ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Después de la elección
Fecha de Publicación: 26/10/2015
Tema: Electoral
No hubo sorpresa, no podía haberla. Sucedió lo esperado, lo predicho, lo anticipado por todos: Jimmy Morales ganó la elección y se convirtió así en Presidente Electo –PE. El próximo 14 de enero será investido Presidente de la República de Guatemala. Su triunfó sobre Sandra Torres Casanova, como era esperado, fue inobjetable, contundente. Toda una masacre que deja afuera de las papeletas a la señora Torres, para siempre.
 
Creo que ella seguirá siendo una importante dirigente de la Unidad Nacional de la Esperanza –UNE–, partido que podría convertirse en el más importante del país, ahora que los partidos van a la deriva. Pero no creo, pese a lo que ahora ella pueda declarar, que vuelva a optar por un cargo público. Su derrota electoral es producto de su pasado, de su accionar público cuando autoritaria e ilegalmente gobernó en nombre de su entonces marido y de su falta de simpatía personal, esos son obstáculos imposibles de remontar.
 
Quienes adversamos y alguna vez temimos la posibilidad de un triunfo electoral suyo somos una amplia mayoría (más que dos de cada tres electores). Algunos reconocemos que en los últimos seis meses, Guatemala se ha librado de varios peligros. Además de la señora Torres, quedamos a salvo (y también para siempre) de Manuel Baldizón y de una amenaza menor encarnada por Alejandro Sinibaldi y la gavilla del Partido Patriota.
 
Cualquiera de esos tres personajes y sus respectivos secuaces podrían ser, en este momento, quienes estuvieran celebrando una victoria propia. Quizá no una tan contundente como la de Morales, pero sí capaz de asegurar otros cuatro años de saqueo a las hoy empobrecidas, paupérrimas, arcas del Estado. Hoy, en cambio tenemos una esperanza de que no sea así. Pero debemos estar alerta. Es preciso comprender que este no es un triunfo del señor Morales sino de todos y que la población entera debemos preservarlo, vigilando que las decisiones de Estado sean consensuadas con la población.
 
Que ese consenso no sea engañosamente realizado a través de las organizaciones civiles que conforman la autollamada “sociedad civil” sino a través de los medios de prensa. Ya Portillo, Berger, Colom y Pérez consensuaron ampliamente con esas instituciones, obteniendo los resultados que hoy están a la vista de todo aquel que los quiera ver. Menos de cinco mil personas conforman las múltiples instituciones que inconsultamente negocian en nombre de todos.
 
En cambio. la prensa tiene espacios en los periódicos, la radio, la televisión y páginas que dan acceso e interactúan con las redes sociales. De esta manera, la gente ha encontrado la forma de expresar lo que piensa y cuáles son sus aspiraciones. El PE debe saberlo porque fue de esa manera que obtuvo su triunfo ante políticos de larga tradición y otros respaldados por la “sociedad civil”.
 
Si el PE no pusiera atención a lo que le diga la prensa, a lo que dice la gente en las redes sociales, tampoco habrá que preocuparse mucho. En el parque, la muchedumbre lo repetirá alto y claro. Los carteles, las declaraciones, los jóvenes y sus marchas, expresarán con elocuencia la voz de ese pueblo que ha perdido el miedo, que ha dejado de ser sumiso y obediente. De ese pueblo que dirá al PE lo que debe hacer y que esperará ser obedecido, ahora que se sabe soberano.
 
Desde luego, que el ahora PE merece una felicitación por el esfuerzo realizado, por haber conseguido, como ningún otro, el mensaje de una población harta de la clase política y sus comparsas. Pero aún mayor debe ser la felicitación a la población que derribó un régimen de “mano dura” y ahora elige otro que se promueve bajo la bandera de “no soy corrupto ni ladrón.
 
En medio está la prensa que volcó sus páginas, sus programas de noticias y de entrevistas por la radio y la televisión. En medio está la multiplicidad de blogs que analizan, proponen y demandan. En medio están esas múltiples voces que favorecieron la creación de consenso durante los seis meses que mediaron entre el 25 de abril y el 25 de octubre y que culminaron con un nuevo PE y la esperanza de cambio.
 
Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos. En Facebook puede usar (https://www.facebook.com/notes/fernando-garc%C3%ADa/teorema-despu%C3%A9s-de-la-elecci%C3%B3n/10207937697585453). Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos