ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Agenda

Los finalistas
Fecha de Publicación: 09/09/2015
Tema: Política
Con arrogancia, ante la prensa, Sandra Torres asegura que ella es la nueva presidente de nuestra amada Guatemala. Prepotente, con la mirada fija y ese ademán constante de sus manos, ella no admite que pueda perder.
 
Contrariamente, al preguntarle los periodistas si se consideraba ganador, esa misma noche Jimmy Morales contestó con humildad en sus palabras, que no lo sentía así. Dijo que solo celebraría el triunfo, cuando el Tribunal Supremo Electoral así lo confirmara. Que por lo pronto, la situación debía seguir en un compás de espera y de tranquilidad, para no suscitar problemas.
 
La señora Torres para todo habla, hasta el cansancio, de que nadie tiene la experiencia suya para administrar una nación.
 
Veamos: ¿Experiencia en qué? ¿En mandar a los ministros a su gana y antojo y con la mayor arbitrariedad? Contrario a lo que hacen todas las mujeres dignas, que honran a su esposo y echan paso atrás para dejar que él brille, ella dio paso adelante para recibir los aplausos que él había conseguido. Lo interrumpía cuando hablaba, aún en asuntos oficiales; aún peor, siempre que pudo lo corrigió, buscando demostrar que era superior a él. ¡Pobre presidente Colom! Fue anulado completamente por su propia esposa, quien además lo convirtió en títere suyo.
 
Esto no pertenece a la vida privada de la pareja, cuya intimidad afortunadamente es respetada por toda la sociedad en Guatemala. Corresponde al ámbito público, a la conducta de un presidente que permitió que su esposa lo suplantara en el cargo. Es pública la acción de la mujer que no dudó en conseguir un divorcio exprés cuando pretendió ser inscrita como candidata a la presidencia de la República. Estoy segura de que Colom, aunque poniendo fingida cara de circunstancia,  cuando firmó el acta de divorcio, al hacerlo su corazón rebosaba de felicidad.
 
La señora Torres, desde el momento en que se convirtió en primera dama, nunca se propuso que su esposo dejara obra física de calidad o que por otro medio consiguiera hacer del suyo un nombre ilustre para la posteridad. ¡Que va! Lo importante para ella, fue hacer uso de los recursos del Estado para crear en su alrededor un grupo de funcionarios obedientes a quienes en el futuro encargaría desarrollar sus planes proselitistas. Aseguró además, que hubiera fondos suficientes para desarrollar un programa clientelar y asegurar el voto de las personas que beneficiaba con fondos públicos.
 
Sandra se ha referido a Jimmy despectivamente haciendo comentarios que no merece. A estos, con mucha dignidad él simplemente no respondió. Habría que recordar que cuando una persona ríe o sonríe, genera sustancias que riegan su organismo de manera positiva. La risa es un privilegio propio del ser humano, ningún otro animal tiene la facultad de reír. Sigmund Freud alguna vez aseguró que la risa -sobre todo una buena carcajada- ayuda a liberar energía negativa. La profesión de una persona que nos ayuda a reír, más cuando al hacerlo incluye un mensaje didáctico para la comunidad, merece el mayor de los respetos.
 
Quienes votamos por él, confiamos que no nos defraudará, y que su gobierno sea uno de hombres y mujeres seleccionados cuidadosamente de entre lo mejor de nuestra nación. Que lo forme con gente bien educada, cuya rectitud sea digna de encomio, con personas muy capaces en las diferentes disciplinas… Total, un gabinete de lujo, como no lo hemos visto en mucho tiempo. Al fin de cuentas, Jimmy llegará a ocupar la presidencia sin tener compromisos con nadie, que no sea el pueblo que votó por él.
 
Personalmente conozco a los señores Morales. Sus oficinas presentan una envidiable empresa que disfruta de una clientela formal. Ellos manejan un club de entretenimiento, de cuenta cuentos, un club de sonrisas y otros parecidos. Una excelente manera de ser feliz y hacer felices a los demás.
 
Me permitiré relatar una anécdota personal. Resulta que hace ya varios años, sin conocernos, Jimmy me pidió que le permitiera visitarme, a lo que accedí gustosa porque ya sabía de su buena reputación y que se trataba de gente de bien. Al siguiente día, ese caballero, tocó mi puerta, dejando al lado su moto. Con toda la cortesía, me entregó unas bellísima rosas, y una caja con donas.
 
Él no hizo una visita respondiendo a compromiso de ninguna naturaleza. Por esos días yo había publicado mi obra literaria Lusitania y él la había leído. Me dijo que le había parecido “sencillamente grandiosa”, original en su parte histórica y por la forma como hago la narración. Agregó que si algún día tenía dinero suficiente, la llevaría al cine.
 
Me dedicó buena parte de la mañana. Tomamos cafecito con sus donas mientras, con el entusiasmo que lo caracteriza, me hablaba de la televisión, de la universidad, y de muchas otras cosas. Después me invitó a conocer a su familia y sus oficinas. El día convenido vino por mí, (no en moto) y como se dice en los cuentos quedamos de amigos para siempre. Nunca olvidaré el hermoso gesto de amistad, que tuvo aquella hermosa mañana en la cual hizo inmensamente feliz a esa anciana que soy yo.
 
Señora Torres Casanova: A fines del mes entrante, concluida la segunda ronda de elecciones, usted tendrá la oportunidad de convertirse en una persona de muy alto nivel humano y cívico. Usted podrá optar por ayudar al recién electo presidente a forjar un nuevo país. Uno como lo soñaron esos miles de ciudadanos que manifestaron en todas las plazas del Guatemala y también por quienes por diferentes causas no asistimos pero lo hicimos de todo corazón desde nuestros hogares.
 
Si verdaderamente ama a Guatemala, como frecuentemente lo ha afirmado, no empiece con sus diputados a oponerse a todo, a destruir, a impedir el éxito del presidente. Considere que ese crédito, él solo podrá conseguirlo actuando en beneficio de los pobladores. No haga maldades sin darse cuenta que al hacerlas nos perjudica a todos, mayormente a los más jóvenes y a los más necesitados.
 
Cuando pierda la elección, lo que irremediablemente habrá de suceder, acéptelo como un pasaje más en su vida, ajetreada e interesante. Usted aún es joven y tiene mucho mundo por recorrer. Si actúa así, de manera positiva, buscando siempre favorecer a nuestro país, la gente lo reconocerá y, eventualmente, también la ciudadanía honrada, exitosa, trabajadora… podría tener una buena opinión de usted.
 
¡De pie mi Guatemala inmortal, de pie!
 
 
 
Si usted desea reenviar este artículo, o cualquier otro publicado en Pi, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en JennyGularte@yahoo.com
 
Si por cualquier razón usted prefiere dejar de recibir nuestros artículos, por favor déjenoslo saber y retiraremos inmediatamente su nombre y dirección de nuestro listado de correos.
 
 
 
 
   
Powered by NeBSGT