ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Reminiscencias

No jueguen con la gente
Fecha de Publicación: 15/09/2015
Tema: Electoral
Cuando al Presidente Maldonado Aguirre, en entrevista televisiva en el Noticiero Guate Visión, le preguntaron cómo analizó por quien votar,  mencionó tres factores de su análisis; dijo que prestó atención a los ofrecimientos, a la trayectoria (del candidato, entendí) y a la capacidad de dar cumplimiento a los ofrecimientos.
 
Creo que no hay hogar en Guatemala que no esté discutiendo su voto en la segunda vuelta que ya está al doblar la esquina. Sobre uno y otro candidato, circulan verdades, mentiras, rumores, opiniones a favor y opiniones adversas. El panorama en vez de aclararse, se torna más nublado y amenazante. Nuestro hogar no es la excepción; hoy les ofrezco parte de nuestro análisis.
 
Analizar si las promesas o los ofrecimientos de los candidatos, los hacen de manera responsable o no. Toda promesa debe basarse en la seguridad de que se podrá cumplir y toda promesa es sagrada, es compromiso y en este caso, es compromiso con un pueblo. Si se ofrece dar gratuitamente todos los servicios ¿de dónde saldrá el dinero para cumplir? ¿Se volverá al juego de quitar a un Ministerio o a una Secretaría para que otra oficina lleve a cabo acciones no presupuestadas? A menos que los candidatos tengan asegurado el dinero del costo de las famosas bolsas, que ni son solidarias, ni son seguras, ni son caritativas sino son alienantes, no sé de qué presupuesto saldrá. ¿Será que tienen "apalabrados” a sus amigos corruptos de la casa de la deshonra? Aquella antañona de la novena avenida que debe llorar de vergüenza cada vez que, con raras excepciones, sus actuales inquilinos llegan para ser remedo de parlamentarios y legisladores.
 
Es peligroso  jugar con el hambre y la pobreza de la gente. Hacerlo es moralmente condenable. Acercarse a la gente que tiene hambre, que llega sobornado a un mitin político y prometerle que cuando se llegue a ser presidente, se le proveerá comida, es mentirle descaradamente. Ofrecer un millón de empleos, un millón de casa, o que sus hijos tendrán educación gratuita al día siguiente de que se asuma el puesto, es mentira también porque son ofrecimientos que no podrán cumplir y que a la hora de ofrecerlo ya se sabe que no será posible. No hay almuerzo gratuito, ni aún ese que les dan cuando los acarrean porque la gente llega, consciente o no, a darles un día de su vida y eso no tiene precio.
 
¿En qué mitin político se ha escuchado que el candidato responda preguntas que cuestionan sus ofrecimientos? Sí, hay candidatos que han firmado compromisos con comunidades pero, después de ser electos esa firma se pierde en el olvido y si hay un reclamo “no te conozco y si te vi, no me acuerdo”.
 
Quien salga electo en octubre y tome posesión del ansiado puesto en enero, sabe que recibirá un gobierno casi en quiebra, una corrupción enquistada en el sistema como se enquistan las amebas y si los “ombres” (con excepciones) que autorizan el presupuesto de gastos de la Nación,  son sus enemigos, tendrá un presupuesto insuficiente y con candados estratégicamente puestos. Si es así, ¿cómo dará un mejor salario a los guardias de presidios que sí se mueren de hambre y se juegan la vida por un salario miserable? Y ellos son sólo un ejemplo.
 
Me preocupa que se juegue con el hambre, con la esperanza, con la necesidad de la gente. Que se continúe engañando a esa madre desnutrida que ya tuvo cinco hijos desnutridos y que, el que lleva en el vientre ya tiene hambre también.
 
Experiencia versus inexperiencia en gobierno, es muy relativo. Haber estado en el gobierno cuatro años no es garantía de poder y saber gobernar. El tiempo no es el mismo, ni la gente, ni las instituciones, ni las circunstancias; en ese lapso, han cambiado, las dificultades se han multiplicado y diversificado. Nunca segundas partes fueron buenas.   
 
En los debates televisivos que seguramente se verán, exijan soluciones a problemas reales. Ya sabemos que ninguno tiene un equipo de trabajo listo; que no se saquen nombres de la manga que algunos les restan votos. Que empiecen ya a buscar caras nuevas, gente honesta, trabajadora, que sepa comunicarse y que sepa dialogar.
 
El pueblo exigirá un diálogo que es imperativo, sin agendas escondidas de ninguna persona individual o colectiva. El nuevo Presidente debe tener un consejo asesor, ad honorem, que aglutine la energía, capacidad y pensamientos crítico y creativo de los jóvenes, con la madurez que aporten generaciones más maduras y experimentadas.
 
No hagan promesas, no endeuden más al niño que nace hoy y que tendrá que pagar una deuda  que no contrajo. Quien ofrece y no cumple, pierde la confianza de la gente y pierde su credibilidad.
 
A los dos candidatos les pido: No jueguen con la gente, no la engañen. Si no lo hacen por ética, háganlo por miedo que ya lo dijo Fanón en su libro Los condenados de la tierra: “La violencia del oprimido se vuelve contra el opresor”.
 
Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos.  Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.reminiscencia@gmail.com
 
 
   
Powered by NeBSGT