ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

El auge del Comisionado
Fecha de Publicación: 11/04/2017
Tema: Política

A fines de 2013, cuando Iván Velásquez llegó a Guatemala, el prestigio de la CICIG ya estaba por debajo del suelo. El Comisionado Dall’Anesse, había sido instrumentalizado por la Fiscal General, Claudia Paz y Paz, para alcanzar sus personales fines de cobrar viejas cuentas a los militares que 30 años atrás habían derrotado a la guerrilla. El apoyo de la CICIG en esos casos no fue abierto, mantuvo la distancia que su mandato exigía; pero trascendió su involucramiento.

Posiblemente el hartazgo de la ONU con la CICIG fue total cuando, tardíamente, quedó al descubierto que su colaborador eficaz en el caso Rosemberg era un testigo falso. El 16 de julio de 2013, Mario Paz Mejía, un pobre hombre, moribundo, declaró en una audiencia judicial, ante testigos y periodistas que había sido amenazado por la CICIG y el MP para inculpar a los hermanos Valdez Páiz. Poco después aquel infeliz moría por el SIDA que padecía. Sobornar a un sidoso y convertirlo en elemento central de un caso es demasiado bajo, aun para un organismo de Naciones Unidas.

Ante los fracasos de la CICIG, la ONU instruyó al nuevo comisionado para conducir ese ente hacia su cierre definitivo. Debía lavarle la cara y conseguir alguna salida lo menos deshonrosa posible. El cierre sería el 3 de septiembre de 2015, fecha en la que también expiraría el contrato de Velásquez. Por su lado, la carrera profesional de Iván Velásquez, el nuevo Comisionado, ya había terminado. Atravesaba dificultades laborales, posiblemente financieras, problemas de seguridad personal y procesos abiertos en contra suya en su natal Colombia. Pero no se debe menospreciar el carácter tenaz, ambicioso y obstinado del nuevo Comisionado quien habría visto una oportunidad de oro para resolver su ingrata situación personal.

Se habían juntado el hambre con la gana de comer. Velásquez tenía frente a sí la posibilidad de solucionar todas su dificultades y además, lo de mayor importancia, una oportunidad para satisfacer sus ansias de protagonismo e incluso alcanzar las condiciones de heroísmo posiblemente adquiridas durante su infancia al leer los comics. Su trabajo inicial debió ser exhaustivo, diligente, acucioso, afanoso... Tenía poco tiempo y no podía dar pasos en falso. Debía levantar el alicaído prestigio de la CICIG, manejar la prensa, ganarse el favor de la población, crear confianza y esperanza… ¡Uf! Y todo eso en menos de dos años.

Cuando llegó, la fiscal Paz y Paz ocupaba el trono del MP; ella contaba con el apoyo de la poderosa señora Clinton y su Departamento de Estado, del cuerpo diplomático y de las oenegés de derechos humanos. La izquierda nacional e internacional de la que Paz y Paz es protagonista importante, estaba con ella. Era poderosa y lo sabía. Para Velásquez, ella debió representar un obstáculo.

Afortunadamente para él, esa situación no se mantuvo. Siete meses después Thelma Aldana, mucho más sencillita, sumisa, humilde y fácil de manejar, se instaló en el MP. Velásquez le hizo comprender que bajo su sombra crecería más alto y más rápido que bajo el sol. Así surgió una pareja que, como la de Batman y Robin, el chico poco o nada puede sin la experiencia, conocimiento, osadía y seguridad del experimentado Iván. La nueva Fiscal General aprendió a consultar antes de actuar… y le ha ido bien.

Un año después de su llegada, a mediados de diciembre de 2014, el Comisionado dio un zarpazo mortal a los Mendoza. Desarticuló una banda familiar que poseía un ejército privado de unos 250 hombres entrenados y armados cuyo poderío ya se había extendido por la región noreste del país. Los acusó de robo de tierras y de ganado, narcotráfico, lavado de dinero y extorsiones. Uno por uno, los más importantes Mendoza terminaron siendo extraditados a USA.

Había chipoteado a uno de los grupos más temibles en el país y la gente estaba feliz. Envalentonado, cuatro meses después el Comisionado atacó a Juan Carlos Monzón, secretario privado de la Vicepresidente; el público rugió. Pero él solo estaba agarrando fuerzas para ir sobre la misma Baldetti cuya renuncia consiguió forzar con el apoyo abierto y entrometido de la Embajada de USA. La sometió a juicio y recibió aplausos doquier. Al mismo tiempo, abría los casos de “La Línea” e “IGSS-PISA”. El posterior encarcelamiento de Pérez Molina lo convirtió en héroe nacional. Aquel debió ser el mayor momento de gloria en su vida.

Muchos de quienes nos oponíamos a la presencia de la CICIG en Guatemala, aduciendo que violentaba la soberanía nacional ya que sus funciones debían ser desarrolladas por instituciones guatemaltecas, terminamos aceptando que el éxito de haber hecho prisioneros a Baldetti y Pérez no se habría conseguido jamás con las débiles instituciones locales. Otros, aunque solo una minoría, mantuvo su postura original convencidos de que nadie, mucho menos la burocrática ONU y sus entidades satélites podían hacer por Guatemala tareas que corresponden a ciudadanos guatemaltecos con exclusividad. Construir el Estado de Guatemala dentro de condiciones de legalidad es empresa que no se debe delegar.

Jorge Palmieri, el periodista más experimentado del país publicó recientemente dos estudios exhaustivos http://jorgepalmieri.com/2017/03/14/ y http://jorgepalmieri.com/2017/03/ en los que demuestra con minucioso detalle y abundantes ejemplos que la CICIG-MP han violentado la Ley al no respetar los principios de Supremacía Constitucional, Debido Proceso y Presunción de Inocencia, pilares que sostienen el Estado de Derecho. La entidad supuesta a colaborar en la implantación de un sistema de legalidad resultó ser la primera y más grande violadora de la ley, amén de incorporar prácticas dudosas al montar sus casos judiciales. Los estudios (porque no son artículos) antes referidos debieran ser lectura obligatoria para todos.

Iván Velásquez, mantuvo una posición de poder político muy alta desde junio de 2015 y hasta septiembre de 2016. Después ha incurrido en errores que causaron molestia y hasta enojo en un importante segmento de la población. El resultado ha sido un debilitamiento progresivo de la imagen del Comisionado durante los últimos siete meses, mismo que se ha acelerado este año, particularmente en marzo pasado.
 

Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos. En facebook puede usar (https://www.facebook.com/notes/fernando-garc%C3%ADa/teorema-el-auge-del-comisionado/10212650450161322).Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com