ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Los hijos de la guerrilla
Fecha de Publicación: 13/03/2018
Tema: Soberanía

La historia cruenta, terrible, del llamado Conflicto armado interno en Guatemala, sucedido entre 1960 y 1996, ha sido relatada por varios autores. El más connotado, en mi opinión, es Óscar Platero Trabanino, Capitán del Ejército y escritor. Platero se propone escribir con enorme minuciosidad esa historia en Las batallas por Guatemala. Son siete tomos (más de 3,000 páginas) de los que ya ha publicado cinco. Sobre otros autores, Platero se diferencia por ser testigo presencial; él estuvo allí, en la montaña, con un fusil entre las manos, aprendiendo a respetar a sus enemigos, a entender lo que pasaba, a pensar en los por qué. Como autor tiene otra ventaja enorme: acceso a los archivos militares.

Aunque su visión histórica tiene un inocultable sesgo (por omisión, no por falsedad) a favor del Ejército; ofrece mucha documentación y fotografías para respaldar lo que asevera. El otro lado de la historia la ofrece el informe REHMI, Guatemala: nunca más que expone la versión de la izquierda guerrillera, con un enfoque de derechos humanos. La ONU de Jean Arnault escribió una parte, lo demás fue escrito por la izquierda rosada y la izquierda religiosa de la época. Desde la comodidad de un escritorio y una retribución generosa y segura salen páginas ora denunciando al ejército, ora exculpando a la guerrilla.

Después de 1996 cesaron los combates y no hubo más muerte entre soldados y guerrilleros, al menos no oficialmente. La paz nunca llegó a la población; en vez de guerrilla hubo bandidos y más tarde mareros y narcotraficantes. La firma de la paz fue un acto eminentemente político en el cual el Ejército hubo de pagar caro su incapacidad durante las negociaciones. Aceptó, sin mayor discusión, los Acuerdos de paz redactados, muy probablemente por la ONU.

Pasado 1996, hace 21 años, la mayoría de integrantes de la guerrilla se adhirió al ordenamiento político que antes había querido destruir. El gobierno de Arzú y los que le siguieron, abrieron los espacios más importantes para ellos, principalmente en la diplomacia. Muchos se incorporaron plenamente a la vida medio civilizada del país. Sin embargo, aún quedan varios grupos que guardan afinidad ideológica, con aquel movimiento del siglo pasado. Se les supone armados pero actúan más como presión política en sus respectivos territorios que como ejército insurgente.

En la eventualidad de un nuevo conflicto armado es probable que, al menos los tres más importantes figuren en el centro de ese levantamiento. Hoy, su beligerancia se reduce a un activismo político en las fronteras de lo legal, límites que transgreden con frecuencia y se tornan violentos.

El Comité de Unidad Campesina
—CUC— es el más antiguo y quizá también el más conocido. Lo dirige Daniel Pascual, un indígena de fuerte presencia, con rasgos antropométricos más desarrollados que otros en su entorno. Pascual posee facciones finas y altos dotes de oratoria. Más que intentar persuadir, en sus arengas exhibe autoridad.

El segundo grupo es la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina CONIC. Fue fundada en 1992 en el departamento de Retalhuleu. Así como el CUC se desprende de la URNG, la CONIC se desprende del CUC. Sus dirigentes aseguran contar con casi medio millón de afiliados. Juan Tiney, fundador y líder de la CONIC, se formó en Nicaragua, a principio de la década de los 80. Tiney se declara simpatizante de la guerrilla pero asegura que nunca integró ninguna de sus organizaciones.

El tercer grupo poderoso, quizá el más importante por su actividad y organización nacional, es el Comité de Desarrollo Campesino, CODECA. Ha sido acusado formalmente ante los tribunales por robar energía eléctrica de los cables de alta tensión y venderla a viviendas en poblaciones del interior. En algún momento llegó a administrar unas 150 mil conexiones ilegales; tuvo cerca de dos mil denuncias por robo de energía; enfrenta 431 procesos legales por diversos delitos, ha recibido más de 60 condenas que no han conseguido detener su actividad criminal. El valor de lo robado alcanza varios millones de quetzales.

Además, sus dirigentes enfrentan 431 procesos legales por otros delitos, que incluyen: amenazas, actividades contra la seguridad interior de la nación, estafa, atentado contra la seguridad de los servicios de utilidad pública e instigación a delinquir. La Fiscalía, simpatizante con grupos de izquierda, suele presentar casos flojos que los jueces se ven obligados a desestimar o que terminan en sentencias blandas y conmutables.

