ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Reminiscencias

Mujeres con temple de acero
Fecha de Publicación: 10/09/2015
Tema: Guatemala
Ha pasado la primera vuelta para elegir nuevas autoridades y debemos prepararnos para la segunda, de la cual, no habrá vuelta atrás. Si esa vez nos equivocamos de nuevo, arrastraremos ese lastre por lo menos cuatro años más.
 
Quisiera compartir la reflexión que he venido pensando y en base a la que ejercí mi derecho a votar el pasado domingo.
 
Electos presidente y vicepresidente, debemos ahora dirigir nuestra atención a los diputados al Congreso de la República, que ya elegimos. La acción de los ciudadanos debe centrase en vigilar y exigir a los congresistas electos que cumplan las tareas que les ordena la Constitución. Entre los recién electos hay muchas caras que vienen desde la legislatura 2012-16, algunas de más atrás. Con pocas excepciones, esos rostros provocan más temor que esperanza.
 
Los que repiten podrían ser hasta 73, casi la mitad del Congreso. Pero algunos aún tienen que dilucidar su situación frente a la justicia, lo que podría reducir el número de repitentes. El Congreso actual, con pocas excepciones, es digno del mayor escarnio. Mediante prácticas deleznables que la actual Ley electoral y de partidos políticos permite, ellos consiguieron ser reelectos. Así que vigilarlos, más que supervisarlos, es una tarea que los ciudadanos debemos asumir.
 
Legislar, una de las más significativas funciones del Congreso, significa pensar en el país y sus necesidades y no en llenar sus bolsillos. Habría que desconocer a quienes desde ya, piensan trasladarse a otra bancada porque con eso demuestran desprecio a sus electores. Ellos, a demanda del pueblo, deberían ser celosos guardianes de la observancia a la Constitución, que define a Guatemala como una República. Afortunadamente la soberanía del pueblo ha despertado pero este no es el momento de dormir, descansar o dejar de luchar. De lo contrario, ya sabemos lo que sucede si parpadeamos.
 
Como han dicho muchos jóvenes, esto apenas empieza. El Presidente Maldonado Aguirre también lo expresó con claridad: que participen los jóvenes, que se preparen, que unan su energía, preparación y creatividad, a la madurez y experiencia de otras generaciones. Fernando García Molina, escribió el lunes 7 un excelente análisis del discurso presidencial.
 
De lo dicho en una entrevista que hicieron por la televisión al presidente Maldonado Aguirre, me gustó especialmente su llamado a meditar. Esta es la época de la metacognición, la era de pensar sobre nuestros propios pensamientos, de razonar, del análisis crítico y creativo… pero además es hora de actuar. Es imperativo llegar a la acción, de manifestar, de hacer. Ya lo dicen los Evangelios, "La fe sin obras es muerta". Llegó la hora de dejar de ser "tibios" y devolver en acciones los talentos recibidos.
 
Deseo dirigirme especialmente a las mujeres de Guatemala, tengo algo que comunicarles ya que, como dijo sabiamente la Licenciada Ana María Vargas de Ortiz, literalmente llevamos al país en el vientre. Me gustaría decirles que debemos cambiar Guatemala. Que nunca más debemos rebajarnos a recibir dádivas, que además, al quedar en promesas sin cumplir, harán mayor nuestro agravio. Debemos recuperar la dignidad y rechazar, violentamente, como se rechaza la mayor de las ofensas, a quienes quieran convertirnos en limosneras.
 
Si un ser es capaz de cambiar el mundo, para bien o para mal, en su naturaleza esencial ese ser deberá tener sexo femenino. Porque el arrojo, la determinación, la persistencia, el valor que se requiere para enfrentar la adversidad, son atributos que pertenecen a la mujer. Porque ellas tienen temple de acero.
 
Déjenme explicarlo con el recuerdo de una señora que conocí y a quien quise mucho. Ella se casó a principios del siglo pasado, siendo muy jovencita. Enviudó prematuramente y se quedó con cinco hijos pequeños a quienes debía mantener. No tenía preparación académica pero sí tenía mucho orgullo, resolución y coraje.  ¿Qué hizo? Averiguó que nadie quería lavar la ropa de las prostitutas. Ella lo hizo y así sacó adelante a sus hijos. Cuando el mayor pudo trabajar además de estudiar, "iba jalando" al que venía atrás y así, los cinco hijos se convirtieron en hombres y mujeres de bien.
 
Mujeres de Guatemala, piensen, analicen, ustedes son creativas para llevar el sustento a su familia; lo sé por haber convivido con ustedes en sus comunidades urbanas y rurales y conozco, de esa experiencia, que si se proponen hacer algo, lo logran. He visto a mujeres, sacar de su comunidad, a escobazos, a los temibles mareros. Unirse por una causa justa puede ser mucho más fácil de lo que se piensa. Las más jóvenes dieron suficiente evidencia de ello en las manifestaciones denunciando corrupción, exigiendo probidad.
 
¿Qué pasó con la protección a sus hijos? Rescatemos los valores familiares, los primeros protectores y maestros de los hijos, somos los padres porque fue nuestra decisión darles la vida. Una bolsa de comida, regalada, es para hoy. ¿Por qué perder el día haciendo cola en vez trabajar y ganar en ese trabajo tanto o más de lo que contiene la bolsa? Si toma la bolsa hoy, ¿qué habrá para el hambre de mañana?
 
No crean en quienes les prometen resolver todos sus problemas. Nuestras dificultades las resolvemos nosotros mismos. Creo que fue en el 2,006 cuando un grupo de mujeres de una comunidad aislada, cansadas de esperar el cumplimiento de las promesas de su alcalde, salieron con palas, piochas y azadones y ellas abrieron el camino a su aldea.
 
Recuerdo a las mujeres de Pochuta, a quienes se envió ayuda a raíz de la tormenta Stan. Sucedió que el furgón con los alimentos solo podía llegar a Patulul. Entonces ellas, sin pensarlo mucho, hicieron un camino de hormigas entre Patulul y Pochuta. El contenido completo del furgón fue trasladado de mano a mano hasta llevarlo a su destino, donde se hizo la distribución. Esas son las mujeres que hacen un país, esas son las mujeres con temple de acero que necesita la nueva República de Guatemala.
 
Si usted desea reenviar este artículo, o cualquier otro publicado en Pi, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Reminiscencia@Gmail.com
 
Si por cualquier razón usted prefiere dejar de recibir nuestros artículos, por favor déjenoslo saber y retiraremos inmediatamente su nombre y dirección de nuestro listado de correos.
 
 
   
Powered by NeBSGT