ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

El reemplazo
Fecha de Publicación: 30/05/2015
Tema: Política

Todo lo que nos divida, nos limita y nos conduce a fracasar.
 
El martes pasado recibí, de un estimado lector de Pi, Plaza de Opinión, un correo donde expresaba su acuerdo con empezar a pensar quienes deberán integrar la nómina para vicepresidente. El lector sugería a (copio textualmente): José Rubén Zamora, Fuentes K, Fuentes Destarac, De León Duque (en ciernes) Claudia Paz y Paz y Yasmín Barrientos.
 
Le respondí que personas como Ricardo Méndez Ruiz y Claudia Paz y Paz, al margen de los méritos que puedan tener, son figuras polémicas. Si bien causarían mucha simpatía en un sector, habría fuerte oposición en otro. No se trata de quedar bien con Dios y con el diablo, pero se debe evitar personas y conceptos que promuevan controversia fuerte.
 
Agregué que es muy importante que entre los manifestantes se preserve la armonía que ha predominado hasta hoy. Que solo debe haber objetivos comunes, como pedir la renuncia de Baldetti y de Pérez. Exigir cárcel para los culpables también es meta tanto para ideologías de izquierda como de derecha.
 
Depurar el Congreso de la República conlleva unanimidad en el acuerdo, aunque habría alguna dificultad en decidir quién merece quedarse. Los más radicales dirían que ninguno mientras que los más tolerantes aceptarían la permanencia de entre 15 y 20. También hay acuerdo respecto de la necesidad de limpiar el sistema de partidos políticos, de hacerle una reforma profunda.
 
Muchos burócratas no estarán de acuerdo en hacer una reingeniería total del Estado, porque ello sería contrario a sus personales intereses, pero la inmensa mayoría de ciudadanos clama por una reforma radical. Hay que rehacer los tres organismos del Estado y sus múltiples dependencias. Habrá que empezar casi de cero con las 335 municipalidades, y así… Hay hartazgo en mantener corruptos y en pagar altas granjerías a los líderes sindicales del Estado.
 
Se trata de cambiar las leyes que dieron lugar a la creación de todas esas instituciones y replantear sus objetivos. Habrá que reestructurar la forma como son administradas y los reglamentos que norman sus operaciones. Sobre esa base, decidir la cantidad y calificaciones del personal que cada una requiera. Esa es una tarea exhaustiva que tomará tiempo y requerirá del concurso de muchos ciudadanos y de especialistas en diferentes disciplinas.
 
El indiscutible éxito de las manifestaciones ha descansado sobre el tácito acuerdo en los fines perseguidos. Este debe seguir siendo razonablemente unánime y teniendo el bienestar de Guatemala como consigna. Así las cosas, ahora, cuando se está en el inicio de ese complejo proceso reestructurativo, es el peor momento para conseguir que las manifestaciones apoyen metas conflictivas. Por ejemplo, impulsar una legislación a favor del aborto, del matrimonio gay o de despenalizar el uso de drogas o de armas, temas ampliamente controversiales, solo conduciría a la destrucción de este hermoso movimiento cívico. Esas discusiones deben quedar para después, ahora hay que construir un país.
 
Siempre hemos sido una sociedad dividida, fragmentada, sin propósitos comunes a todos. Estos son nuestros primeros pasos en la búsqueda de una agenda de nación surgida de los pobladores y no de sus autollamados representantes. Todo lo que nos divida, nos limita y nos conduce a fracasar. Esto lo debe tener muy presente el recién formado Frente contra la Corrupción. Ojalá no se les ocurra proponer su propia agenda. Ojalá se limiten a ir a la manifestación y allí averiguar lo que la gente verdaderamente quiere... y obedecer. 
 
El tema inicial de este artículo fue el reemplazo del actual vicepresidente cuando este pase a presidir el Ejecutivo. Aunque muchas veces uno confunde sus deseos con sus pronósticos, pienso que la renuncia de Pérez es cosa de días. No me sorprendería que hubiera sucedido mientras escribía estas líneas. Por eso, lo que procede, dada su inmediatez es pensar quién debe suceder a Maldonado en la vicepresidencia.
 
Creo que la nómina de tres candidatos que Maldonado habrá de entregar al Congreso, debe provenir de los reunidos en manifestación. Conviene que las opciones sean analizadas en la prensa independiente y que un amplio debate público sea generado alrededor de las figuras que puedan ocupar ese cargo. Considero que los nominados deben reunir características como las siguientes:
 
Deben ser personas honestas con una amplia y demostrable trayectoria como hombres o mujeres de bien.
 
Deben ser figuras públicas, esto es, ciudadanos conocidos por la gente bien informada de nuestro país.
 
Debe ser gente caracterizada por su afán de servir al país o a la comunidad y que lo haya hecho de manera exitosa desde sus respectivos campos de acción.
 
Dadas las características personales del señor Maldonado, reputado como tranquilo, reflexivo, sensato, prudente, juicioso… con quien el nuevo vicepresidente habrá de trabajar, las características personales de este habrán de complementar las de Maldonado. Entonces, convendría que el nuevo vicepresidente fuera dinámico, laborioso, enérgico, seguro, activo, eficiente, emprendedor…
 
Tres nombres con esas características acuden a mi pensamiento y los escribo a manera de ejemplo ya que además , destacan por su valentía. Ellos son: Sylvia Gereda, Estuardo Zapeta y Gustavo Porras. Confío que la mayoría de la población que manifestará mañana no los considere controversiales. Aunque en un espacio más amplio, tanto los extremistas de derecha como los de izquierda ciertamente habrán de hacerlo.
 
Una lista más extensa, exhaustiva, debe crearse y permitir que todos puedan ser analizados hasta encontrar a quien mejor pueda manejar los siguientes siete meses de gobierno. Si usted tiene una sugerencia seria y nos la hace llegar, la estaríamos publicando en este medio. Si la envía a cualquier otro medio de comunicación social independiente, muy probablemente este la difundirá. Por Guatemala estamos todos.
 
Si usted desea reenviar este artículo, o cualquier otro publicado en Pi, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 73 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería el&eacu
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos