ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Apuntes

Siendo positivos
Fecha de Publicación: 12/03/2015
Tema: Política

 Tratando de analizar los resultados de la gestión administrativa del gobierno desde un ángulo positivo, me sumí en el más profundo pesimismo al concluir que nada de lo que está en sus manos funciona.

No funciona la educación, la salubridad, la seguridad, la red vial, las autoridades,  por tan solo mencionar los puntos más álgidos e importantes para la población.

Entre la propaganda del gobierno que satura los medios, oí la relativa al robo de celulares en las calles, al estado de la hambruna infantil y de las carreteras del país y que indica que “antes nadie hacía nada” y que ahora “desde hace 3 años que este gobierno se encarga las cosas son diferentes”… la verdad no podía creer lo aseverado en la propaganda y me cuestioné quien habría aprobado tal spot publicitario porque me costaba creer que el propio Presidente, si es que vive con los piés en Guatemala pudiera haberlo aprobado para su publicación.

Basta caminar por una calle, por una carretera y visitar la provincia para comprobar lo contrario. La delincuencia sigue a todo vapor al ser la efectividad de las autoridades y tribunales prácticamente inexistentes para los fines por las que fueron teóricamente establecidos. La hambruna está patente en toda la niñez y el estado de las carreteras reflejan un abandono total e irresponsable a pesar de la propaganda del gobierno en las mismas que indican “carreteras seguras”

El país está a la deriva en una anarquía sin precedentes. Anarquía universal confundida con democracia y derechos humanos… tenemos ejemplos abundantes de cada una de las transgresiones que se cometen y de la confusión entre Orden y Democracia, confusión de la que existe publicada un buen número de artículos a cuál más atinados.

El tránsito vehicular es una muestra, cada día está peor y sin que aparentemente le importe a alguien o que haya alguna institución encargándose de resolver el problema o de capacitar a sus encargados en todos los niveles que es necesario. Las infracciones al Reglamento de Tránsito de todos los tipos y colores, infracciones por cierto cometidas incluso por las autoridades, están a la vista de todos a plena luz del día y el deficiente estándar de diseño es evidente en todas las calles y carreteras.

El cinismo y desfachatez del gobierno no puede ser mayor, ni siquiera se inmutan en sus declaraciones y falsedades.

El presupuesto nacional de gastos sigue creciendo al igual que el consecuente endeudamiento y ya se hizo automática la excusa de la falta de fondos para atender las necesidades de cada sector administrado por el gobierno.

Este año electorero me imagino que nos espantará en materia de compras a marchas forzadas de insumos estatales de forma de cerrar con broche de oro los zarpazos de los actuales administradores públicos, aunque sea de cosas no prioritarias ni fiscalizables o inservibles.

Y llevamos 4 gobiernos sin un proyecto de envergadura nacional y digamos qué menos mal, pero sin proyectos nacionales el crecimiento del presupuesto nacional solo obedece a aumento de los gastos de operación y escasamente mantenimiento. 0 inversión.

Y hablando de inversión ¿cómo podrá hacerse en medio de esta jungla legislativa?, sin respeto de las leyes y sin respeto certero a la propiedad privada y sin frenar las acciones de hecho habidas en el desarrollo de proyectos de infraestructura como lo son minería, hidroeléctricas, líneas eléctricas de transporte, redes de distribución de energía eléctrica, bloqueos de carreteras, etc. etc. etc.

Y nuestro Presidente asistiendo a foros con mandatarios extranjeros para propiciar inversiones en el país. ¿Será que ahora que estuvo por aquí el Sr Rajoy alguien del gobierno la habrá pedido que deje España de financiar los grupos subversivos que se oponen a la inversión privada en el país? ¿o que su embajador deje de entrometerse en asuntos de nuestros jueces y tribunales?

No suena muy coherente que el Sr Rajoy venga con un discurso de propiciar la inversión de empresas españolas en el país y con la otra mano producir inestabilidad jurídica y generar oposición local a la inversión privada. ¡Sopas con honda! ¿o no sabrá el Sr Rajoy estos detalles?

Sobre cada uno de los problemas mencionados como ejemplos, podríamos extendernos en detalles hasta el aburrimiento y nos es esa, en este artículo, mi intención.

Mi intención, como dije al principio de esta nota, es ser positivo y en consecuencia y para transmitirles a ustedes, mis respetables lectores, ese optimismo, les diré que encontré que a excepción del gobierno, todo lo demás funciona muy bien y que nuestra gente, el chapín que trabaja fuera del gobierno, es nuestra mayor riqueza.

También encontré que nuestros empresarios son exitosos en sus gestiones y que despliegan un liderazgo regional muy significativo en las áreas que gestionan.

Es decir que lo único que funciona mal en este país, es el gobierno y que si lo arreglamos, saldremos airosamente adelante y dejaremos de estar lamentándonos de tanto infortunio y de tanto abuso cometido por el gobierno. Será como quitarnos una lápida de encima. Es solo uno el problema y se llama “el gobierno”, este estilo y giro al que lo han llevado.

Claro que también tendremos que entender que no es delegando las responsabilidades que podremos cambiar el rumbo de las cosas. Hay que participar señores y hay que subir el nivel intelectual y la calidad moral de nuestros administradores.

Tenemos a nuestro alcance la experiencia acumulada en los sectores de energía y comunicaciones, básicamente administrados por el sector empresarial privado durante los pasados 20 años. ¿se acuerdan como eran estos servicios antes, en manos del gobierno de turno?

Ni más ni menos, eran iguales al resto de los sectores que siguen administrados por el gobierno hasta el día de hoy. Es decir un desastre y otra bolsa de enriquecimiento ilícito para los respectivos administradores de cada uno de ellos y de endeudamiento nacional al límite de haber ocasionado el cierre de ventanillas para el país.

Y además no había ni luz ni teléfonos ni sus derivados. ¿no les parece a ustedes que lo mismo pasa hoy día con la salud, la educación, la seguridad, las carreteras, etc. etc. etc.? ¿ no les parece que ya llegaron a la calificación de desastrosas?

Y si el cambio funcionó positivamente ya por 20 años en los sectores de energía eléctrica y comunicaciones, ¿Por qué no intentamos hacerlo igual en el resto de actividades fracasadas por la administración del gobierno?

Y no estoy proponiendo cerrar el gobierno, simplemente propongo quitar las exclusividades que se le otorgan al gobierno para la prestación de estos servicios o de todos en general y que sea el consumidor el que escoja quien lo atiende. A la vuelta de unos años, el gobierno desaparecería solo o se reducirá a un nivel insignificante en la economía del país y quien quita se dedicara entonces a las funciones propias de un verdadero gobierno.

Un nivel más eficiente de implementación sería mediante el uso de la infraestructura existente y en manos del gobierno de forma que la gestión la realizara el sector privado, pero esta opción es más sensible al ataque populista, tendencia terriblemente negativa y muy usada en estos tiempos por políticos que pretenden entronizarse en el poder regalando lo que es de todos.

Pero no será con la ley recientemente aprobada relativa a la formación de empresas público-privadas que se logre la gestión exitosa. Esa ley excluye de la gestión mixta específicamente a la educación ¿podría apostar usted a quien la escribió y con qué objetivos puso la barrera? No podemos seguir un esquema de gobierno “diseñado por el enemigo”…

Nadie debiera oponerse a una política administrativa que le permitiera al ciudadano escoger el proveedor de sus servicios a su elección. Por lo menos los políticos que se sientan afectados por el cambio, no podrían vociferar en contra de la libertad del ciudadano, misma que es la base de una república y que hoy por cierto, le tienen negada sus gobernantes.

piapuntes@gmail.com