ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

¡Uf!
Fecha de Publicación: 22/10/2015
Tema: Electoral
 

Pocas cosas son tan desagradables como la vergüenza ajena que muchos experimentamos ante el desplante que el pasado martes hiciera a la ciudadanía el candidato Jimmy Morales al no presentarse a un foro público por la televisión. Incredulidad, turbación, contrariedad… habrán sido las reacciones de aquellos quienes de una forma u otra apoyamos su candidatura. “No podía creer que saboteara de esa forma sus propias aspiraciones”, comentó una amiga que teme más que yo la posibilidad de Torres.

 
 

Esta fue la peor semana del señor Morales. Tres acontecimientos importantes marcaron la parte final de su campaña. Quisiera comentarlos aquí:

 
 

Primer suceso: El domingo por la noche, Canal Antigua había anunciado un foro en el que participarían Jafeth Cabrera y Mario Leal, candidatos a la vicepresidencia de la República. Sucedió que Cabrera no se presentó ante las cámaras y Leal Castillo aprovechó al máximo esa oportunidad.

 
 

Personalmente, me sentí muy impresionado con el conocimiento de Leal sobre los temas del interrogatorio. Creo que ninguno de los 28 contendientes en la primera vuelta tenía un manejo tan fluido de muchas cuestiones de Estado. Lo hizo tan bien que, ignorando uno de los asuntos cuestionados (educación), lo reconoció sin sonrojarse. Simple: Cabrera declinó y Leal aprovechó muy bien estar solo en toda la cancha.

 
Segundo suceso: El día siguiente (lunes 19) Jimmy Morales hizo todo un papelote al tomar (sin pedirla) una revista propiedad de torres y jalonearla con ella frente a las cámaras, ignorando a los moderadores que le pedían un comportamiento digno. Usted puede tal zafarrancho en http://www.deguate.com/artman/publish/politica-elecciones2015/Debate-Jimmy-vs-Sandra-19102015.shtml#.VihxafmrTnE

El segmento vergonzoso inicia en 1h: 22m y el tropezón sucede 4 minutos después (1h: 26m). Morales perdió los estribos, faltó el debido respeto al evento, al público presente, a los televidentes y al pueblo en general. En pocas palabras, al candidato “se le vio el cobre”.

 
 

Tercer suceso: Menos de 24 horas después, sucede la tercera caída de la candidatura de Morales, en mi opinión la más grave. Ambos candidatos habían aceptado participar en el foro organizado por Canal Antigua en su segmento Destino 2016. Los organizadores aseguran que fue él quien escogió el día y fijó la hora. Los ciudadanos interesados en el tema político, esperábamos conocer lo que el candidato puntero se propone hacer con nuestro país. Pero sucedió algo inimaginable: El candidato Morales no se presentó.

 
 

Aunque los periodistas de Canal Antigua insistieron en ver ese plantón como algo contra ellos, me parece que el asunto es mucho peor. La afrenta la recibimos los pobladores. Aún más fuerte, aquellos que apoyamos su candidatura, no por ver en él una promesa de futuro, sino por experimentar una sensación de terror ante la posibilidad de la señora Torres en la presidencia. Sus seguidores, por convencimiento, habrán encontrado alguna forma de justificarlo, los otros sufrimos vergüenza ajena ante el torpe desdén suyo.

 
 

¿Entiende el candidato la importancia de que la población esté informada respecto de los asuntos más importantes para el destino del país? El discurso de Morales, pleno de vaguedades, sin embargo consiguió separarlo de los políticos tradicionales. Hizo suya la demanda popular que exige a los políticos terminar con la corrupción y que dejen de ser los parásitos de la sociedad. Les demanda máximo respeto hacia los ciudadanos que pagan su estilo de vida. La actitud mostrada por Morales no honra ese solicitado respeto, por lo contrario, lo pone a la altura del más conspicuo diputado al Congreso de la Republica.

 
 

El día siguiente, Prensa Libre presentó los resultados de una encuesta cuyos datos fueron recolectados entre el 9 y el 14 de octubre recién pasados. ProDatos, la firma encargada de tal estudio ha merecido confianza por su profesionalismo. Los resultados favorecen ampliamente a Morales sobre Torres, adjudicándole más que dos de cada tres intenciones de voto. Una diferencia casi imposible de remontar a tres días de la elección.

 
 

Los datos indican que cuando se levantó la encuesta, tanto en el área rural como en el segmento urbano y en la capital, Morales se imponía. El estudio divide el país en cinco regiones y, sin excepción, aventajaba a Torres en todas ellas. Los diferentes grupos de edad también eran mayoritariamente afines al candidato. Asimismo, los distintos niveles socioeconómicos favorecen a Morales. Contrario a la predicción de algunos comunicadores hasta las mujeres del área rural se inclinaban a favor suyo.

 
 

En suma, la encuesta presenta a Morales, como un indiscutible ganador ante la candidata Torres con una intención de voto a su favor de 67.9% contra 32.1% a favor de ella. La prensa comentó que esta podría ser la derrota más contundente (con mayor margen de diferencia) que hubiera recibido candidato alguno durante los 30 años de la actual Constitución.

 
 

Indudablemente, el candidato Morales conocía muy bien su posicionamiento, a través de las encuestas que habrá venido realizando ¿No será que estar tan seguro de su triunfo lo endiosó? ¿Acaso piensa que esa enorme diferencia sobre Torres proviene de su simpatía o de ser percibido como un estadista de altísimo vuelo? ¿Se considera muy superior a los otros 13 candidatos? Ojalá que no, porque si así fuera cometerá más errores como los de esta semana y su caída será atroz. La ventaja de Morales se explica mejor con el rechazo de los ciudadanos a Torres y lo que ella representa. Más fuerte aun, con el miedo que causa en tres de cada cuatro pobladores la idea de tenerla como presidente.

 
El pasado 23 de septiembre publiqué un artículo que titulé El Balotaje Ver:Http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=670

Del que copio textualmente lo siguiente: La votación, que alcanzó 71.3% de los ciudadanos inscritos el 6 de septiembre, descenderá a poco más de 60% el 25 de octubre. La votación nula y en blanco (8.4% en septiembre) se reducirá a cerca de 2%. Los votos válidos formarán tres grupos. Algunos electores, que estimo en cerca de 23%, lo harán por Sandra Torres, persuadidos de que ella no solo es una buena opción, sino la mejor. El segundo grupo, que conjeturo poco menor de 30% lo conforman quienes piensen de manera semejante, pero a favor de Jimmy Morales.

 

 

 

El tercer grupo, que preveo mayoritario, lo conforma la mitad de los electores. Está formado por quienes no están persuadidos ni por uno ni por otro candidato. Ellos votarán, y definirán la elección, motivados por el temor o la aversión al otro. Esto es, quienes adversen o teman un gobierno de Morales, sufragarán a favor de Torres y quienes sientan miedo por lo que podría pasar a Guatemala si Torres llega a gobernarnos, votarán por Morales.

 

 

 

… La tesis que defiendo (el triunfo de Morales con entre 65 y 75% de la votación) será validada (o rechazada) con los resultados de la siguiente encuesta con condiciones de credibilidad que se presente. Creo que las de ProDatos (Prensa Libre) y de Borge y Asociados (Canal Antigua) merecen esa calificación de fidelidad y confianza.

 

 

 

Entiendo que mañana Canal Antigua publica su encuesta, con datos de la semana pasada. Sus datos no recogerán el efecto de los desaciertos del candidato Morales. Creo que tales efectos serán: a) menor participación de electores b) aumento de los votos nulos o en blanco; c) reducción de la cantidad de votos en favor del candidato y d) mínimo aumento en la votación a favor de Torres.

 
 

El resultado final no se alterará, Morales ganará la elección y será investido Presidente. Torres permanecerá en la política pero no volverá a ser candidata. Si un candidato débil fue capaz de derrotarla, con otro mejor dotado no tendría ninguna posibilidad. Leal buscará liderar el partido pero no lo conseguirá. La UNE es un partido de izquierda que luchará por ser aceptado de nuevo en esa posición hasta conseguirlo. A estos otros unionistas, solo les interesa tener a Leal como financista de sus eventos menores.

 
 

El gobierno de Morales iniciará con un enemigo fuerte y, de mantener esa actitud despectiva en contra de la prensa y de la población que quiere estar informada, su vida podría ser efímera, mucho más breve que la de Pérez.

 

                                                               

Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos. En Facebook puede usar (https://www.facebook.com/notes/fernando-garc%C3%ADa/teorema-uf/10207920719441010).Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com 

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos