ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

El descenso del Comisionado
Fecha de Publicación: 17/04/2017
Tema: Política
 
El terror, sin virtud, es desastroso. La virtud, sin terror, es impotente.
Robespierre.
 
En el verano de 1792 Maximilien Robespierre, ferviente seguidor de las ideas de Rousseau, consolidó su liderazgo nacional y pasó a ejercer el control político de Francia. Un año después iniciaba el Reinado del terror (1793-1794). Se estima que hubo unas 40 mil víctimas de las cuales, cerca de diez mil murieron en la guillotina. A la menor sospecha, Robespierre podía hacer recaer sobre una persona acusaciones que eventualmente harían rodar su cabeza. Solo dos años después, el 28 de julio de 1794, acusado de ser dictador, fue conducido a la hoy Plaza de la Concordia y allí, donde había dado muerte a tantos, él mismo fue guillotinado.

Ciertamente, aquella hoja de acero habrá cortado muchas cabezas inocentes ¿No está sucediendo algo parecido (sin guillotina, por supuesto) en nuestra Guatemala de hoy? ¿Se puede decir hay un Reino de Terror que afecta a magistrados, a jueces, diputados, ministros de Estado e incluso al mismo Presidente y Vicepresidente? ¿O sólo estamos en la antesala, en una situación de Gran Miedo?

Después de su arribo a Guatemala, paulatinamente, el Comisionado se convirtió en el personaje más poderoso del país. La población le otorgó la credibilidad que necesitaba como fundamento de ese poder. Pero no lo supo manejar, se endiosó. Saber que las cabezas de los presidentes de los tres poderes del Estado y sus instituciones le temían y obedecían, resultó ser demasiado para él.

Por medio del terror, el Comisionado consiguió paralizar totalmente el país. Los funcionarios temen ser víctimas de acusaciones judiciales. Para protegerse, no toman decisiones, engavetan, postergan… no hay ejecutoria alguna. Después de sólo quince meses de instalado, el gobierno luce débil, pusilánime, incapaz, fracasado, como si estuviera al final de su período.

Algunas organizaciones de izquierda desarrollan prácticas criminales abiertamente sin que el MP emprenda acción penal alguna contra ellos. Asesinatos, secuestros, invasiones, bloqueos, huelgas ilegales… se comenten dentro de la mayor impunidad. En cambio, ciudadanos con trayectorias de honorabilidad, como Max Quirin, fueron capturados con un despliegue de fuerzas policiales adecuado para súper criminales. Danilo Parrinello publicó un interesante artículo respecto al encarcelamiento de Quirin (Verhttp://elperiodico.com.gt/opinion/2017/02/18/max-quirin-historia-de-una-infamia/)

Si prevalece la Justicia, muchos de los detenidos desde hace dos años serán declarados inocentes y, alegremente, se les dirá que pueden ir a su casa. Habrán perdido dos años o más de su vida, encerrados en las instalaciones de la Brigada Militar Mariscal Zavala, ahora convertida en prisión (asentamiento Iván Velásquez, le llaman burlonamente en las redes sociales). Sus esposas e hijos habrán sufrido sin razón la pérdida de posición y prestigio anteriores ¿Qué sentirán al reconocer que, más que de un procedimiento judicial, fueron víctimas de un show mediático, de una justicia sacrificada en aras del circo?

La CICIG-MP llegó al extremo, el dos de noviembre de 2016, de catear la Casa Presidencial con el pretexto de buscar evidencias de lavado de dinero. Además, el 18 de enero de 2017 arrestó mediante un impresionante e innecesario despliegue de fuerza policial al hermano del presidente Morales y a su hijo quien se había presentado a los tribunales. Acusó a ambos de haber participado en un hecho sucedido tres años atrás que involucraba unos 10 mil dólares, algo así como la mitad del sueldo del Comisionado en un mes. Acisclo Valladares hizo un brillante análisis jurídico de las sindicaciones explicando lo improcedente del arresto y lo publicó (Ver:
http://elperiodico.com.gt/opinion/2017/01/24/el-comisionado-y-la-brasa-en-sus-manos/ y http://elperiodico.com.gt/opinion/2017/01/28/el-comisionado-y-la-brasa-en-sus-manos-parte-ii/).

Pero algo ha estado cambiando. Las redes sociales se muestran más críticas hacia el Comisionado. Sus conferencias aburren, sus juicios son vistos con recelo, sus declaraciones puestas en duda. La CSJ ratificó la libertad bajo fianza de la magistrada Stalling, a pesar de que la CICIG se había opuesto, exponiendo errores de procedimiento. ¿Qué desorden es este? habrá pensado el Comisionado, habituado a ser obedecido sin chistar.

