ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

La herencia de Byron Lima (I)
Fecha de Publicación: 08/09/2016
Tema: Construir el Estado
¿Héroe o villano? Byron Lima Oliva fue hecho prisionero a principios del año 2000. Durante lo que va de este siglo y hasta su asesinato en julio pasado, obtuvo poder como muy pocos políticos, en libertad, consiguieron hacerlo. Quizá la mayoría de personas lo considere villano, pero otros piensan que sus rasgos de heroísmo destacan más. Creo que, como en todos, ambos ingredientes subyacen en su personalidad pero se presentan, alternativamente de manera extrema.
 
Mucho se ha escrito sobre él, vilipendiándolo. En este artículo enfatizaré esa parte suya que refleja el espíritu humano dispuesto a enfrentar lo adverso, a hacerlo con coraje, de frente, con espíritu de lucha… Tengo mucha dificultad para resumir aspectos que considero importantes, así que lo dividiré en dos. Confío que lo encuentren informativo.
 
Investigué sobre los kaibiles, cuerpo de élite donde Byron Lima Oliva ––BLO–– se formó. Esto fue lo que encontré: Son soldados de élite, preparados para llevar a cabo operaciones especiales y de inteligencia, originalmente contra el terrorismo y posteriormente contra los narcóticos y el crimen organizado. Desde su fundación en 1975, la escuela de kaibiles ha graduado a más de 1,250 personas en un curso intensivo que dura 8 semanas. Muchos participantes, quizá el doble -o más- no pudieron completarlo por la dureza del entrenamiento. Me inclino a pensar que BLO fue uno de los mejores, quizás el mejor.
 
En el curso participan soldados guatemaltecos (85%) y de Estados Unidos, Chile, China, España, Argentina, Perú y México, entre otros. Gracias a Hollywood, los más conocidos cuerpos de élite son los SEAL, los Boinas Verdes y los Rangers de Estados Unidos. Pero en el mundo, 93 países distribuidos en los cinco continentes tienen al menos un comando de fuerzas de élite. En la civilizada Europa occidental solo Finlandia, el Vaticano e Islandia carecen de un escuadrón de ese tipo. Los 15 países restantes cuentan con 40 divisiones que operan 81 escuadrones especiales. Entre todos los que existen en el mundo, según Wikipedia, los kaibiles ocupan el sexto lugar en mejor preparación.
 
Los Boinas Verdes de Estados Unidos y otras prestigiosas fuerzas de élite en el mundo ayudan a entrenar a los kaibiles en Poptún, Petén. Son reconocidos mundialmente por su nivel de entrenamiento rudo y brutal así como por sus tácticas en combate. Fuerzas especiales extranjeras de Alemania, Australia, Reino Unido, Brasil, Estados Unidos y Rusia los han apodados Terribles Máquinas de Matar.
 
Son capaces de cruzar corrientes de agua, pantanos, riscos, hacer demoliciones, detectar y desactivar minas. En su entrenamiento, sobreviven comiendo serpientes, hormigas y raíces, captan agua del rocío en hojas. Se preparan en ataques de aniquilamiento, maniobras de inteligencia, penetraciones en territorio enemigo y reabastecimiento aéreo.
 
Su emblema tiene un mosquetón de alpinismo, que significa unión y fuerza; una daga al centro de la imagen representa el honor, su empuñadora son cinco muescas, que significan los cinco sentidos alertas del soldado. La cuerda dividiendo el mosquetón simboliza las operaciones terrestres. El color negro simboliza el silencio en que el kaibil ejecuta el combate y también las operaciones nocturnas. El color azul en la parte superior simboliza las operaciones aéreas, marinas y diurnas. Para más información consulte https://es.wikipedia.org/wiki/Kaibil ,principal fuente empleada.

 

 
Se estima que poco menos de 5% de los kaibiles graduados, desertando de su formación, principios y valores, y deshonrando a la institución y a sus compañeros, trabajan como guardias de seguridad de narcotraficantes o enseñando a estos.
 
¿Quién mató al Obispo? La primera vez que oí hablar de Byron Lima Oliva fue cuando dio muerte a Santos Rompiche, el lecherito que imprudentemente dejó ir su pickup contra el caballo del presidente Arzú en un camino de herradura entre Antigua y San Juan el Obispo. BLO, en cumplimiento de su obligación de proteger la vida del presidente disparó contra el infortunado agresor. Después de los trámites legales, BLO volvió a sus funciones.
 
Poco después, a fines de abril de 1998, aconteció el brutal asesinato del Obispo Gerardi quien fuera mortalmente  golpeado en la cabeza con un adoquín. En la investigación, que fue profusa, participaron investigadores de varios países. Hubo varios acusados, incluido Balú, el perro del sacerdote Orantes. La fiscalía siempre estuvo desconcertada, errática con un caso que sobrepasaba ampliamente sus capacidades. Las versiones que ofrecía a la prensa evidenciaban su gran ineptitud ¡Cómo ha mejorado la fiscalía los últimos dos años!.
 
Dentro de aquella  confusión, varios meses después terminaron acusando y consiguieron una condena para el Coronel Byron Lima Estrada, el Capitán Byron Lima Oliva, y el Especialista Obdulio Villanueva, quienes fueron sentenciados a 30 años de prisión. El sacerdote Mario Orantes, acusado de ser cómplice, recibió una condena de 20 años. El fundamento del caso fueron declaraciones de indigentes ebrios que dormitaban en el parque de la iglesia. Ellos recibieron beneficios. Los enviaron al extranjero, en calidad de testigos protegidos, con estipendios del gobierno.
 
Poco después leí el libro ¿Quién mató al Obispo?, de Maite Rico y Bertrand de LaGrange, que presenta los resultados de una rigurosa investigación llevada a cabo por sus autores. Ella, periodista del diario español El País; él periodista también europeo, corresponsal de Le Monde en Canadá y productor de documentales y reportajes. Ambos, sin intereses mezquinos en la política guatemalteca.
 
El libro descarta a los Lima y demás implicados por la fiscalía y la ODHA termina generando sospechas, como lo advierte Mario Vargas Llosa en el resumen que publicó en el diario El País (http://elpais.com/diario/2004/02/22/opinion/1077404405_850215.html). El premio Nobel de literatura peruano apoya la tesis de que el crimen pudo haber sido cometido por Ana Lucía Escobar -La China- hija natural de Monseñor Efraín Hernández con su cocinera Ismelda. La China lideraba la banda Valle del Sol, traficante de objetos de arte religioso, asesinos, asaltantes, contrabandistas y narcotraficantes.
Continuará
Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com. Si prefiere hacerlo por Facebook, utilice el enlace: (https://www.facebook.com/notes/fernando-garc%C3%ADa/teorema-la-herencia-de-byron-lima-i/10210453986451102).
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos