ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Los nominados
Fecha de Publicación: 01/06/2015
Tema: Política

 

En un artículo anterior solicité a los lectores nominar a quienes consideraran idóneos para ocupar el cargo de vicepresidente de la República de Guatemala. Me preocupaba el escenario de la renuncia del Otto Pérez y que, en medio de la celebración general alguien dijera: Bueno ¿y ahora, qué?  


Una de las primeras acciones sería decidir quién habría de suceder a Maldonado como Vicepresidente de la República. Ya que él (Maldonado), de manera inmediata debería ser juramentado como Presidente. Después, tendrá muy poco tiempo para presentar al Congreso una nómina de tres candidatos para que este haga la elección. Creo esas candidaturas deben provenir de los ciudadanos que se han estado reuniendo para manifestar en el Parque de la Constitución.


Es muy importante que esas nominaciones provengan de los pobladores y que sean totalmente ajenas a la Embajada, al CACIF y a los grupos de la “sociedad civil”. Estas agrupaciones buscan abrogarse un liderazgo que no les corresponde, independientemente de los méritos que en otras áreas puedan tener. Aquí se trata de un movimiento de ciudadanos, principalmente de los más jóvenes, actuando de manera individual y no por medio de organizaciones.


La decisión, que corresponderá al ahora vicepresidente Maldonado, así como sus razones para seleccionar conforme la voluntad ciudadana tiene que ver con la necesidad de un liderazgo, tan alto como posible, para poder gobernar  durante los siguientes meses. De esa representatividad y raigambre, así como de la firmeza en las primeras medidas que tome la presidencia (presidente y vicepresidente) dependerá, lo que se pueda lograr en lo que queda del año.


Algunas personas, principalmente quienes abogan por la permanencia de Pérez, promueve estabilidad al Estado y arguyen que, además, queda muy poco tiempo para hacer algo. Que un nuevo equipo perderá mucho tiempo en conocer las gavetas y enterarse de cómo funciona ese mundo de vías, ministerios, ordenanzas, procedimientos... Ponen como ejemplo el cambio de gobierno cuando Serrano fue obligado a renunciar. En los dos años y medio que siguieron –dicen--, perdimos más de lo que hubiéramos ganado con un escarmiento como debió ser.


Estoy en desacuerdo y creo que el ejemplo es equivocado. Me gusta más el de 1944. El 20 de octubre se instaló un gobierno transitorio. El 15 de marzo siguiente, solo cinco meses después tomaba posesión Arévalo como nuevo presidente electo. En cinco meses ese gobierno transitorio hizo muchas reformas, principalmente políticas y administrativas. Y una nueva Constitución. Ahora se cuenta con 7.5 meses. Hay una elección en medio pero entonces también hubo otra. Ahora tenemos 50% más de tiempo que entonces. ¡Ánimo!


Algunos lectores de esta columna respondieron con sendos mensajes, que conservo, indicando los nombres que a juicio suyo podrían conformar esa terna de candidatos a la vicepresidencia. Varios de ellos confesaron haber encontrado insospechadas dificultades para hacerlo. Lo comprendo muy bien; sé que seleccionar a una persona es sumamente complejo, todo lo contrario de criticar una propuesta, que es sumamente fácil. Los nombres que figuran en el listado de abajo así como el de otras figuras que se presenten, deben ser expuestos al análisis público por medio de la prensa independiente.


En ese sentido, y apelando a sus más altos criterios cívicos, es que estoy rogando la asistencia de columnistas, editorialistas, entrevistadores y directores de medios para que con su intermediación se favorezca una elección popular, inédita pero posible.


En el referido artículo anterior anotaba características que, en mi opinión, convendría que los nominados reunieran. Decía que debieran ser personas honestas, con una amplia y demostrable trayectoria como hombres o mujeres de bien. Que fueran figuras públicas, ciudadanos conocidos por la gente bien informada de nuestro país. Que se tratara de personas caracterizadas por su afán de servir al país o a la comunidad y tuvieran éxitos demostrables. Terminaba diciendo que para complementar la personalidad de Maldonado, los nominados debieran ser dinámicos, laboriosos, enérgicos, seguros, activos, eficientes, emprendedores...


Reproduzco la parte alusiva de los mensajes recibidos:

 

Gustavo Porras, Arabella Castro y Francisco Arredondo

 

Marta Altolaguirre, Ricardo Sagastume y Ricardo Flores Asturias

 

Mario Fuentes Destarac, José Rubén Zamora y Marta Altolaguirre

 

Fuentes Knight

 

Sylvia Gereda, Estuardo Zapeta y Gustavo Porras

 

Mario Fuentes Destarac o Gustavo Porras

 

Carolina Roca, María Antonieta del Cid de Bonilla, Marta Altolaguirre, Richard Aitkenhead y Tulio García

 

Óscar Clemente Marroquín, Carlos Enrique Zúñiga y José Rubén Zamora

 

Francis Arredondo, Mario Fuentes Destarac y Manuel Villacorta

 

Sylvia Gereda, Estuardo Zapeta, Susana Barrios Beltranena, Mario Fuentes Destarac  y Eduardo Mayora

 

Mario Fuentes Destarac, Gustavo Porras, Eduardo Süger y Cayo Castillo 

 

María del Carmen Aceña y Quique Godoy

 

Roberto Molina Barreto y María del Carmen Aceña

 

Jorge Canale y Eduardo Stein

 

Eduardo Stein, Luis Flores y Arabella Castro

 

Arabella Castro, Catalina Soberanis y Ricardo Castillo Sinibaldi

 

Hugo Maúl Figueroa


Si usted desea reenviar este artículo, o cualquier otro publicado en Pi, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos