ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Capacidad e idoneidad
Fecha de Publicación: 16/06/2015
Tema: Constitución

 

A mediados de abril, cuando iniciaron los eventos actuales, que pueden conducir a la reestructuración del Estado (hoy, alguien aseguró que un término más adecuado es regeneración y en adelante me propongo emplearlo). Entonces, hace dos meses dejé sin concluir un tema que me parecía de la mayor importancia y que hoy retomo.
 
Antes había escrito un artículo sobre la importancia del Congreso.  Allí razonaba acerca de sus funciones, no como órgano encargado de redactar o derogar leyes, sino como el ente a cargo de la función contralora de los gastos de los tres poderes del Estado y sus dependencias. Señalaba las atribuciones del Congreso como gran elector de sus magistrados, la que no se reduce a seleccionarlos y darles posesión, sino va mucho más lejos. Incluso, hace solo un mes el Congreso hubo de seleccionar al vicepresidente y muy pronto podría estar dando posesión a Maldonado como nuevo presidente y seleccionando otro vicepresidente.
 
Si los razonamientos que adelante expongo, resultan interesantes al lector, me atrevo recomendarle volver a leer (o leer por primera vez si no lo hizo antes) ese documento. Puede encontrarlo en (http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=545).
 
Igual que con el actual y los anteriores, tememos que el nuevo gobierno supere en sus aspectos más negativos, oscuros, perversos… a su predecesor. Asqueados por ese presente, lastimados por las heridas infringidas a nuestra Guatemala, observamos que nuestro futuro, como una maldición, no deja lugar para una perspectiva mejor. Dentro de cuatro años podríamos estar llorando penas aún mayores. Quienes tomen posesión del gobierno en enero 2016, podría ser tan terribles, incluso peores que Pérez y Baldetti. Aún más grave es que quien asuma la presidencia en enero de 2020, pudiera estarse reeligiendo, asegurando perpetuarse en el poder a la mejor manera de Chávez, Correa, Morales, Castro u Ortega.
 
Las manifestaciones de abril dejaron entrar una rendija de luz entre tanta oscuridad. Ahora hay una débil esperanza. Aún falta mucho por hacer. Pérez se debe ir, el congreso debe ser renovado, hay que empoderar al TSE y ejercer presión para hacerlo cumplir de manera estricta los pocos recursos legales a su alcance.
 
Hoy, 17 organizaciones del Foro Guatemala solicitaron al TSE dar plena vigencia al artículo 113 de la Constitución de la República que dice: ARTÍCULO 113. Derecho a optar a empleos o cargos públicos. Los guatemaltecos tienen derecho a optar a empleos o cargos públicos y para su otorgamiento no se atenderá más que a razones fundadas en méritos de capacidad, idoneidad y honradez.
 
Los solicitantes han hecho énfasis en uno de esos tres requisitos, el de la honradez. Creo que es muy importante que sobre esa base se niegue la inscripción de muchos candidatos. Pero los otros dos requisitos también son de la mayor importancia. No debiera ser suficiente la honradez para ejercer cargos públicos por elección. También la capacidad y la idoneidad son requisitos que debe exigir el TSE.
 
Los ciudadanos, aún aquellos mejor informados difícilmente pueden precisar el nombre de 20 diputados dentro de esos 158 personajes, mayoritariamente oscuros. ¿Puede usted citar veinte de sus nombres?
 
No lo creo. Muchas personas no son capaces siquiera de recordar a quien dieron su voto en las elecciones de 2011. Una gran parte de electores, posiblemente mucho más que la mitad, solo decidió por quien votar unos segundos antes de hacerlo, cuando ya tenía la papeleta en la mano. Además, la inmensa mayoría se aseguró de no tener ninguna relevancia que los identificara.
 
El Congreso es, electoralmente hablando, el más frágil de los organismos del Estado. Pensemos entonces, que en vez de diputados como los actuales pudiéramos optar por 158 personas que reunieran las diez características siguientes:
 
  • Son inteligentes 
  • Pueden expresarse oralmente con propiedad 
  • Pueden expresarse por escrito y redactar documentos  
  • Conocen los problemas de nuestro país; han pensado en ellos permanentemente 
  • Conocen algunas posibles soluciones y las pueden plantear y defender 
  • Son individuos intelectualmente honestos 
  • Son personas valientes, no se trata de suicidas, pero sí de personas que en algunos casos ya han demostrado no temer a morir defendiendo sus ideas   
  • Son individuos cuyo patriotismo ha sido puesto repetidamente en prueba 
  • Son personas conocidas por la población informada de nuestro país 
  • Son personas cuyo pensamiento ha sido consistente a través del tiempo y para quienes, el cumplimiento de los requisitos aludidos puede ser demostrado por cualquier elector. 
¿Estaría usted dispuesto a entregar su voto a esas 158 personas? O ¿preferiría otorgarlo a politiqueros como los que actualmente están en el Congreso? Creo que para la inmensa mayoría de los ciudadanos honrados no queda duda de cuál sería su opción ante esa disyuntiva.
 
Así, si el TSE, con el apoyo multitudinario de la población, exige que se cumpla el artículo 113 de la Constitución, el asunto se convierte en cómo identificar a esos 158 ciudadanos y convencerlos de que acepten ser candidatos a diputados. ¿Quiénes son ellos? ¿Dónde están?
 

Muchas gracias a quienes reenvían los artículos de Pi o los distribuyen por las redes sociales. Si usted no lo hace, por favor considere unirse a ellos: https://www.facebook.com/notes/fernando-garc%C3%ADa/teorema-capacidad-e-idoneidad/10206984973887956?pnref=story.  Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos