ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Apuntes

Los Subsidios
Fecha de Publicación: 02/12/2015
Tema: Política
Tema este de los subsidios, recurrente y muy sensible políticamente hablando para los políticos de turno. Para la gran mayoría de los ciudadanos también resulta difícil de digerir la propuesta de prescindir de ellos y aceptar pagar por los servicios subsidiados su verdadero valor de mercado.

Para los que vemos el beneficio colectivo como una premisa de gobierno y que tendemos a la universalidad en las condiciones de acceder a los servicios, los subsidios resultan nefastos en el mediano y largo plazo. En general los subsidios que permanecen vigentes por años, distorsionan las actividades de las instituciones encargadas de prestarlos, al extremo que el objetivo principal de las mismas, se transforma en cobrar el subsidio independientemente del objetivo principal del servicio que se trate.

Así las cosas resulta obvio el desenfoque total institucional en educación, salud pública, transporte, agua potable y energía eléctrica por tan solo mencionar unos ejemplos.

Si a tan lamentable situación institucional, se le agrega el ingrediente de la ineficiencia típica y tradicional del gobierno, tendremos lo que a diario vemos en el acontecer nacional.

Las instituciones públicas encargadas de prestar esos servicios, simplemente dedican sus esfuerzos a acceder a los subsidios sin importarles el resultado y la calidad que en educación, salud, transporte, agua potable y energía eléctrica, mencionados para continuar con el ejemplo citado, resulta.

Es más, cuando el subsidio corre el más mínimo riesgo de no poderse acceder, las instituciones públicas que los reciben, recurren al chantaje al ejecutivo, anunciando las amenazas de paros, etc. en claro deterioro aún mayor, de la calidad de los servicios que rutinariamente le prestan al ciudadano, llegando a los extremos de privar de los servicios a los ciudadanos que los requieren.

Y los políticos que defienden los subsidios presentan sus gestiones con aires de protección a los intereses de los ciudadanos que acceden a ellos. Es frecuente oír expresiones de los gobernantes implicando su proteccionismo a los intereses de los ciudadanos.

Un ejemplo reciente fue la desafortunada iniciativa del Presidente, quien me merece dicho sea de paso, mis más amplios respetos, al intervenir en materia tarifaria del servicio de energía eléctrica. Para empezar, el origen de la desdichada Tarifa Social, fue el populismo del pasado gobierno del FRG y cuyos costos le ha impedido al INDE, entre otras cosas, dar el mantenimiento adecuado a sus plantas de generación empezando por las hidroeléctricas que le quedaron sin deuda alguna, siguiendo con el “cementerio termoeléctrico” en Escuintla y rematando con la ampliación de la cobertura del servicio en el interior del país, amén de no haber sido capaz de ampliar su capacidad generadora.

Existen declaraciones de instituciones internacionales de Derechos Humanos, que excluyen específicamente de su ámbito, los temas tarifarios…sin embargo, los políticos de turno, defienden los subsidios usando los Derechos Humanos como justificando su gestión…

En el caso del servicio de energía eléctrica, desde hace ya más de dos décadas, se concretaron los esfuerzos por sacar del manoseo político las tarifas y de paso quitarles a los políticos, ese indeseable y negativo para ellos, “costo político” y el consecuente deterioro económico del sector y gracias a lo cual, hay servicio y de paso haber constituido una deuda nacional.

Y si no, basta preguntarle a los alcaldes ¿por qué subsidian el costo del agua? aún cuando tienen que llevar a valores irreales, los costos del alumbrado público para tener los fondos necesarios para cubrir los costos reales del agua.

No hay subsidio aplicado a gastos de operación y mantenimiento de un servicio, que no conlleve estas distorsiones de costos y al deterioro de la calidad de los servicios subsidiados.

Adicionalmente resulta que el costo de los subsidios los pagan generalmente, los ciudadanos que no usan esos servicios, por ejemplo pagan alumbrado público municipal y no tienen servicio de agua potable municipal y así sucesivamente.

Vale la pena revisar el concepto de subsidiariedad que compete al gobierno porque el estado en sí, tiene una función subsidiaria, sobre todo, en el inicio de toda nueva actividad de servicios a la sociedad, sobre todo hasta su despegue económicamente viable y sostenible.

Bajo esta premisa el estado, en busca de satisfacer necesidades y de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, debe propiciar la prestación de los servicios, subsidiando la construcción de infraestructuras que al entrar en su fase operativa, produzcan los servicios y beneficios buscados para el bienestar de los ciudadanos en forma sostenible, de coberturas universales y de calidades progresivas.

Nunca subsidiar los costos de operación y mantenimiento, mismos que deberán ser cubiertos por los usuarios y que para mantenerlos en niveles competitivos, las entidades estatales encargadas de la prestación de los servicios, deberán hacerlo sin leyes que les otorgue dicha prestación inicial, con carácter de exclusividad.

De esta forma, el gobierno de turno podrá ir suministrando diferentes servicios utilizando fracciones de su presupuesto a propiciar el desarrollo de nuevos servicios y no quedarse con una carga cada vez más grande prestando cada vez de peor forma los mismos servicios.

piapuntes@gmail.com