ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Reminiscencias

Líder o dirigente político
Fecha de Publicación: 10/07/2015
Tema: Educación
Guatemala parece un cascarón pintado de colores y eso que ya pasó el carnaval. El panorama electoral es un destello colorido que viste a los diferentes candidatos a puestos de elección popular.
Participo en política desde antes de cumplir los diez años; hacía propaganda por el candidato que me gustaba o por el que mi familia apoyaba pero no había cascarones, más que durante el carnaval. Mi familia se mantiene leal a sus principios; mis padres nos predicaron con el ejemplo y a veces pasamos tiempos duros pero nos enseñaron a no claudicar.
Hoy vemos a personas que el domingo se visten de naranja, el lunes de verde, martes y miércoles de morado; para el jueves ya llevan el rojo, el sábado están de celeste y el domingo experimentan con otro color Si son electos, visten el color que les dio la elección pero al asumir el puesto se cambian la camisa y se ponen la de otro color. ¡Qué chapines más pintorescos! Creen que así contarán con el apoyo de la mayoría pero lo que ignoran es que con ese transfuguismo, lo que han logrado es que se les identifique como no confiables y corruptos.
Son “modelitos masculinos y femeninos” que hoy quieren complacer a un “diseñador”, mañana a otro que les ofrece “mejor futuro” y pasado mañana aparece otro “diseñador de fama” que les promete el oro y el moro y con él se van hasta que aparece un mejor postor. Sus decisiones no duran porque no están fundadas en valores; anteponen su bien individual al bien común que han prometido, en campaña, priorizar. Se burlan de la justicia pero, si la de los hombres no los alcanza, la Divina los medirá con una vara justa y tiene mejores controles que la SAT y la CGC.
Pero no sólo estos candidatos son “camaleones”; hay otros “líderes” que mal encauzan el accionar de sus seguidores. Quiero referirme a Joviel Acevedo, quien dice que es maestro de profesión y dirigente magisterial.
Quiero destacar que el señor Acevedo, no es un líder. El líder es positivo, antepone el bien común al bien individual. Pregunto si el señor Acevedo imparte clases todos los días (se le ve en la televisión durante jornada escolar), en horario completo y me gustaría ver la planificación de su quehacer en el aula. ¿Dónde queda el derecho de sus alumnos a tener un maestro competente, todos los días y que centre su enseñanza en ellos? ¿Será que cómo el chiste, les enseña “los pollitos, los pollitos, jamás serán vencidos”? Sé que cómo dirigente sindical tiene permiso para ausentarse de sus labores docentes por períodos regulados por la ley.
El líder encauza, colabora, anticipa, participa en las decisiones del grupo. El dirigente oportunista, busca banderas, dicta, ordena, coacciona, amenaza y vocifera; tira la piedra y esconde la mano. ¿Cómo define usted al señor Acevedo, líder o dirigente político?
Si hablamos de ser maestro, sólo se puede seguir a un líder y modelo. A Jesús de Nazaret, al que enseñó con amor, con parábolas, con ejemplo. Al que dijo que quien escandalizara a un niño, más le valdría colgarse una piedra de molino al cuello y tirarse al agua. El señor Acevedo escandaliza a sus alumnos al enseñarles a retar a la autoridad, al decirles a sus seguidores que tienen derechos pero sin mencionar las obligaciones; cuando por su causa, miles de niños dejan de recibir clases y tener así la oportunidad de educarse. No se parece en nada al recordado maestro modelo, el del “Corazón” de Amicis y mucho, pero mucho menos al Divino Maestro.
Estamos conscientes de que los sueldos magisteriales no compensan el esfuerzo y el trabajo del verdadero maestro; que los hay, y muchos.
Trabajo en la docencia desde los diez y siete años, mi capital son mis exalumnos; mis títulos universitarios son los que ellos han logrado. Parte de mis años escolares los pasé en escuelas de San Jerónimo y Salamá, Baja Verapaz y Poptún, Petén.

Ninguno de mis maestros era “acomodado”, necesitaban su sueldo para vivir y para ayudar a su familia. Sin embargo, siempre se presentaron ante nosotros con vestimenta limpia, a lo mejor cada noche lavaban y planchaban la misma camisa, la misma falda o el mismo vestido. Nos exigían respeto porque ellos también nos respetaban; nunca permitieron una palabra vulgar en la escuela o fuera de ella porque su magisterio se extendía a ser maestro enseñando una forma de vida que era ejemplo. La comunidad los respetaba y ellos respetaban a la comunidad donde trabajaban. Jamás nos pidieron apoyar protestas populares y eso que eran de la generación de la Revolución de Octubre del 44.
Creo que el señor Acevedo (me niego a darle el nombre de maestro), no es líder, es un dirigente político que maneja a un grupo de maestros que piensan igual que él. “Dios los crea y el diablo los junta” reza el adagio popular. No todos los sindicatos magisteriales lo siguen porque algunos ya se dieron cuenta de sus engaños.
En mi opinión, el señor Acevedo es un dirigente político oportunista, dispuesto a pintarse de colores para seguir vigente en una lucha falsa que sólo traerá perdedores. Manipula la necesidad de algunos y como sí es demagogo y tiene labia, habrá quien lo siga hasta que “la verdad brille” y se eclipse para siempre.
El guatemalteco está cambiando, ha decidido pensar, analizar, proponer y accionar hacia el lado positivo. Es hora de que quienes pueden orientar el rumbo correcto para este movimiento ciudadano (Fuentes Destarac y otros como él), nos guíen, a exigir soluciones permanentes y no solo reformas coyunturales. A atender lo urgente sin descuidar lo importante; que nos encaucen hacia los cambios estructurales necesarios para conseguir un que pueda definirse un republicano y representativo.
Son los tres poderes del Estado los que necesitan una re-ingeniería. Si no se da en los tres, tendremos siempre un banco de tres patas que estará cojo; seguiremos con cascarones campeando a su gusto porque no hay contrincantes con valores. Nosotros decidimos. ¿Cambiamos? ¿Seguimos con el señor Acevedo y Cía.? ¿O buscamos líderes verdaderos?
Igual que con las demás publicaciones de Pi, si usted desea reenviar este artículo, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, por favor diríjalo a Pi.Reminiscencia@Gmail.com
 
 
   
Powered by NeBSGT