ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

¿Inició ya la campaña 2019?
Fecha de Publicación: 02/03/2018
Tema: Política
 
Muchas veces la tarea de un articulista consiste en digerir información y trasladarla a sus lectores para que puedan comprenderla fácilmente. Pero no siempre. En otras ocasiones el autor toma un reportaje y lo conecta con otros datos que él conoce, buscando explicar el trasfondo y las consecuencias de la noticia original. Este artículo cae dentro de ese segundo grupo.

Enmascarada con el antifaz de la lucha contra la corrupción, el pasado miércoles primero de marzo pudo ser el inicio de la campaña electoral para la Presidencia de la República 2019. Ayer, jueves 2, el diario local Prensa Libre dedicó su página frontal y dos interiores a describir la inauguración de la así llamada Cruzada Cívica contra la Corrupción
(http://www.prensalibre.com/guatemala/justicia/yo-si-me-atrevo-estas-son-algunas-de-las-voces-de-la-cruzada-civica-contra-la-corrupcion-en-guatemala).

La foto interior de ese diario, que ocupa todo el ancho de la página ocho y casi la mitad de su altura, presenta una enorme proyección de Aldana y el Comisionado sobre la pared trasera que sirve de fondo a tres filas de entusiastas seguidores de la señora Aldana quienes la aplauden. En la ovación todos están de pie. El diario lista por su nombre a unos 60 asistentes, a quienes llama “Aliados de justicia”. La mayor parte son activistas sociales pero también hay religiosos, empresarios, periodistas... En la foto, también muy grande de la portada, un buen número de asistentes lucen trajes indígenas.

En resumen, es muy probable que tal Cruzada no sea sino la careta que cubre el lanzamiento de la campaña política de la Fiscal General en busca de la presidencia de la República. Esa intención estaría oculta para evitar el delito de Campaña anticipada, prohibida por la legislación electoral ya que el Tribunal Supremo Electoral –TSE— solo hará legal el proselitismo hasta el año próximo.

El nombre de Cruzada Cívica contra la Corrupción me hizo recordar una similar de 1984 que se llamó Cruzada Contra la CorrupciónCUCO— misma que derivara en la campaña política del periodista Mario David García. Pero las semejanzas terminan con el nombre y conque en ambas participara Dionisio Gutiérrez; aquella fue una campaña eminentemente cívica desarrollada con recursos en extremo modestos.

Indudablemente los partidos políticos (unas 25 agrupaciones de esa índole, o más) se habrán sentido sobrecogidos al conocer la noticia. A algunos los habrá agarrado con los calzones en la mano, advertir que la campaña electoral había dado inicio. Un nuevo actor, la señora Aldana, irrumpía en el escenario político electoral del país. Se le percibe capaz de aglutinar a varios partidos pequeños de izquierda extrema, centro izquierda e incluso alguno de derecha. Quizá también uno grande, como la UNE, podría sumarse al proyecto de Aldana. Total, allí habrá recursos financieros, internos y del exterior, de sobra.

Los partidos políticos, como conjunto, han sido diezmados en su número por la mancuerna MP-TSE. Aún más grave, para ellos, habrá sido la pérdida de sus más conspicuos líderes, unos en prisión otros prófugos. De aquella vieja clase política otrora prepotente, solo quedan algunos dirigentes llenos de temor, realmente sobre cogidos. No tienen líderes y carecen de dinero. Temen terminar frente a un tribunal; sus financistas dudan antes de hacer un solo cheque. Todos, políticos y financistas saben que podrían terminar frente a un juez enfrentando cargos por cualquier banalidad. Los políticos recién se enteran de que la fiesta ya empezó y deben correr a maquillar sus partidos lo mejor posible.

Es posible que el TSE ya haya sido concertado por la Fiscal, y forme parte de la Cruzada. Pero debe guardar las apariencias y eso le crea un dilema. No puede sacar la tarjeta de Campaña anticipada, pero tampoco puede ignorar que existe. De lo contrario, hasta unas 20 organizaciones políticas podrían iniciar alguna forma de proselitismo solapado. Así, podría suceder que, cuando el Tribunal de el campanazo de salida, los corredores ya estén cerca de la meta, las posiciones definidas y el árbitro sin autoridad.

Indudablemente, algunas personas que acudieron al acto de inauguración de la Cruzada lo hicieron de buena fe sin advertir que pudiera haber un trasfondo político-proselitista. Algunos se darán cuenta y se retirarán, pero serán los menos. Quizá una persona con la experiencia política y empresarial de Dionisio Gutiérrez esté dentro de los ingenuos que buscan apoyar un proyecto cívico.

Quizá también fue casual que Prensa Libre destacara con dos páginas la visita de la señora Haley a la CICIG-MP y apenas dedicara un cuadrito a la foto de ella con el presidente Morales en el momento que este fruncía el ceño. Quizá quien esto escribe esté totalmente equivocado y la fiscal Aldana no tenga ningún interés en ser candidata presidencial. Todo es posible en esta Guatemala de sorpresas profundas.

Pero hay otras lecturas. El arresto de Colom con el tema del Transurbano podría haber tenido como propósito dejar fuera de la contienda a Juan Alberto Fuentes Knight, fundador y líder principal del “Grupo Semilla” y su más previsible candidato presidencial. Salir de prisión preventiva pero ligado a proceso bajo cargos de fraude y peculado son pésimas condiciones para iniciar una carrera por la presidencia ¿Y la señora Torres ex de Colom, con la cola machucada y retorcida en manos de la CICIG? ¿Será ser demasiado mal pensado, creer que ella ya negoció o está por hacerlo, permanecer en libertad sin cargos en su contra a cambio de renunciar a su candidatura y favorecer que su partido se adhiera a la Cruzada?

¿Acaso hay osadía al pensar que la estrategia política de Aldana pueda consistir en debilitar a la izquierda y favorecer el crecimiento de los grupos de derecha? ¿Será absurdo considerar que su propósito posterior es unificar a esa izquierda alrededor suyo al tiempo que favorecer que las entidades políticas de derecha crezcan como bacterias pequeñas y numerosas?

¿Es casual que Francisco Villagrán de León, Embajador de Guatemala ante las Naciones Unidas, recientemente se haya declarado, públicamente, partidario y admirador de Aldana?

Hay muchas dudas por resolver. Algunas tendrán respuesta en poco tiempo, otras acaso no lleguen a conocerse. Por ejemplo, ¿fue instrumentalizada la embajadora Nikki Haley para dar la imagen de apoyo a la probable campaña anticipada de Thelma Aldana o fue una suerte de cómplice en esta artimaña propia de la vieja política pero empleada por políticos nuevos?
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos