ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Lectura Recomendada

Silvia del Águila: Comunicar es un mandato
Fecha de Publicación: 05/03/2017
Tema: Gobierno

No hay opción. No da todas las respuestas, no encuentra todas las soluciones, pero teje confianza que anima a trabajar en equipo y caminar hacia la visión

Aunque aún no esté plasmada o falte compartirla y que todos la conozcan, si falta, se asfixian relaciones, rompen vínculos; proyectos se abortan cuando no fluye el mensaje de lo que se percibe, planifica, propone y responde. Las respuestas, agresiones o aplausos son exactamente lo que provoca quien comunica.

Comunicación y responsabilidad son factores para lograr cambios y objetivos. Responsabilidad es responder con habilidad. La responsabilidad siempre es mía, no del otro o alguien más.

La imagen es importante, pero no basta. Si no se basa en verdad, planificación y acción enérgica que defina los propósitos y genere resultados éticos, hace más daño fortalecerla, porque su final será poderoso, tanto que provocará un daño potenciado mayor que si se hubiera guardado silencio, porque es como construir un edificio bonito sin infraestructura adecuada. Es construir sobre la arena y no sobre roca firme.

En tiempos de crisis, caos o emergencia, la verdad y la visión son el asidero a la vida. El canal para encontrar soluciones, de nuevo, es la comunicación. Una comunicación asertiva, objetiva y responsable, infunde seguridad.

La responsabilidad es la base del liderazgo. Se requieren planes, acciones, respuestas responsables, que evidencien una actitud de me hago cargo, yo soy quien debe, puede y decide. Urge un liderazgo que integre y con el ejemplo mueva a la población hacia el paisaje que imaginamos en el 2015, se construiría entre todos. Un liderazgo que dé ejemplo, marque pauta y sorprenda con decisiones inteligentes y temerarias en las que arriesgue todo, menos los valores y la honestidad que entusiasmó a caminar por senderos nuevos.

Construir imagen no es lo mismo que construir mensaje. La imagen es efímera, se dispersa en un segundo si solo es cosmética. La credibilidad es más frágil aún. Una imagen atrae, pero la credibilidad es un proyecto de vida que se teje con confianza y lleva tiempo y recursos lograr que permanezca, pero que también se pierde y destruye en milésimas de segundo.

Aún es temprano, no se ha ingresado aún al nuevo entorno. La percepción de lo que se vislumbra provoca reacciones y sentimientos de forma rápida, fulminante. De un rato a otro, quien es héroe pasa a ser villano. Demasiado rápido, porque las soluciones son más difíciles de lograr y llevan tiempo, pero lo que alivia mientras el parto sucede, es la certeza de que se está haciendo lo mejor que se puede y de forma correcta, para que construyamos y obtengamos finales felices de los capítulos que vivimos cada semana.

Se vale hacer peticiones forzadas y compartir responsabilidades. Se vale pedir ayuda y expresar desánimo. Se vale decir no puedo y cambiar de opinión, pero es patético traicionar valores. Eso mata
 
 
   
Powered by NeBSGT