensificó y extendió a las siguientes promociones. La suya era una amplia mansión (privilegio de los profesores) que cobijaba a todos. Era frecuente encontrar a más de un estudiante con ellos al final de la tarde. Las discusiones, ora académicas, ora filosóficas o literarias forjaban no solo la mente sino también el carácter de aquellos jóvenes. De Castro, Fontaine, Lüders, De la Cuadra, Kast, Lavín, Larroulet, entre otros, se cobijaron del frío invernal en esa casa. En verano, las reuniones eran en su amplio jardín.

Con Anita y los chilenos, Arnold aprendió a hablar castellano con fluidez, aunque con marcado acento. En UC había otros destacados profesores. El más famoso era Milton Friedman quien años después, en 1976 ganó el Premio Nobel de Economía. Harberger fue propuesto para ese premio, pero no lo obtuvo. Otros profesores de la UC sí lo obtuvieron: Shultz en 1979, Miller en 1990, Coase en 1991 y Becker en 1992. Los chilenos, alumnos suyos, tuvieron pues, excelentes profesores. Su preparación difícilmente pudo ser mejor.

No se trataba solo de economía. También se formaron en filosofía, historia, ética, sociología y otras disciplinas humanísticas. Si el conocimiento es capaz de producir hombres extraordinarios, ellos egresaron siendo excelentes ciudadanos. A un hombre inteligente y bien educado no le cuadra ser tramposo. Eso es cosa de mediocres.

De regreso en Chile, De Castro fue nombrado Decano de la Facultad de Economía de la PUCC. Los demás egresados de la UC se fueron incorporando como profesores conforme se iban graduando. Entre todos crearon una de las facultades de Economía más reputadas de América Latina. Muchos estudiantes guatemaltecos asisten año con año, a hacer estudios de postgrado a esa Universidad.

Los graduados de Chicago se reunían en sus celebraciones familiares o solo para tomar tragos y conversar. La economía chilena no iba bien y en una ocasión, en 1970, acordaron desarrollar el bosquejo de una economía de mercado para Chile. Querían pasar de la teoría a la práctica, temían pasar de los estudiantes a los políticos. Aquel fue un ejercicio intelectual que plasmaron en unas cuantas páginas, sin mayor prisa. Decidieron presentarlo al entonces candidato presidencial Jorge Alessandri, quien ya había dirigido el país encabezando un gobierno de derecha. Pese a haber sido cuidadosos y no incursionar en otras áreas de gobierno, Alessandri y sus asesores rechazaron la propuesta. Todo era demasiado novedoso y lo encontraron exótico. El documento fue archivado.

Los sondeos favorecían a Alessandri cuyo principal opositor era Salvador Allende quien, sin embargo, terminó ganando la presidencia de la República por menos de dos puntos porcentuales (36.6 contra 34.9%). Allende, médico, cirujano y político era el candidato de la Unidad Popular integrada por los partidos: Socialista, Comunista, Radical, Social Demócrata, MAPU y API; el ala izquierda chilena en pleno. Allende impulsó un estado socialista radical: nacionalizó la extracción de cobre, estatizó áreas claves de la economía y profundizó una incipiente reforma agraria iniciada por Frei, su antecesor.

Las políticas de Allende causaron resultados negativos a la economía. Hubo escasez de harina, aceite, combustibles y de otros productos. El gobierno respondió con racionamientos lo que causó mayor carestía. Pasó a subsidiar productos para los más pobres, quienes los vendían. Se formó un mercado negro. Empezó a haber hambre en la población.

Desde 1972 un grupo de mujeres manifestó su descontento por la creciente pobreza, realizando las marchas de las cacerolas vacías. Eran demostraciones pacíficas donde las amas de casa llevaban ollas que hacían sonar con paletas de madera. La frecuencia con que lo hacían fue la más importante evidencia de descontento que condujo al Golpe de Estado.

Fui a poner unos leños más y a atizar el fuego. Cuando llenaba las copas, Harberger contaba que, en diciembre 1972, Roberto Kelly ex oficial de la Armada, conversó con el Almirante Merino y concluyeron que era necesario desarrollar un Plan de reactivación de la economía. Kelly se comunicó con Sanfuentes (egresado de UC en 1968) y este se reunió con Sergio de Castro y lo convenció de idear un plan detallado. En marzo de 1973, con los lineamientos del plan anterior, crearon un documento con mucho detalle, que después fue conocido como “el ladrillo”, por sus dimensiones. Así era de grueso.


En septiembre sucedió el Golpe de Estado y debieron darse prisa para completar “el ladrillo” y presentarlo, vía Kelly, a los miembros del gobierno militar. Fue aceptado, dejando su implementación en manos de los Chicago Boys (así se les conoció a partir de entonces, aunque lo de Boys no lo es tanto, De Castro tenía 43 años y los demás un poco menos). Harberger regresó a Chile en 1974 y después lo hizo con frecuencia. Friedman llegó en 1975 y fue recibido por Pinochet. Delegaciones de chilenos visitaron Chicago con frecuencia, buscando asesoría y críticas a su trabajo por parte de sus profesores. Pero se debe decir que la mayor parte de la influencia de Friedman y otros profesores sucedió cuando los Chicago Boys eran estudiantes.

Lo demás es bien conocido. En Chile, suceden a Pinochet Patricio Aylwin (1990 a 1994), Eduardo Frei (h) (1994 a 2000), Ricardo Lagos (2000 a 2006), Michelle Bachelet (2006 a 2010), Sebastián Piñera (2010 a 2014), Michelle Bachelet (2014 a 2018) y Sebastián Piñera (2018 a 2022). Todos ellos y sus respectivos gobiernos mantuvieron, con algunos cambios, la política económica dictada por los Chicago Boys a partir de 1973. Lo hicieron porque había funcionado y el pueblo lo sabía. Introdujeron algunos cambios, pero estos solo debilitaron su desempeño. A partir de hoy, 11 de marzo de 2022, un nuevo modelo económico entrará en vigor con el cambio de gobierno. Una nueva era para Chile en la cual muy pocos están dispuestos a apostar que ese país tendrá un futuro mejor.

Al ver que la Libertad de Mercado funcionaba, a regañadientes, el mundo empezó a adoptar políticas económicas con base en ella. Algunos agregaron sus propios ingredientes y otros hasta le cambiaron el nombre por Política Social de Mercado. En algunos países, los cambios fueron tan grandes que sus efectos benéficos dejaron de suceder. El concepto libertad resultó ser de difícil comprensión.

Pero el neoliberalismo, como también le llamaron, había salido de los libros y mostraba la capacidad productiva de las personas cuando actúan en libertad. Milton Friedman falleció en 2006, cuando tenía 94 años. Arnold Harberger vive en California, es Profesor Emérito (Distinguished Professor Emeritus). Este junio cumplirá 98 años. Algunos Chicago Boys ya han fallecido. Otros son nonagenarios o están por serlo. Chile es el país más desarrollado de Latinoamérica.
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 73 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería el&eacu
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos