ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Reflexión

Los debates políticos en Guatemala
Fecha de Publicación: 18/03/2015
Tema: Política
La semana pasada, el licenciado Roberto Ardón Quiñonez me confirió el honor participar en la presentación de su libro Los debates políticos en Guatemala. Este es un resumen de la exposición que compartí en esa oportunidad.
En su obra, Roberto aborda un tema que no solo refresca la memoria histórica de las últimas décadas del siglo pasado, sino también formula un análisis técnico de las características y de las circunstancias de cada momento, de los personajes involucrados, los formatos utilizados y las estrategias que guiaron a los contendientes a alcanzar el objetivo político que perseguían.
El libro contiene un prólogo y cinco partes:
Prólogo: Escrito por Felipe Valenzuela, resalta el acierto de escoger “tres célebres debates de la historia política del país”. Fueron célebres tanto por la circunstancia del momento, como por la calidad de los participantes. Destaca la calidad de estos ciudadanos por su compromiso con el país, sus amplios conocimientos y su experiencia.
Ellos participaron en la vida pública, con interés y convicción, pero también, con la congruencia de escuchar y respetar el igual derecho de su contraparte a exponer sus ideas y debatirlas con argumentos bien sustentados.
Introducción: El autor inicia diciendo: “Quiero pensar que recordando los grandes acontecimientos del debate político nacional, se puede contribuir a que una nueva generación de políticos retome el camino valiente de exponer y confrontar sus argumentos en este tipo de formato”.
Los analistas coinciden en que la indiferencia y el escepticismo que priva en la ciudadanía en relación con la elección de sus autoridades, proviene al menos en parte, de la ausencia un debate que presente ideas y propuestas con sustento ideológico y científico.
Hay escasa profundidad y congruencia entre lo que se espera de un proyecto político serio y lo que los partidos ofrecen. Las propuestas se reducen a buscar resultados de corto plazo. Se abusa del mercadeo político. La distribución de prebendas y beneficios, en vez de debate con ideas y principios, desincentiva el interés de los ciudadanos preocupados por la situación del país.
El autor describe las razones para escoger los tres debates en particular y señala que lo principal fue el impacto que tuvieron en el curso de la historia y el momento en que ocurrieron, “…suficientemente lejos para analizarlos desapasionadamente y suficientemente cerca para motivar el interés de la generación que los lee.”
Capítulo I. Primer debate. Fecha 8 noviembre de 1977, lugar Canal 11. Participantes: José Trinidad Uclés y Francisco Villagrán Kramer. Moderó: Federico Zelaya Bockler.
Antecedentes: Dos partidos políticos, el Partido Revolucionario (PR) y el Partido Institucional Democrático (PID) habían decidido unirse para apoyar la candidatura de Romeo Lucas García. La Vicepresidencia era importante para ambos. Después del debate entre los precandidatos propuestos por El PID y el PR, Lucas habría de decidir quién le acompañaría como candidato Vicepresidencial.
Se definieron como puntos principales a debatir: a) La Economía con intervención del Estado vs. Economía de mercado b) La paridad del quetzal con el dólar c) La educación d) La cogestión e) Compra de armas y f) Reformas a la Constitución (en vigor la de 1965).
Villagrán Kramer sustentaba la necesidad de una reforma profunda o una nueva Constitución producto de una amplia participación ciudadana mientras el doctor Uclés afirmaba que lo que hacía falta era la voluntad política para hacer cumplir sus preceptos.
Lucas escogió como compañero de fórmula a Villagrán Kramer. Ambos fueron elegidos y tomaron posesión en julio de 1978. Villagrán Kramer renunció al cargo dos años después (septiembre de 1980).
Capítulo II. Segundo debate.Septiembre, 1976. Participantes: Manuel Colom Argueta y Alejandro Maldonado Aguirre. Lugar: Canal 7 de televisión, programa “Estudio Abierto”, duración de 53 minutos. Lugar: Canal 7 de televisión, programa “Estudio Abierto”, duración de 53 minutos. Moderó Mario Solórzano Foppa
En palabras del autor, la relevancia histórica de este debate es la presencia de dos jóvenes políticos con trayectoria en cargos públicos, que presentan en televisión sus proyectos de país, de conformidad con su corriente de pensamiento. En el curso del debate, ellos muestran estatura intelectual, modernidad y capacidad de propuesta.
Así, dos políticos con posiciones definidas asistieron a debatir sus ideas y percepciones. Alejandro Maldonado, había sido diputado por el MLN, (1966-1970) y se le identificaba con posiciones de derecha. Manuel Colom Argueta había sido Alcalde (1970-1974) y representaba posiciones de izquierda. Cabe resaltar que posteriormente, el 22 de marzo de 1979, en una auténtica cacería humana, Manuel Colom Argueta fue asesinado en la zona 9 de la ciudad, por elementos armados del gobierno, junto a sus guardaespaldas.
Capítulo III. Tercer debate. Fecha: 10 de noviembre de 1990. Lugar: Casa presidencial. Moderó: No hubo moderador. Participantes: Vinicio Cerezo Arévalo y Jorge Serrano Elías;
No hay exageración al afirmar que este debate cambió el curso de una elección y con ello y lo sucedido después, la historia del país.
Contexto: Trece candidatos aspiraban a la presidencia del país para las elecciones a celebrarse el 11 de noviembre de 1990. Las preferencias favorecían a Efraín Ríos Montt (FRG) quien contrario a su participación anterior esa vez lo hacía desde posiciones de derecha. Le seguía Jorge Carpio Nicolle (UCN) quien se definía en el centro político. Alfonso Cabrera (DC) y Álvaro Arzú (PAN) también ocupaban posiciones privilegiadas al inicio de la contienda.
El Tribunal Supremo Electoral conforme a la prohibición contenida en la Constitución Política, negó la inscripción a Ríos Montt. El gobierno de la Democracia Cristiana, bajo la presidencia de Vinicio Cerezo, mostraba un enorme desgaste político y poca o ninguna credibilidad. Además, su candidato Alfonso Cabrera, sufrió problemas de salud y perdió parte del apoyo oficial a su candidatura. Así, todo parecía indicar que el ganador sería Jorge Carpio o Álvaro Arzú.
En ese contexto, el presidente Cerezo retó a los candidatos a participar en un debate con él en el marco del programa “Conversemos” que se conducía en Casa Presidencial organizado por la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia (Cerezo afirma que se trataba de una conversación pública y no de un debate formal). Por cualesquiera razones, únicamente Jorge Serrano aceptó el desafío de Cerezo e hizo acto de presencia quedando vacía la silla asignada al candidato de la UCN, Jorge Carpio.
Tanto Cerezo como Serrano tenían una merecida reputación como grandes oradores. Serrano, con más escuela, había ganado varios concursos nacionales e internacionales de oratoria. El debate fue dominado ampliamente por Serrano quien develó los grandes errores cometidos por Cerezo en el ejercicio de la presidencia. Ante lo contundente de las evidencias presentadas, Cerezo hubo de hacer enormes concesiones.
El éxito de la participación del candidato opositor levantó su imagen de manera inmediata hecho que sumado a la negativa de inscribir la candidatura del General Ríos Montt, el respaldo de este y el consecuente apoyo de la Iglesias Evangélica catapultó a Serrano a un segundo lugar en la primera ronda y un triunfo aplastante (68 –32), aunque con muy poca participación ciudadana (45%) en el balotaje. Serrano fue depuesto por crímenes contra la Constitución el 31 de mayo de 1993.
Capítulo IV. El debate político en la historia de la televisión.
El autor termina su libro citando los grandes debates televisados en países como Estados Unidos, Francia y España. Agrega otro local, por la Municipalidad de Guatemala, que fue poco exitoso.
Al finalizar compartí con el auditorio unas palabras de Marco Tulio Cicerón -51 A.C- (Sobre la República; Sobre las leyes) ¿Qué puede haber más hermoso que una República gobernada por la virtud? Cuando el que manda a los otros no es esclavo de ninguna pasión; cuando él cumple todas las normas que da e impone a los ciudadanos; cuando no impone leyes al pueblo que él no cumpla el primero; y presenta su vida como ley (y ejemplo) a sus conciudadanos.
Si usted desea reenviar este artículo, al igual que con las demás publicaciones de Pi, por favor siéntase con plena libertad de hacerlo. Si desea hacer un comentario, este será bienvenido en PlazaOpinionPi@Gmail.com
 
 
   
Powered by NeBSGT