El Presidente Morales se muestra dispuesto a aceptar la permanencia de la CICIG dos años más, pero con otro Comisionado. Creo que tiene mucha razón, después de las ofensas a su hijo, a su hermano, a sus diputados y a él mismo que ha debido soportar. Dígame, si usted fuera Morales, ¿querría tener un alacrán en el zapato?

Parece que ya solo el Congreso mantiene su ciega obediencia a las instrucciones de la CICIG. Patricia Sandoval (FCN) se mostró complacida porque le hubiera recomendado a cinco profesionales para ocupar los cargos en la Oficina Nacional de Prevención de la Tortura. Es muy probable que sea también la CICIG quien le escoja al siguiente PDHlo que la diputada Sandoval comunicará con idéntica alegría y servil entusiasmo.

Después, el Comisionado seguirá nombrando, como lo hizo antes, a los magistrados del Organismo Judicial, del Ministerio Público, de la Corte de Constitucionalidad y del Tribunal Supremo Electoral. En este nuevo ejercicio ya no tendrá que guardar las apariencias ¿Para qué? Si ya puso al jefe de la SAT y más de un ministro, si ya cooptó los organismos Ejecutivo y Judicial ¿Para qué perder en tiempo en sutilezas?

Abrogarse funciones que no están dentro de su mandato, faltar el respeto a la figura del Presidente de la República, encarcelar ciudadanos honorables, perseguir militares al tiempo que ignora los crímenes de la izquierda… es mal visto por esa parte de la población que actúa con sensatez, dignidad y sentido del honor.

Con todo lo anterior, posiblemente uno de los más grandes desgastes sufridos por el Comisionado lo produjo su impertinente arrogancia al intentar cambiar nuestra Constitución Política. Quiso hacer del nuestro un país a su sabor y antojo. Aunque calculando que era demasiado, se conformó con reformar el sector Justicia. Sin embargo, modificar un solo artículo aunque sea para agregar o quitar una coma es algo que no le corresponde. Haberlo hecho debe tomarse como lo que es: una afrenta nacional.

Al asumir el cargo, los diputados juraron defender la Constitución. Así que ahora, además de exhibir su falta de dignidad están cometiendo perjurio (quebrantamiento de la fe jurada - DRAE), que es delito. Afortunadamente, sin importar lo que ellos hagan o dejen de hacer, se puede esperar que en la Consulta Popular las urnas arrojen un no aplastante en contra de las reformas.

En mi personal percepción, lo que más habrá molestado a los pobladores de Guatemala, es que el Comisionado haya asegurado, ante la prensa, que quienes se opusieran a las reformas por él propuestas, eran criminales protegiendo a otros criminales. Ese fue un error muy grave. Quizá pensó que los iba a asustar como lo hizo con magistrados, jueces y diputados. Pero se equivocó. Al hacerlo le tocó “aquellos” al león.

También ha incidido en el descenso del prestigio del Comisionado la campaña internacional que ha orquestado para obligar al presidente Morales a prorrogar el plazo de su contrato. Es chueco y después de haber ofendido repetidas veces al Presidente, es más chueco aún. Pero en esto Morales tiene la última palabra. Ojalá sepa decidir y mantener su decisión ante las presiones que está recibiendo.

El descenso del prestigio y poder del Comisionado es evidente pero ¿significa su caída? No lo creo. Su habilidad para medir el pulso de la población es alta. Creo que él sabe cómo, sus citadas acciones han actuado en su contra. Pienso además que está buscando corregir y que por eso este año, sus presentaciones públicas han sido menos frecuentes. Habrá previsto que sus Reformas Constitucionales serán un fracaso, y por ello ya tomó distancia en ese tema.

A diferencia de cuando llegó a fines de 2013, ahora su futuro está asegurado. En Colombia, han desaparecido los juicios en contra suya, sus ahorros son abundantes, su integridad física y la de su familia es protegida por personal entrenado. Y lo más importante: se ha convertido en el niño bonito de la ONU. Después de Guatemala, posiblemente este año, será enviado a otro país del tercer mundo donde repetirá lo que hizo aquí. Ojalá para esa nueva misión ya haya aprendido a manejar el poder y no cometa los mismos abusos. Tal vez, hasta logre prescindir del terror para alcanzar sus objetivos.

Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos. En facebook puede usar (https://www.facebook.com/notes/fernando-garc%C3%ADa/teorema-el-descenso-del-comisionado/10212720897122452/). Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com