ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Zury
Fecha de Publicación: 19/07/2015
Tema: Justicia


Conocí a Zury a fines del año pasado en casa de un amigo mutuo. El propósito de la reunión era discutir acerca de una posible candidatura suya. La conversación giró todo el tiempo sobre temas políticos; fue sumamente agradable. Encontré en ella a una mujer joven (entonces de
46 años), vestida con sobria elegancia, guapa, educada, segura, inteligente, de sonrisa fácil, amable, firme, rebelde, valiente, atrevida, indómita, respondona…


Con todo, lo que más me impresionó de ella fueron las respuestas que daba a las preguntas y comentarios que hacíamos. Contestaba directamente, yendo al fondo, sin las vaguedades que caracterizan a los políticos. A una pregunta personal solo dijo: esa respuesta me la reservo. Pudo responder de manera evasiva, pero eso habría desentonado con su estilo.


También me impresionó muchísimo, su inteligencia política. Analiza en cosa de segundos algo que otros no llegan a comprender jamás. Posiblemente porque muy pocos, como ella, han estado sujetos durante toda su vida a un entrenamiento constante como el suyo. Zury tenía solo cinco años cuando su papá fue nominado candidato a la presidencia por la Democracia Cristiana en 1973 junto a Alberto Fuentes Mohr, candidato vicepresidencial (la elección fue en marzo de 1974).


Puedo imaginar a la chiquilla que escuchaba embelesada esas conversaciones, sin atreverse a participar. Adivino que sus intereses políticos nacieron allí, en su infancia, mientras otras chicas de su edad jugaban muñecas y soñaban ser mamás. El resultado debió ser una Mafalda y muchas Susanitas.


Cuando tenía 14 años, la formación política de la niña, convertida ya en adolescente, se habrá intensificado. Su papá fue Jefe de Estado, entre 1982 y 1983. Indudablemente, a partir de entonces la discusión y el análisis político habrán sido tema diario en las horas de comida y de reunión familiar. No solo con su papá sino también su mamá y su tío Ernesto, quien fue candidato presidencial en 1991.


Lo que sigue de su vida es muy conocido por tratarse de un personaje público. Doquiera que iba, seguramente encontraba a un periodista queriendo entrevistarla. Fue diputada al Congreso de la República; sobre sus aciertos y errores se ha discutido ampliamente.


Me propongo reflexionar con usted sobre la negativa del Registro de Ciudadanos a inscribirla como candidata a la Presidencia de la República. Tal decisión fue ratificada por el Tribunal Supremo ElectoralTSE– en decisión dividida. La negativa se apoya en el artículo 186 de la Constitución de 1985. Eugenia Mijangos, la magistrada disidente, razonó su voto documentándolo enciclopédicamente desde la perspectiva legal.


Dos son los incisos de ese artículo relacionados, uno circunstancial, directo el otro. Los demás no son atingentes ni a ella ni a lo que quiero analizar. Debo aclarar que mi conocimiento de la legislación es precario, en contraste con mi percepción de la Ley, donde me va mucho mejor. Creo que la comprensión simple y la capacidad para analizar los artículos de la Constitución no requieren conocimientos especializados, como los de magistrada Mijangos. La Constitución es, en su esencia, un acuerdo entre los miembros de una nación para poder desarrollarse y vivir mejor. Si nosotros, los ciudadanos, no podemos entenderla ¿cómo podríamos vivir dentro de su normativa?


ARTICULO 186. Prohibiciones para optar a los cargos de Presidente o Vicepresidente de la República
. No podrán optar al cargo de Presidente o Vicepresidente de la República: a) El caudillo ni los jefes de un golpe de Estado, revolución armada o movimiento similar, que haya alterado el orden constitucional, ni quienes como consecuencia de tales hechos asuman la Jefatura de Gobierno;


Este es un artículo retroactivo, en consecuencia se advierte de inmediato que se refiere a Jacobo Árbenz Guzmán, Jorge Toriello Garrido y Francisco Javier Arana; a Carlos Castillo Armas; a Guillermo Flores Avendaño; a Enrique Peralta Azurdia; a Efraín Ríos Montt, Horacio Maldonado Shaad y Francisco Luis Gordillo; a Óscar Humberto Mejía Victores; y podría ser que también pasara rozando a Gustavo Espina y Ramiro de León. Con excepción de Espina, los mencionado ya fallecieron o la edad les está pasando factura.


El inciso que afecta a Zury dice que tampoco podrán optar al cargo de Presidente o Vicepresidente de la República: c) Los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad del Presidente o Vicepresidente de la República, cuando este último se encuentre ejerciendo la Presidencia, y los de las personas a que se refiere el inciso primero de este artículo; (a esta última frase alude el TSE para negarle la inscripción).


El parentesco de consanguinidad es la relación que existe entre personas unidas por un vínculo de sangre, es decir, entre quienes tienen al menos un ascendiente en común. Los grados se refieren al número de generaciones que separan a los dos parientes.


Así, el grado de consanguinidad de uno con sus padres está en el primer grado con sus abuelos en el segundo y con sus bisabuelos en el tercero. El cuarto grado se refiere a la relación que uno tiene con los abuelos de sus abuelos. Prácticamente nadie conoce a los abuelos de sus abuelos y la gran mayoría de personas no sabe poco o nada de ellos. El mío, por ejemplo, habrá fallecido a en el siglo XIX.


Si en vez de ver hacia los ascendientes se ve hacia los descendientes, el primer grado se refiere a los hijos de usted, el segundo a sus nietos, el tercero a los hijos que puedan tener sus nietos y el cuarto a los nietos que algún día puedan tener sus nietos. Sin importar la gravedad de su falta, es un evidente disparate castigar a los nietos de sus nietos por algo que usted haya hecho.


Aceptemos, por un momento, como aseguran los involucrados y otros testigos presenciales, que Ríos Montt era ajeno al complot para derrocar a Lucas. Entonces, su culpa se reduce a haber aceptado formar parte del triunvirato que se hizo cargo del gobierno (lo que haya sucedido después es otra cosa). En ese momento, el golpe de Estado ya era un hecho consumado y alguien tenía que gobernar ¿o no?


Lo más grave, de la implicación que acepta el TSE es que en aquel momento (23 de marzo de 1982) la legislación que ahora incrimina hasta a los nietos de la hija de Zury (quien debe tener unos nueve años). La Constitución vigente entonces, limita el castigo al “período durante el cual se hubiere interrumpido el régimen constitucional y al siguiente”. Esto es, ninguno de los Ríos hubiera podido participar en las elecciones de 1985. Pero sí habrían estado facultados para hacerlo en las de 1991.


Zury ha declarado públicamente que existe temor por parte de otros partidos de que ella pueda triunfar en la elección si se permite su inscripción. Ha dicho que esos candidatos han presionado al TSE para negarse a inscribirla. No creo que sea así.


El martes pasado, Pedro Trujillo y Sylvia Gereda entrevistaron a Ana Elly López, magistrada suplente del TSE. En una parte de la entrevista ella confesó que el TSE recibe amplio apoyo y mantiene una interacción constante con las organizaciones de la autodenominada Sociedad Civil. Se trata de las mismas personas y entidades que estuvieron atrás del juicio a Ríos Montt, sin importarles convertir a nuestra Guatemala en un Estado genocida; uno de los muy pocos en el mundo que ostenta tan deplorable distinción.


Considero ampliamente probable que sean estas mismas organizaciones las que hayan ejercido toda su influencia sobre los cuatro magistrados del para negar la inscripción a Zury Ríos como candidata presidencial.


Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos
(https://www.facebook.com/profile.php?id=1387453142).
Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos