ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Argumentum

Miénteme, porque estoy sedienta de verdad
Fecha de Publicación: 29/04/2015
Tema: Guatemala

En una cueva se reúnen una mujer y dos hombres iluminados solamente por la luz de una vela. Ella ha sido escogida por los dioses. Es la pitonisa, su nombre proviene de la serpiente que poseía toda la sabiduría de las profundidades, a la que el dios Apolo dio muerte para robarle sus poderes. La pitonisa es la servidora del templo. Solo ella es capaz de oír a los dioses y dar consejo a los hombres, porque su cuerpo y su mente han sido consagrados. Es irreprochable, no está corrompida, es una virgen consagrada, no tiene maldad y vive únicamente para el oráculo. Al menos así lo creen las personas de su cultura.
 
La pitonisa mastica hojas de laurel, amargas, mientras es observada por los dos hombres, que solemnemente le presentan una pregunta escrita en una lámina de oro. Al cabo de unos minutos, tras ingerir las hojas, la mujer empieza a entrar en trance. Sus ojos giran y se vuelven hacia atrás, le empieza a salir espuma por la boca, la lengua le sale cual si fuera una serpiente, y le cuelga ensangrentada y mordida por su propia furia. Su cuerpo sucumbe tras una violenta sacudida y aparecen las visiones.
 
Farfulla entre dientes: “Veo un demonio negro de tres cabezas, que traga montañas y escupe vapor hirviendo, al borde de un precipicio. Un viento huracanado sopla del norte. El monstruo se tambalea, pero su vapor empieza a cubrirlo todo y no me deja verlo”. La visión desaparece por completo y la pitonisa recobra el sentido. Ve la pregunta que le han formulado: ¿Podremos vencer a nuestro enemigo? Ella contesta: “El monstruo está al borde del abismo, los vientos lo empujan, solo hay que esperar”
 
Entonces los hombres se dirigen a la ciudad y le transmiten a la multitud lo que la pitonisa ha visto y relatado. Esto alegra a la gente. El poder de la pitonisa es grande y todos creen en ella. Miéntenos, dice la multitud, porque estamos sedientos de verdad. Así se animan a gritar contra el tirano. En unos días, el monstruo caerá al abismo. Pero no saben que otro monstruo de mil cabezas lo remplazará.
 
La pitonisa, lo mismo que la CICIG, alivia las ansiedades del pueblo. Ambas dan siempre una respuesta ambigua y nunca se comprometen con la justicia. Llegan a ser muy populares, hasta que, debido a su falta de claridad, su credibilidad decae.
 
Es importante resaltar cuán vulnerables somos ante la desesperanza y cuánto nos engañan los oráculos. La indignación nos ciega en un instante y nos dejamos engañar por la horrible mentira. La CICIG únicamente confirmó que fuimos robados, que fuimos traicionados por un gobierno más. Comprobó que estaban robando de manera descarada. ¿No lo sabíamos? ¡Claro que sí!
 
El gobierno de Otto Pérez ha sido un gobierno corrupto, y ya lo sabíamos. Pero además lo sabemos desde hace muchos años, igual que ocurrió con el gobierno de Álvaro Colom, el gobierno de Alfonso Portillo, el gobierno de Oscar Berger, el gobierno de Jorge Serrano, el gobierno de... ¿Cuál no? La CICIG no descubrió la pólvora, pero nos prendió fuego y nos vendió una fe en la justicia que no es real. ¿Por qué los culpables fueron puestos rápidamente en libertad? ¿Sería porque no había suficientes pruebas, ni evidencias para demostrar la existencia del delito? Son delitos que fácilmente pueden ser encubiertos o disimulados.
 
Si hoy quitamos a este gobierno, vendrán otros y robarán igual. Tal vez iremos a manifestar. Tal vez alguien que no esperamos, nos robe la iniciativa y se apodere del movimiento. Así ha sucedido en muchos casos, como en Cuba y Nicaragua, donde botaron a un dictador y entronizaron a otro.
 
Solo si tenemos claro por qué luchamos y cuál es nuestro objetivo, acabaremos con la corrupción para siempre. El poder discrecional del gobierno y la falta de respeto a nuestros derechos individuales permiten la corrupción. Más impuestos hacen al gobierno más poderoso, pero no lo hacen más eficiente.
 
Démosle menos poder al gobierno. El gobierno tiene una mafia muy poderosa, que es la SAT, desde donde recauda el dinero, chantajeándonos todos los días. La solución es muy sencilla: Si nosotros controlamos cuánto damos al gobierno, sabremos cuánto roba.
 
La SAT funciona así: Imaginemos que tenemos una tienda y una mara nos extorsiona diariamente. Nos vemos obligados a pagar para seguir operando nuestro negocio. La discrecionalidad en el cobro de los impuestos convierte a los recaudadores en unos chantajistas que imponen un día una tasa de 5%, otro día 15%, otro una multa, otro nos hace llenar ocho formularios, otro nos confisca la mercadería y finalmente nos pide una mordida, lo cual a veces nos obliga a cerrar porque es imposible que podamos prosperar frente a tanto ataque. No podemos ir directamente a pedir justicia, porque ya con anterioridad nos limitaron este derecho. Entonces decidimos ir al Ministerio Público, a poner nuestra denuncia. Tenemos que llenar otros cinco formularios y el Ministerio Público tiene tres mil denuncias anteriores a las nuestras.
 
Así la SAT puede actuar impunemente. No se trata de conseguir un grupo de santos o de sabios para manejar la SAT. Se trata de limitar el poder discrecional de los funcionarios y devolver el derecho de legítima defensa a los ciudadanos. Por eso debemos manifestar y por eso debemos exigir.
 
La nube que cubre las visiones de la pitonisa no deja ver las verdaderas causas de la corrupción y de la impunidad. La CICIG debe dejar de embriagarse con sus laureles. Sabemos que existen otros delitos peores, asesinatos y homicidios. ¿No son también encubiertos? Ya he mencionado que no podemos ir directamente a pedir justicia porque con anterioridad nos han limitado este derecho. Esos delitos permanecen entre densas nubes. ¿Acaso han sido investigados por la CICIG con la misma indignación? ¿Pero qué viene después? ¿Cien años de nuevas tragedias? No es posible que sigamos tirando nuestras desventuras al abismo.
 

Igual que con las demás publicaciones de Pi, si usted desea reenviar este artículo, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.equisequis@Gmail.com


 
 
   
Powered by NeBSGT