ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Tiranía constitucional
Fecha de Publicación: 11/08/2015
Tema: Gobierno
 
En menos de cuatro semanas, papeleta en mano, podríamos disponernos a votar para presidente y vicepresidente. Veo con terror que ese escenario se ha hecho progresivamente más probable, que hacia allí vamos. La postergación de las elecciones se aleja. La formación de un gobierno de transición como producto de la razón, en un mundo de fantasías constitucionales, es una reflexión inválida.
 
La gente preocupada por el destino de la Patria, ha expresado por todas las formas a su alcance, su deseo de postergar la elección presidencial. En 16 manifestaciones sabatinas continuas, la constante ha sido exigir la renuncia del mandatario y postergar el proceso electoral. Algunos hemos ido más lejos, analizando la necesidad de cancelarlas y establecer un Gobierno de Transición que ponga orden, que limpie la escoria dejada por los políticos, durante 30 años de vida constitucional. Uno que tome el liderazgo y que ajeno a ideologías diga: arranquemos de nuevo y esta vez hagámoslo bien.
 
En 1982 vivimos una experiencia parecida. La corrupción dentro de los gobiernos militares había conocido su máximo durante el régimen de Lucas, un extremo casi tan repugnante como el que vivimos hoy. Entonces, lo que ahora se llama Baldizón, se llamaba Guevara. Ambos, Guevara y Baldizón, cada uno en su época, encarnan la continuidad de la corrupción, el fracaso del Estado. Ellos convierten en lirismo eso de “pueblo soberano”.
 
La población está desorientada, no hay entusiasmo por ningún nuevo gobierno que pueda formarse. Es frecuente que alguien diga o escriba que ninguna de las propuestas vale la pena. Esa es una reacción injusta, no creo que sea así. Las cinco mejores opciones actuales (desde un punto de vista moral) son superiores a sus semejantes en 2011, 2007 o 2003 (analícelo, los datos están en http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=621).
 
El desencanto de la población con la clase política, se ha convertido en franca abominación que conduce a juicios alejados de la realidad. Somos injustos con algunos candidatos y sus propuestas, cuando los metemos en el saco donde está la UNE el PP, la UCN y LIDER.
 
La reacción de enojo de la población que paga impuestos para mantener gobiernos nefastos es un acto de justicia popular. Pero generalizar es una exteriorización arbitraria. La gente, ha estado tributando para proveer la salud y educación de los pobladores que no la pueden obtener en instituciones privadas. Ha pagado para que el Estado ofrezca seguridad, infraestructura y justicia tanto para ricos como para pobres.
 
Ahora, después de 30 años estamos frente a una realidad terrible: Los encargados de la salud de los más necesitados, los dejan morir antes de recibirlos en los hospitales. Los que deben proveer educación son en muchos casos personas ignorantes. Quienes nos debieran proteger de los criminales son asaltantes. Se dice que el ministro López, a cargo de la seguridad ciudadana dirigía con la Vicepresidente, la red criminal del gobierno. Guardianes en la mañana, asaltantes las 18 horas restantes.
 
A fines de la centuria anterior hubo importantes mejoras y creación de infraestructura. Eso nosdio una esperanza que antes no tuvimos y que después, al iniciar este siglo nuca volvimos a tener. Las carreteras de hoy no son, ni de lejos, lo que fueron en 1999. Sin embargo hay una deuda flotante mil millonaria y proyectos carreteros en proceso que aseguran más corrupción.   
 
La justicia ¿dónde está la justicia? ¿Cuántos inocentes abarrotan las cárceles? ¿Cuántos sufren penas más altas que las merecidas? ¿Cuántos criminales son dejados en libertad o solo detenidos un par de meses después de su captura? Algunos jueces y magistrados que se enriquecieron en sus cargos son ahora expuestos a la vista de todos. No nos asombra, ya lo sabíamos; pero ahora hay nombres, cómplices, fechas, formas de operar…
 
Y así, con ese escenario nos acercamos a las urnas, sabiendo que poco o nada habrá de cambiar. Hay pesimismo porque sabemos que todo seguirá igual. Por cada criminal apresado surgirán otros diez y serán más voraces. Seguirán protegidos dentro del andamiaje legal que ellos manejan. Pero el futuro puede ser aún peor.
 
Suponga que los finalistas el 6 de septiembre son Baldizón y Torres. En 2011 los votos válidos en la primera vuelta fueron 60.4% de ciudadanos inscritos. En el balotaje 58.3%. Con la apatía y desinterés actuales, la cifra de septiembre se reducirá, posiblemente a 50-55%. En el balotaje, ya sin el estímulo de la elección de alcaldes, la asistencia se vendrá al suelo. Digamos a 40%. Esto significa que el ganador contará con el apoyo de solo entre 20 y 25% y que ese apoyo provendrá mayoritariamente de personas con el más bajo nivel educativo del país, aquellos que en áreas mayoritariamente rurales. De personas con una conciencia ciudadana precaria.
 
El otro escenario es que en septiembre ganen Baldizón y Morales. Creo que aquí, en el balotaje, aumentaría la votación y sería a favor de Morales (más exactamente, en contra de Baldizón). Posiblemente gane Morales con una votación próxima a 30% de los ciudadanos inscritos, tal vez menos.
 
El voto contra Baldizón y Torres, que es el que está siendo captado por Morales, solo le confiere un respaldo efímero, que no trascenderá los primeros 100 días de gobierno. Tal vez haga alianza con la UNE. Aun así su debilidad será enorme. Las diferencias con el primer escenario serán muy reducidas. Nuestro porvenir es de inestabilidad o aún peor.
 
¿Cómo se puede mantener un gobierno así? ¿Alcanza usted a ver los pasos agigantados de una tiranía constitucional que se acerca? Y aún puede ser más grave: en la historia, muchas tiranías han terminado en tiranicidio.
 
Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales  Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos