ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Agenda

Los maestros “chanceros”
Fecha de Publicación: 10/12/2015
Tema: Educación
 
Ayer, Geldi Muñoz Palala publicó en Prensa Libre un reportaje donde afirma, con evidencia oficial, que solo 8.51% de los estudiantes aprobaron la prueba de Matemática en la evaluación 2015. Ese es un importante avance sobre el resultado anterior que fue de 8.47%. Si seguimos así, solo necesitaremos de otros dos mil años para llegar a un decente 88.5% o poco más de un milenio para alcanzar el 50%. Esas cifras terribles, dolorosas, me hicieron recordar la heroica defensa que del magisterio hace el erudito Virgilio Álvarez Aragón. Tema al que hice referencia hace un mes (http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=700).
 
Aunque en ese resultado confluyen diferentes causas, no se puede liberar de culpa a los maestros. Necesariamente hay descuido, negligencia, incapacidad, indolencia, pereza, ineptitud, incompetencia o ignorancia por parte de ellos... O una combinación fatal de dos o más de esos atributos. En algunos, quizá todos ellos.
 
Don Virgilio dirá que carecen de estímulos y repetirá que los sueldos del magisterio son muy bajos. Yo le respondería que no hay mejor estímulo que un trabajo bien hecho. Que un muchacho que después de algunos años de haber dejado la escuela, regresa a buscar a la maestra y le agradece lo que hizo por él. Eso vale mucho, ese es un verdadero estímulo. Claro también se debe premiar con un mejor sueldo a los mejores maestros. Lo que no sucede así, tema sobre el cual don Virgilio calla inexplicablemente.
 
Cada año, Empresarios por la Educación, una organización privada, selecciona a 10 maestros (este año también a un director 100 puntos y les otorga un premio en efectivo de diez mil quetzales, una computadora portátil, una biblioteca con temas educativos, becas de inglés y la posibilidad de beca en alguna de las universidades del país, además de un trofeo, un diploma y regalos complementarios.
 
En diez ediciones, a la fecha hay 100 maestros 100 puntos y un director 100 puntos. ¿Reconoce el Ministerio de Educación —MINEDUC— el mérito de estos profesores y director? ¿Tienen ellos un salario más alto que los demás? ¿Fueron promovidos a posiciones de mayor rango y responsabilidad? ¿Están a cargo de estimular a los demás? Me temo que todas esas preguntas reciben respuestas negativas. Los sindicatos del MINEDUC no permiten que se distinga entre los maestros profesionales y los “chanceros” ¿Verdad Virgilio?
 
Debo reconocer que, afortunadamente, muchos docentes podrían calificar como maestros 100 puntos. Otros con una calificación casi tan alta. Si todos fueran evaluados y calificados como lo hace Empresarios por la educación, una quinta parte, quizá más obtendría tendría calificaciones arriba de 70 puntos. Ellos son perfeccionistas, dedicados, diligentes, experimentados, diestros y plenos de sabiduría. Para ellos el magisterio es una profesión; para la mayoría de quienes califiquen por debajo de 70 puntos ser maestro solo es un “chance”.
 
Lo grave es que los “chanceros” constituyen una gran mayoría que además es creciente. Los profesionales siempre son usados para exaltar al magisterio. Con justa razón se habla de su abnegación, capacidad, disciplina y perseverancia. Hay verdad cuando se dice que en ellos descansa la formación de quienes serán responsables por el futuro y el progreso de la patria. Pero nunca se hace la diferencia que ahora trato de expresar y es frecuente que se generalice otorgando tan altos atributos a todos los maestros, incluidos los “chanceros”, quienes no los merecerán jamás. Esta es una verdad que permanentemente se pretende ocultar.
 
El actual Ministro de Educación, Rubén Alfonso Ramírez, quien parece no haberse enterado de la crisis financiera del Estado (ni de muchísimas otras cosas) recientemente expresó que el pacto colectivo ya está delineado para el 2016 y eso incluye un aumento económico en la retribución a los maestros. Agregó que buscaría que las mejoras en cobertura y calidad educativa para el próximo año, también estén ligadas a ese aumento.
 
Joviel Acevedo, el emblemático líder de los “chanceros”, respondió que no. Que es inaceptable que el Ministerio condicione la calidad educativa a cambio del nuevo aumento salarial, que ese era un derecho ya ganado por tales maestros. De las negociaciones entre Rubén Alfonso Ramírez y Joviel Acevedo poco trascendió a la prensa.
 
Es fácil adivinar quién resultará ganador cuando ambos se enseñen los dientes. Con profunda aprensión he escuchado rumores sobre que mi querido amigo, el presidente electo Jimmy Morales, considera entre sus candidatos para el MINEDUC al señor Ramírez ¿Cierto Jimmy? Ojalá no sea así.
 
Los niños, nuestro futuro, serán quienes sufran la consecuencia de una mala decisión. El nuevo ministro debiera ser capaz de poner en cintura a los sindicatos, de conseguir los mejores salarios y el mayor reconocimiento a los mejores maestros así como también despedir progresivamente a quienes no lo son.
 
El asunto es como con el juez Gálvez, el que lleva el caso de “La Línea”. Creo que no existe guatemalteco alguno, fuera de los acusados y sus familiares, que objete un aumento verdaderamente importante para el señor Gálvez. No así con el sueldo de los magistrados y casi todos los demás jueces. Si ellos se subieran un solo quetzal, las protestas serían tan sonoras como lo fue cuando la señora Gloria Porras hizo lo propio en la Corte de Constitucionalidad.
 

Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en JennyGulatrte@Yahoo.com

 
 
 
   
Powered by NeBSGT