CODECA ha desarrollado varias marchas, manifestaciones y bloqueos exigiendo la renuncia del presidente Morales y que se cierre el Congreso. Sus bloqueos han conseguido paralizar totalmente el país. Su poder de convocatoria y movilización de personas ha intimidado a la población trabajadora. Para hacerlo ha empleado recursos económicos suficientes para movilizar a 90 mil personas en 14 departamentos del país y mantener su presencia en 20 puntos estratégicos durante más de tres días.

El anterior Ministro de Gobernación y su Jefe de la Policía Nacional fueron destituidos este año, sin razón aparente. Sin embargo trascendió que había sido por su tolerancia a las acciones de CODECA y de organizaciones semejantes. Los bloqueos, la invasión de fincas y la quema de maquinaria productiva habían causado la muerte de personas sin que mediara acción policial alguna.

CODECA ha declarado públicamente que busca alcanzar la Presidencia de la República. Thelma Cabrera, su Presidente, viajó hace un año a Venezuela para entrevistarse con el presidente Maduro, con quien mantiene comunicación. Dice admirar a ese gobierno y que de ser electa establecería un gobierno como el venezolano. Elena Alicia Salcedo Poleo, embajadora de Venezuela en Guatemala y experta en comunicación social, asesora a CODECA, en su propósito de replicar aquí, el modelo político, económico y social de su país.

Financiamiento: Para muchos la pregunta más importante es cómo financian sus actividades estos grupos. En Guatemala la gente lo sabe. Siempre hemos sabido que Noruega, Alemania, Canadá, Suecia, Holanda y España han financiado las operaciones clandestinas de los grupos subversivos, desestabilizadores y criminales en nuestro país. Pero no contábamos con pruebas para demostrarlo. Sin embargo, en junio de 2014 Radio Sonora obtuvo y publicó documentos noruegos originales sobre el financiamiento de ese país durante 2013 a esos grupos.

Documentación: Los documentos se identifican con los números de expediente: QZA-11/0896-19, QZA-11/0895-34, QZ100953472 AGINS y QZA09/2468 y GTM-110022.

Donantes: NORAD (equivalente noruego a la AID de los EUA), Cruz Roja Noruega, Red FK Mesoamericana, Ayuda de la Iglesia Noruega, Ayuda popular Noruega, ONG LO, Disimiles, Focus, Organización Kirkens Norgel y FIVAS.

Los fondos llegaron a: CUC, CONIC y CODECA. También a CALAS y a UNSITRAGUA dos organizaciones de corte semejante. Otras oenegés y asociaciones receptoras de fondos fueron: Colectivo Madreselva, Comisión de Paz y Ecología, FIVAS y AEAVI. También a: Organización Mama Makin, Asociación de Mujeres Sanjuaneras y Asociación de organizaciones de los Cuchumatanes.

Procedimiento: El propio Parlamento de Noruega —con otros términos—autorizaba los fondos que serían utilizados para la desestabilizar al gobierno y los enviaba a la Embajada de Noruega en Guatemala. La Embajada los trasladaba a Cáritas Arquidiocesana de San Marcos, entidad que entonces estaba a cargo de Monseñor Álvaro Ramazzini Imeri. Monseñor, a su vez, los distribuía entre los grupos mencionados. Algunos fondos no pasaban por el Obispo sino llegaban directamente a varias oenegés noruegas que operaban en nuestro país. A estos se unían recursos propios de organizaciones privadas noruegas las que, a su vez, eran financiadas al menos parcialmente, por el gobierno noruego.

Montos: El documento indica los montos parciales de tal financiamiento. Entre 2012 y 2013 CODECA recibió más de Q. 92.3 millones; a principios de 2014 había recibido unos Q. 33 millones. La organización OLOG (¿?) recibió Q. 35.8 millones. Otro de los “grandes” era Madreselva con Q. 17.7 millones. En total Radio Sonora refirió una cifra de 13 millones de euros que equivale a Q. 137 millones en el primer semestre de 2014.

Epílogo: En febrero 2015, el periodista holandés Jan Gajentaan publicó en el periódico Dagenlijkse de Standaard un artículo titulado El dinero para el desarrollo de Guatemala llega a las guerrillas marxistas. En marzo de 2015 llegó a Guatemala la periodista noruega Anne Håskoll-Haugen, y el fotógrafo Espen Rost. Publicaron el artículo Noruega non grata. En Oslo se llevó a debate el uso de impuestos noruegos para financiar movimientos extremistas en otros países.

Poco después, con la discreción propia de la diplomacia, hubo cambios. Las relaciones diplomáticas entre Noruega y Guatemala las lleva la Embajada Noruega en México. Holanda hizo lo propio, utilizando los servicios de su Embajada en Costa Rica. Sin embargo, se cree que el flujo de fondos hacia las entidades hijas de la guerrilla se mantiene.



Los artículos holandés y noruego referidos pueden verse en: http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=548; http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=558 y en http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=558
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos