ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Apuntes

Despedida a una pionera
Fecha de Publicación: 17/12/2014
Tema: Gobierno

 1991, Guatemala, Sector de Energía Eléctrica. En el mes de julio sentimos los efectos de la Corriente del Niño. El 94% de la energía eléctrica generada, provenía de plantas hidroeléctricas.

Las plantas de generación que conformaban el parque térmico estaban en total abandono de mantenimiento y más de la mitad de la capacidad del parque termo eléctrico estaba fuera de operación.

El impacto de la sequía en la generación hidráulica no se hizo esperar. El 24% de las horas del día fueron de racionamiento energético.

El 42% de la Deuda Externa del País estaba ubicada en las inversiones del Sector Eléctrico Nacional, los préstamos incurridos estaban atrasados en sus amortizaciones y las ventanillas de desembolsos y de nuevos préstamos estaban cerradas para el país.

El fenómeno atmosférico afectó la región latinoamericana y cada uno de los países que la integran salieron a tratar de resolver el problema de suministro de energía buscando plantas de generación térmica de rápida instalación, léase turbinas de gas de combustible diesel y/o motores reciprocantes de combustible bunker.

La búsqueda, identificación y evaluación de equipos para generación de energía eléctrica disponibles en el mercado internacional, se convirtió en una maratón de compradores.  

Entre otras cosas aprendimos que el KW más caro era el que no se tenía.

Iniciamos la reparación de todas las turbinas de gas existentes y adicionamos una nueva planta, una de ciclo combinado de 50MW. Cada planta reparada que entró en operación mitigó el racionamiento y con la entrada en operación de la primera etapa de la nueva planta adicionada terminaron los racionamientos.

Una vez satisfecha la demanda nacional, ofrecimos a El Salvador solucionarle el problema de su racionamiento, negociamos el precio de venta de energía en su frontera utilizando la línea de interconexión construida y operada sin interconexión entre los dos países hasta esa fecha y obtuvimos de las ventas que hicimos, los ingresos económicos que permitieron cubrir el total de sus costos de generación y los de la reparación del parque térmico nacional.

Desde entonces la línea de interconexión ha operado conectada entre los dos países sirviendo de interconexión eléctrica de los sistemas eléctricos de ambos países. Siguiendo ese ejemplo operativo, se conectaron las interconexiones centroamericanas existentes favoreciendo la estabilidad eléctrica de los sistemas y el intercambio de energía entre ellos contribuyendo entre otros factores, a optimizar los precios de energía eléctrica en la región.

Habían transcurrido escasamente 4 meses desde el inicio del racionamiento, tiempo record para reparar las plantas viejas y para instalar una planta nueva, 3 meses desde la firma de su compra hasta la puesta en operación de la primera etapa. La segunda etapa estuvo lista 2 meses después.

El financiamiento para la compra de la nueva planta, fue resuelto mediante un préstamo de un banco privado y garantizado por EXIMBANK, único caso de financiamiento privado otorgado a una  entidad de propiedad estatal. Esta planta adicionada fue por cierto vendida una vez superada la crisis y fue la última inversión en generación hecha por la EEGSA.

El INDE en contraste tiene de nuevo, la Central Térmica Mauricio en Escuintla, en total abandono y desuso y las máquinas generadoras rotas y fuera de operación, ocupan un espacio de costo de oportunidad valiosísimo sin que ello le importe a nadie. “Lo que es de todos, no es de nadie”

Los funcionarios encargados del sector eléctrico de aquel entonces, sentimos los efectos del racionamiento en pellejo propio, hicimos propia la responsabilidad de resolver técnica y económicamente el problema heredado de una vez por todas y para siempre. La premisa fue que Guatemala no volviera a sufrir en racionamiento de energía eléctrica.

La alternativa que escogimos fue la de no invertir en plantas de generación sino en comprar la energía a productores privados. Así se abrió un capítulo nuevo en Guatemala, nuevo por cierto para Guatemala y para toda América Latina. Por ser los primeros en abrir el mercado regional a inversores privados, captamos la atención e interés de los inversionistas. Llovieron ofertas e inversionistas interesados. 

Firmamos, en 1992, el primer contrato por 110MW con un generador independiente (Independent Power Producer, IPP), de nombre Texas Ohio Power quien no pudo resolver el financiamiento y con nuestra anuencia, vendió al contrato a ENRON POWER. El suministro de energía se inició en 1993 y la duración del contrato fue de 15 años.

Para el Sector Eléctrico de Guatemala, la adición de 110MW constituyó la adición más grande, por el doble, de las hechas hasta esa fecha. Para el productor independiente significó el primer contrato firmado en América Latina y para el constructor de las barcazas fue el proyecto más grande que hubiera construido, siendo casi 6 veces mayor que otro proyecto de una planta flotante y no menos significativo fue el haber conseguido su financiamiento cuando los bancos de desarrollo no garantizaban préstamos en Centro América. El Productor Independiente y el Constructor, Watsila, compartieron los riesgos del Contrato ante los financistas.

Y para el Comprador de la energía, una nueva era había iniciado en Guatemala y su ejemplo era seguido por los demás países del área. Guatemala no volvió a sufrir los efectos de las sequías ni volvió a sufrir racionamientos y lo más importante, el nuevo esquema de desarrollo del Sector Eléctrico puesto en vigencia, permitió construir en un Fast Track todos los proyectos de generación hechos en los pasados 22 años satisfaciendo la demanda en forma rentable y sin incurrir en deudas nacionales. Ninguno de los contratos de suministro de energía eléctrica al Sistema Nacional Interconectado, desde entonces, tiene garantía o aval nacional.

El tema de generación y suministro de energía eléctrica, quedó resuelto y para Guatemala, como líder del proceso en el área, significó además la formación y desarrollo de ejecutivos  que tienen la batuta en el mercado centroamericano. La evolución del mercado de energía eléctrica en Guatemala está a la vista, así como también su constante desarrollo y crecimiento y Guatemala no volvió a sufrir los efectos de un racionamiento de suministro de energía eléctrica.

Pues bien, de las dos barcazas que constituyeron la primera planta privada de generación de energía eléctrica en Guatemala y que cumplió con sus términos contractuales generando durante 6 años adicionales, será trasladada a un nueva posición de operación en Panamá cerrando su participación en un capítulo que se inició , con su puesta en operación, en 1993 en Guatemala. La planta pionera se retira en busca de nuevas oportunidades de negocio en mercados con mayores necesidades que el guatemalteco. 

A la fecha se han instalado muchas plantas de la misma tecnología y con el mismo esquema contractual sin hacer las olas que hizo la primera planta flotante, olas  que incluyeron hasta una homilía del entonces Obispo de Escuintla, deseando para mí y para mi familia todas las desgracias y maleficios que la instalación de las barcazas en Puerto Quetzal ocasionarían a los habitantes del área …

Como muestra del éxito del esquema de desarrollo que pusimos en práctica en 1992, basta mencionar que el propietario de las barcazas adicionó sin contrato de venta de la energía y cotizando semanalmente en el Mercado Spot, otros 110MW, es decir duplicó su capacidad instalada en el mercado guatemalteco y actualmente, construye la mayor planta de generación térmica en Centro América, 300MW, con combustible a base de carbón.

A la pionera: buen viaje y muchos éxitos, su polifacética misión en Guatemala fue cumplida.

piapuntes@gmail.com