ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Brújula

¿Sabías que hasta hace muy poco?
Fecha de Publicación: 18/04/2015
Tema: Política
Los candidatos presidenciales de los tres partidos “punteros”, día a día,  violaban la ley ¿¡Y nadie hacía nada!?
 
Que, a pesar que los ciudadanos sentían una angustiosa indefensión ante los abusos, atropellos e ilegalidades que a diario cometían los aspirantes a la presidencia, a las alcaldías y a las diputaciones ¿¡Nadie hacía nada!!?
 
Que, los candidatos en oferta habían llegado al colmo del descaro y la desfachatez de no importarles ser algo más que meros productos hechos a base de slogans, cancioncitas y ofertas absolutamente vacías de contenido ¿¡Y que nadie hacía nada!!?
 
¿Nadie hacía nada? Y es que ahora no es tan solo que me resista, es que esta vez ¡rotundamente! me rehúso a ser nuevamente acorralada en la trampa de elegir a un mal candidato para evitar que otro igualmente malo o un tantito peor, suba al poder. Esta vez, rehúso volver a caer en el juego perverso de sentirme arrinconada y cual boba, acudir a votar por uno solo de los tres candidatos que, hasta el hartazgo, ya han comprobado tener cero respeto por la ley.
 
Pero ante todo, lo que es más importante aún, esta vez, rechazo actuar cual oveja en redil porque no estaría haciendo buen uso de mi libertad constitucional de elegir sin coacción alguna; ni estaría ejerciendo mi legítimo derecho ciudadano a votar por el candidato de mi agrado ni por la persona idónea que me gustaría ver llegar a la presidencia. ¡Barajo! si esta vez vuelvo a servir las ansias voraces e interesadas de los lobos que están despojando a mi Guatemala.
 
Esta vez, de antemano, descarto votar por cualquiera de esos ruines candidatos a quienes atinadamente, Colom, se refiriera como los tres “Jinetes del Apocalipsis” En esta oportunidad, el ex mandatario no se equivoca al interpretar la decepción general que abruma los ánimos de la hastiada población. El rechazo que se tiene por el cinismo de aquellos que, violando leyes, atropellando costumbres y, en abierta burla a la ciudadanía pensante y consciente, dilapidan obscenas fortunas con tal de ocupar el ansiado “trono” presidencial.
 
¿Acaso no tienen algún respeto por la miserable pobreza que asola a grandes sectores de nuestro esquilmado país? ¿Por las enormes extensiones de propiedad pública y privada de la que ilegalmente se apropian, estropean y contaminan con sus irracionales campañas?
 
Ni en sueños daré mi voto a alguno de los que han llegado al colmo de, a sabiendas y malintencionadamente, explotar la ingenuidad de los más necesitados y más pobres. A la bajeza de dirigir sus ruidosas campañas promocionales hacia los millares de personas de la población que, por falta de preparación e información, carecen del criterio suficiente para oponerse a ser utilizados con tanta alevosía.
 
Es trágico que las ambiciones insaciables de políticos inescrupulosos se valgan del espíritu de feria, de marimba y de cohetillos que cohabita con la melancolía de nuestro pueblo y que estos traficantes de la miseria, con el fin de ganar votos, revistan sus campañas de fiesta para promocionar sus intereses.
 
¿A quién culpar por el ilimitado irrespeto que los políticos han llegado a tener por la ley? La respuesta no es lo difícil que pareciera ser; pienso que, por un lado, el sentimiento de impotencia y la falta de confianza que los guatemaltecos hemos llegado a tener en nosotros mismos, nos ha colocado en una relación de dependencia enfermiza que, como sociedad y como país, nos debilita y nos humilla cada día más.
 
Y por el otro, esa misma debilidad nos viene incapacitando e impidiendo ver que podemos ¡debemos! ejercer nuestros derechos mediante exigir a nuestros operadores de Justicia que cumplan con su deber.
 
¡Para eso están allí! ¡Para eso les pagamos! Nosotros, ni más ni menos, somos quienes les damos o retiramos el poder. Quienes los contratamos o los despedimos.
 
¿Por qué el silencio de las cortes ante la vergonzosa lavada de manos a lo “Pilatos” del CSU de la USAC con la tesis de Baldizón? Hay hartas evidencias que muestran que el “amo” del LIDER tiene la curiosa afición de plagiar escritos ajenos y de “presionar” a quienes señalan sus malas hábitos ¿Acaso no son también "cómplices" de fraude el CSU de la USAC y las cortes que descartan las denuncias presentadas por estos delitos?
https://www.cronica.com.gt/cronica-del-dia/csu-dice-que-no-le-compete-conocer-plagio-en-tesis-de-baldizon_49a667/
 
De los ilícitos, la corrupción y los “negocios” de Otto Pérez, Baldetti, López Bonilla, Gudy Rivera, Sinibaldi, Villavicencio y la corte de saqueadores que les acompañan hay abundantes denuncias y kilómetros de material escrito que el MP no puede ni debe seguir ignorando.
 
Por si fuera poco: como muestra de idiotez y desvergüenza, el ofensivo spot publicitario del partido oficial  ¡Y nadie hacía nada!” que no solo evidencia un monumental desprecio por el cociente intelectual del votante común sino que da por sentado que el grueso de la población vive en total ignorancia de cuanto acontece a su alrededor. Spot publicitario que, como boomerang, no solo ha rebalsado paciencias sino ha servido para atizar la llama ardiente del amor patrio y para reavivar el interés de participación de los buenos hijos de la patria: la inmensa mayoría de guatemaltecos conscientes y honrados.
 
Y ni loca, votaría por Sandra Torres, las argucias, las mentiras y las artimañas de esta “pobre madre soltera” (sus palabras) no tienen límite. Como tampoco lo tienen su desmedida ambición ni su corazón colorado, castrista, chavista, populista y tan “Maduro” como cualquiera de los actuales caudillos de algunos países de UNASUR. De su paso por la “presidencia” que usurpara de su marido, renegado por “amor a Guatemala” (fraude de ley) aún queda el sabor amargo.
 
Con las noticias estruendosas de ayer, lo guatemaltecos debemos tomar consciencia que de no involucrarnos, que de no espulgar la carta de vida de cada una de las personas interesadas en ocupar un puesto público, la corrupción seguirá corroyendo a nuevos funcionarios y la presidencia de nuestro país, continuará siendo ocupada por personas inescrupulosas y corruptas e incapaces.
 
Los operadores de justicia tienen suficientes pruebas a su alcance para proceder en contra de quienes violan la ley. Y, ante todo, tienen el serio compromiso de respetar el sagrado deber de velar por la justicia y la gorda responsabilidad cumplir con la ley. Máxime cuando, estas personas que actúan al margen de la ley, tienen la ambición de llegar a la presidencia.
 
Hoy el “no hacer nada” no es opción para los ciudadanos honrados y decentes. Debemos limpiar el rostro público de nuestra patria. Por lo pronto, pongo mi granito de arena: Pido, como ciudadana que soy, que el presidente de la República exija de inmediato la renuncia de la señora Baldetti. Pido también, al TSE que prohíba todos los spots publicitarios del partido oficial que insulten la inteligencia de los guatemaltecos.
 
¿Qué dicen? ¿Empezamos a exigir?
  
Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.brujula@gmail.com