ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Argumentum

¿Jugamos a la Güija?
Fecha de Publicación: 08/07/2015
Tema: Electoral

 

La güija tuvo su origen en el siglo XIX, cuando la moda espiritista estaba en su apogeo. A un grupo de estadounidenses (E. Bond, A, Maupin y C. Kennard), se les ocurrió patentar un tablero de juego, con letras del abecedario y una planchita movible sobre la cual los participantes ponen sus manos. El objetivo es comunicarse con los espíritus, almas en pena, a quienes se les hace preguntas. Contestan ayudados por la planchita, la cual, se mueve espontáneamente, de letra en letra, hasta contestar: sí, no, o una palabra. La palabra Güija o Ouija, provienen del “oui” en francés y “ja” en alemán, ambas significan “sí” en español. La idea fue tomada de un experimento psicológico llamado el péndulo de Chevreus, también se conoce como el efecto ideo motor, que es un movimiento reflejo, no sobrenatural, que hace que nuestra mano se mueva automáticamente al estar sostenida algún tiempo en el aire.

 

El experimento del profesor Bayou, demostró que son los participantes quienes realmente crean las palabras, ya sea de manera voluntaria o inconsciente, por lo tanto necesitan ver el tablero para crear algo coherente. Las personas se divierten con la farsa, pero creer en la farsa es superstición. Lo que se obtiene en un juego así, es únicamente producto de nuestra mente consciente o inconsciente.

 

¿Estamos jugando a la güija para elegir a nuestros próximos gobernantes? Ya los estadounidenses nos quieren poner otro tablero de juego. Parece que por el momento, sin gobierno, estamos mejor. Pero en las próximas elecciones nuestras manos no deben actuar por un movimiento reflejo. Tenemos que mover nuestra mano guiada por nuestra conciencia y actuar con astucia. No tenemos mucho donde escoger. Son momentos difíciles, por lo cual recomiendo el mejor manual de sobrevivencia: agárrese de lo que mejor pueda.

 

Después de las crisis, es frecuente que las personas no den crédito a su lógica y a su razón. Es muy peligroso que farsantes y oportunistas creen zozobra y pronósticos ilusorios, porque a decir verdad, en momentos así, nadie sabe qué puede pasar. Los hilos y fuerzas que se mueven por detrás del escenario, son muchas veces más finas que lo que nuestro ojo es capaz de ver. Nuestra atención sólo es capaz de centrarse en un punto y no vemos lo que pasa atrás.

 

¡Cerebros a pensar! Somos muchos quienes podemos hacerlo conscientemente. Hay un dicho que dice: Cuando se prende una lumbre, que no sea ni tan roja, que queme al rancho, ni tan verde, que no lo alumbre. Ya sabemos que nadie nos trae la perfecta solución bajo el brazo, pero ya nadie nos puede dar atol con el dedo tampoco. Ya hemos vivido suficientes y sabemos que todos piden la mano y se quieren quedar con el pie. Ya sabemos que es imposible que consigamos al Súper Chapín. Así que pongámosle una buena cabezada. Lo que nos queda es limitar el poder del próximo gobierno y limitar sus ingresos para que no caigan en excesos.

 

Lo que no recomiendo hacer es dejar de votar, porque es parte del momento en que vivimos y nos hacemos presentes en la historia. Nuestro voto es la huella de nuestro paso por el mundo y aunque sea una huella entre muchas, será una huella personal. Un voto nulo o no votar, es evitar una responsabilidad, porque lavarse las manos, también conlleva una decisión, es permitir que otros decidan por uno mismo. Pero de igual manera, nos llevará por un camino que no habremos escogido, como seres sin voluntad. Así que es mejor que votemos conscientemente. ¡Votemos!

 

1- Votemos por un equipo, votemos por una filosofía… Ya no lo hagamos por un caudillo. Esos tiempos ya quedaron atrás, debemos avanzar hacia algo más elevado. El país ya no es un pueblo.

 

2- Votemos por disminuir el gobierno, porque entre menos, mejor. Entre menos funcionarios en el gobierno y menos diputados, menos corrupción y menos gasto público.

 

3- Votemos por un solo impuesto, como el IVA, podemos fiscalizar mejor los ingresos. Este impuesto solito, es noble, es difícil de evadir, sobornar, discriminar y es fácil de recaudar y rastrear. Si nos organizamos, con el IVA comemos todos, como dice la canción.

 

4- Votemos por restaurar el Estado de Derecho, o por volverlo a establecer, como se prefiera decir. Que los impuestos se gasten en mantener la seguridad de la vida de los ciudadanos, primero que nada.

 

5- Votemos por un Organismo Judicial, sano y sin política. Que se dedique a protegernos contra los criminales en vez de que sean ellos los protegidos.

 

6- Votemos por una educación más eficiente, donde cada padre en vez de pagarle al gobierno, contrate la escuela que más le convenga y pueda exigirle a los maestros que sean puntuales y traten bien a sus hijos.

 

7-Votemos para que el IGSS deje de ser un fracasado monopolio estatal. Que se convierta en un organismo descentralizado para que cada municipio cuente con su propio centro de salud y las medicinas no se conviertan en el negocio de los funcionarios de esta institución.

 

8- Votemos por nuevos alcaldes, para que nadie se perpetúe en el poder municipal por muchos años, porque el poder absoluto, corrompe absolutamente.

 

9- Votemos por la República de Guatemala. Que se acabe la demagogia y el populismo.

 

10- Votemos porque es un deber ciudadano y nuestra democracia nos lo permite. Votemos porque creemos en los valores que deben prevalecer: libertad, igualdad ante la ley y fraternidad. Hagamos que estos nobles principios nos traigan prosperidad.

 

 

Igual que con las demás publicaciones de Pi, si usted desea reenviar este artículo, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.equisequis@Gmail.com

 
 
   
Powered by NeBSGT