ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Invitado de honor

Luis Enrique Pérez: Epitafio a Gastón
Fecha de Publicación: 22/03/2018
Tema: Piel adentro
 
Apreciado Fernando: las preciosas palabras de Armando sobre Gastón casi me han obligado a compartir contigo dos epigramas que escribí sobre él y que yo le leí, en la tarde de un viernes de febrero del año 2007, en una sesión del Club de Atenas. El primer epigrama pretendía ser humorístico. Gastón lo disfrutó. El segundo pretendía ser elogioso. Gastón lo disimuló. He aquí los epigramas.
Cordialmente, Luis  Enrique.
 


 
 

Club de Atenas

 

 

 
 

 

Epigramas para Gastón Samayoa

 

 

 

Por Luis Enrique Pérez

 

Patria Guatemala, 2 de Febrero de 2007
Epigramma non solum nobilis sed etiam extensus, et nunquam vulgaris
Amigo Gastón,
Caro al divino Platón
Y solitario habitante del Partenón.
Eres hombre del renacimiento
Que con secreto engreimiento
Hablas griego y latín
Como algo que te es muy afín.
Quienes te escuchan dicen
Que griego o latín maldicen;
Pero admiran tu lingüística erudición
Caro amigo Gastón.
Y luego de la fortuna de conocerte
Hay que gozar de no entenderte
Y tener la audacia de volver a verte


 

También te envío el epitafio que escribí para Gastón. Por supuesto, puedes publicarlo.


Recientemente falleció mi amigo matemático, filósofo, psiquiatra, pianista y pintor Gastón Samayoa. Escribí para él un epitafio.
Escrito, no en la inanimada piedra, sino en mi doliente alma, con el viviente fluir de mi sangre, y secretos latidos de mi corazón, y acechantes recuerdos de mi estremecida memoria.
Luis Enrique Pérez


 Epitafio

Quien ante esta tumba
Alguna vez se detenga,
Sepa que yace aquí
La casual materia inerte,
Que la efímera gloria tuvo
De ser bendita residencia
De un raro espíritu inmortal.
La filosofía, la ciencia y el arte
Con júbilo festejan
Su arribo a una nueva residencia,
En no imaginada región
Allende el Universo mismo.
Allá fue saludado por la esencia del Ser,
y beatificado por una levísima sonrisa
del misterioso creador supremo,
cuyo elusivo reino,
subitáneamente,
se ha enriquecido.