ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Logos

Carta a Señora Kamala Harris
Fecha de Publicación: 07/06/2021
Tema: Corrupción
 
Señora Kamala Harris: repudio con toda la fuerza de mi alma, y con toda la potencia de mi espíritu, y con el más intenso latido de mi impetuoso corazón, su presencia en suelo de mi patria Guatemala.

La repudio, no precisamente porque usted es una ominosa personificación de impune corrupción en su propio país. La repudio porque usted coopera o está dispuesta a cooperar con aquellos guatemaltecos que, en mi misma patria, pretenden instituir el socialismo, no mediante pacífica y legal votación del pueblo, sino mediante violenta imposición criminal, animal destrucción de bienes privados y públicos, y terrorismo.

Usted colabora o pretende colaborar, entonces, con aquellos guatemaltecos a quienes no le es importa la legalidad, el derecho o la justicia, sino instituir el socialismo. Y para ello santifican la ilegalidad, disfrutan del ultraje al derecho y convierten en justicia su acción criminal violenta.

Entre esos guatemaltecos con quienes usted colabora o pretende colaborar se incluyen quienes son el peor producto engendrado en el suelo patrio. Son el peor producto porque sus más caros motivos son el resentimiento, la envidia, la ambición frustrada y la venganza por no poder ser mejores que su prójimo; y su más auténtica moralidad es la más pura inmoralidad. Son aquellos guatemaltecos que jamás debieron haber nacido en el suelo patrio; y ya nacidos, solo pueden reclamar el desprecio y la abominación de los mejores ciudadanos.

Señora Kamala Harris: En el suelo patrio usted es socialismo. Usted es violencia criminal. Usted es terrorismo. Usted es fuente de desgracia nacional. Y durante su permanencia en el suelo patrio, cada paso suyo es un puñal que asesina nuestra esperanza de legalidad, de derecho, de justicia, de paz y de prosperidad. Y cada huella suya es un sepulcro de nuestra dignidad.

Nuestro paisaje sufre melancolía y llora por su presencia en suelo patrio. Protestan iracundos nuestros volcanes. Angustiados buscan refugio nuestros espantados quetzales. Nuestra monja blanca prefiere ocultar su blancura. Nadie quiere cantar el himno nacional. Y hasta amenaza con suicidarse nuestro paraíso primaveral. ¡Es usted presagio de sucesos infernales!

Solo porque quienes nos gobiernan están más preocupados por complacer, con miserable servidumbre, al gobierno de los Estados Unidos de América, que, por preservar la dignidad de la patria, pudo usted estar en suelo patrio. Y, luego de haber usted insultado, ofendido y profanado ese suelo, una de las tareas más urgentes que podría asignarme la patria es eliminar del espacio todos los lugares en donde usted haya estado, y eliminar del tiempo todos los instantes durante los cuales usted haya estado.

Post scriptum. Señora Kamala Harris: Jamás vuelva a Guatemala. Y reitero mi repudio a usted con estas generosas palabras: Huya del planeta. Desaparezca del Universo.