ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Discusiones en torno a República. Epílogo
Fecha de Publicación: 31/03/2015
Tema: Filosofía
Como siempre, las discusiones en torno a un tema como el de La República o La Democracia, difícilmente concluyen en un acuerdo o se llega a una gran conclusión. Además, resolver de manera definitiva nunca podría ser la finalidad. Lo que sí se puede afirmar, es que las exposiciones presentadas habrán enriquecido el conocimiento de quienes las siguieron. Posiblemente les habrán motivado a pensar y, si eso fue logrado, entonces el tiempo invertido, principalmente por parte de los lectores, habrá valido la pena.

Cuando la República solo toma de la democracia el consenso (votación) para renovar a las autoridades, y la institucionalidad descansa en la legislación en vigor, todo irá bien mientras esa legislación sea sana y existan mecanismos viables para su permanente actualización. Pero ese no parece ser el caso de nuestra legislación.

Posiblemente, la mejor evidencia de lo anterior la ofrezca el movimiento ProReforma. Sin entrar a calificarlo, solo refiero que nunca llegó al referéndum previsto por la Constitución. ¿Lo habría votado la población? ¿Habría modificado nuestro sistema político? Nunca lo sabremos. Pese a haber cumplido de sobra con el procedimiento constitucionalmente establecido, los diputados se erigieron jueces y lo sentenciaron a ser engavetado.

Aún si el Congreso fuera probo ––supuesto que actualmente no se puede considerar siquiera–– habría que asegurar que la legislación también lo es. Si fuéramos una comunidad religiosa como son ahora los países islámicos o como lo fueron los Estados Unidos en la época de su independencia,  entonces basar la Constitución en el Corán o la Biblia sería suficiente. Pero no somos una comunidad religiosa. Por lo contrario, la participación de libre pensadores en nuestra nación es creciente.

Moris Polanco escribe un ensayo que titula El derecho natural clásico y el derecho natural moderno (https://www.academia.edu/11509252/El_derecho_natural_cl%C3%A1sico_y_el_derecho_natural_moderno). Algunas ideas expuestas en ese documento, acaso podrían resolver el asunto cómo dar origen a una constitución y la legislación que de allí derive, prescindiendo de conceptos propios de la divinidad.

Cito dela autor: En el estado de naturaleza, todos los hombres tienen derecho a todo; no existe la propiedad privada ni leyes que la regulen. Simplemente, el primero que llegue o el más fuerte, se apropia de todo lo que pueda acaparar. La ley, en cambio, es propia del estado de sociedad, en el que el hombre ha aceptado la autoridad de un soberano. Al estado social o civilizado (cuya principal característica es, precisamente, la existencia de leyes que limitan la libertad), se llega por necesidad de supervivencia.

Volviendo a la discusión sostenida el mes pasado: Dentro de los lectores que se interesaron, cada quien tuvo su propia lectura. Algunos buscaron un ganador del debate. Así, uno ellos escribió: Lindo debate....me quedo con la opinión de Carlos. Otro dijo: De las opiniones de Alberto Garín y Carlos Molina Mencos, no se entiende muy bien cómo está proyectado cada número, ni si ambos escritores están conscientes de que están compitiendo con el otro o lo hacen “por su lado”. Pero me parece que Carlitos se lo está almorzando a Garín. En lo único que difiero es en el tono: Carlos se envalentona y se pone casi ofensivo (o sin el casi) pero encuentro que sus argumentos son mucho más centrados e impecables que los del otro lado. Interesante la experiencia.

Otros lo conectaron con la realidad nacional, afirmando uno de ellos: Yo apoyo "la Republica " sin embargo en nuestro medio no ha podido enraizarse por la falta de respeto que tienen los funcionarios de turno a las "Leyes". Otro más, dijo: Queda claro que somos una república, ahora hay que explicárselo a las turbas que toman decisiones en las encrucijadas de los caminos.

Algunos, en cambio, conectaron con sus propias visiones sobre el asunto de fondo. Esta es una de ellas: República es la administración del Estado y gobierno. Democracia es la forma ideológica y política de gobernar la Republica, es un proyecto de nación de corto, mediano y largo plazo para gobernar el Estado de forma política. La administración de la Republica no precisa de ideologías políticas, sino de profesionales y técnicos en el ramo de la función pública, administrando los tres poderes del Estado. El proyecto de nación nace de la propia República y no de la democracia política.


Otro apreciable lector de las publicaciones de Pi, refiriéndose a los derechos inalienables de los ciudadanos escribió: La constitución de los Estados Unidos menciona "Life, Liberty and the pursuit of Happiness” (Vida, libertad y la búsqueda de la felicidad). Sin ser americanizado me parecen muy buenas esas palabras. De qué nos sirve todo si no estamos contentos. Si lo que pasa alrededor no le permite a uno y a su familia vivir tranquilos y contentos. El chofer y el ayudante de camioneta salen a su vida diaria, sabiendo que talvez no regresan. A la señora Devine le acaban de invadir su finca, que había transformado en parque turístico ecológico. Años antes había sufrido el asesinato de su esposo. ¿En dónde pueden ella y sus familiares encontrar la felicidad?

Acaso el comentario que mayor impresión me causó fue el de una lectora que a su vez es escritora, novelista laureada y con experiencia en instituciones de gobierno. Ella dijo: Como siempre, las discusiones en torno a este tema son dogmáticas y alejadas profundamente de la realidad.  El sistema legal o jurídico no es un Dios.  Es un discurso del poder.  Cuando no existe democracia, sino exclusivamente "República", lo que estamos asegurándonos es el imperio de los más poderosos, generalmente los más ricos... Sus mensajes son para gente acrítica.

Mi lectura, después de esta discusión y de los mensajes recibidos, es poco optimista. Llevada al campo ideológico, la República se fundamentaría en conceptos de derecha, al tiempo que la Democracia lo hace mejor con la izquierda.

Esto explicaría los alegatos que afirman, por ejemplo, que las huelgas de los sindicatos de empleados públicos en salud y educación, así como la toma de carreteras por parte de campesinos son actos que vitalizan la democracia.

Visto de esa manera, la legislación que ha sido dictada en el congreso por los diputados solo ha conseguido crear un orden legal (que además no se cumple) y no un ordenamiento jurídico. Esto reforzaría la idea de que la discusión desarrollada es eminentemente académica e irrelevante para la vida ciudadana de todos los días.
 

Si usted desea reenviar este artículo, o cualquier otro publicado en Pi, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en Pi.Teorema@Gmail.com

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos