ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Apuntes

Condenas a la carta
Fecha de Publicación: 10/10/2017
Tema: Transparencia


Un experimento de la
ONU en Guatemala se llama CICIG, hoy después de 10 años y 3 Comisionados al frente de la institución, podemos calificarla sin temor alguno como un engendro, muy lejano de los que creímos eran sus reales objetivos.

Ya vimos la aplicación de “su justicia” selectiva, ya la vimos basada en testimonios falsos y en eventos inventados sin escrúpulos ni vergüenza.

Un ejemplo, el caso Pavón, sometido a diferentes sistemas internacionales de justicia, de Guatemala, Austria, España y Suiza, que dictaminaron exculpando a los acusados y poniendo de manifiesto las pruebas inventadas y la falsedad de las declaraciones de sus testigos protegidos.

¿Qué más nos falta ver en materia de juicios y acusaciones de CICIG para convencernos de su tendencioso actuar?

Y esto sin considerar las distorsiones incrustadas por CICIG en el MP, la CSJ y la CC con aviesos y políticos objetivos.

¿Cómo podemos tolerar que el tal Comisionado esté por encima de la propia ley y goce de más privilegios de inmunidad que cualquier ciudadano nacional o que el propio Presidente de la República?

¿Qué debemos hacer para que se largue del país si el Presidente de la República ya lo declaró “persona non grata”? ¿En que otro país del mundo seguiría sentado en su silla?

¿Y qué hay de la responsabilidad de la
CICIG en cuanto al  resarcimiento de los daños ocasionados a sus víctimas falsamente acusadas? ¿Y de los costos incurridos por el Estado (nuestros impuestos) para tramitar esos largos y viciados procesos?

¿Y qué decir de sus alianzas de la
CICIG con CUC, CODECA y otras personas y personajes que actuando al margen de la ley atentan contra la propiedad privada? Es inaudito lo que estamos viendo pasar enfrente de nuestras narices…

En realidad, ¿qué más tendría que fabricar la
CICIG para que los ciudadanos, nuestras organizaciones y las autoridades a cargo del bienestar de la población pongamos fin a tal engendro?

Y es que en el argumento o guion del papel de la
CICIG en Guatemala, también se ha fabricado la escena en la que oponerse a ellos es oponerse a la lucha contra la corrupción, cuando nada tiene que ver una cosa con la otra.

Todos queremos acabar con la corrupción y con todos los corruptos, de manera indiscriminada y no en la forma selectiva que lo hace la
CICIG. Ahora, después de 10 años de su nacimiento, habría que engrosar la lista de corrupción y corruptos con aquellas personas y organizaciones creadas por la misma CICIG en el Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia, la Corte de Constitucionalidad y otras instituciones, así como una veintena de oenegés.

Orquestar un golpe de estado al Presidente bajo la bandera de su lucha contra la corrupción y llegar así a compartir el poder con quienes nunca lo han ganado en las urnas, es ciertamente una acción fuera de su mandato

¡Y extender su ataque al Alcalde de la Ciudad de Guatemala pretendiendo quitarle su inmunidad por que defendió y apoyó al Presidente evitando así un golpe de estado, que aunque técnico (sin armas), había estado claramente orquestado!

A mí me parece un desbarre total más de la
CICIG y del MP; además me parece intolerable ¡Basta ya de CICIG y de Iván Velásquez!

Y dicho lo dicho, me permito un solo comentario a la entrevista que Canal Antigua hizo al Alcalde Arzú el pasado domingo 8:

El Alcalde, Álvaro Arzú Irigoyen, estuvo sencillamente magistral, “en vivo y a todo color”. Mis sinceras felicitaciones por su actuación y por su claridad y firmeza de pasar la garlopa con toda precisión, tanto en los diferentes temas abordados por los analistas políticos que lo entrevistaron como en sus muy atinados comentarios complementarios.

Ojalá tengamos la oportunidad de verlo debatir más a menudo.