ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Comentarios

Carmen de Wennier: propuesta de pacto social
Fecha de Publicación: 08/11/2014
Tema: Gobierno

Lo ideal sería lograr lo que Jorge Franco dice, sin embargo, me pregunto si la firma de un documento, aún bajo juramento, sagrado, sería honrado por los candidatos que están dispuestos a ofrecer de todo y a comprometerse a cumplirlo si ganan, sabiendo que no cumplirán o bien, que llegados al puesto, encuentren una realidad muy diferente a la que ellos conocían mientras hicieron campaña.

Por preparados que estén los candidatos, no se conoce la realidad cruda y descarnada, hasta que no se llega al puesto. La segunda parte es, qué tan preparado está el equipo que colaborará en un nuevo gobierno. Vemos constantes ejemplos de la falta de elementos preparados, que conozcan de gobierno, que sepan de administración pública (no es lo mismo la privada), que estén dispuestos a dejar la vida para lograr que las cosas mejoren.
 
Parte de la dificultad son los mandos medios y los bajos mandos; muchos empleados se anquilosan en el puesto (variadas razones para hacerlo, subsistir es una de ellas), son quinta columnista y en muchos casos sin ninguna preparación para desempeñar el puesto. Este, creo, acarrea un serio problema porque al no estar preparados, se duplica el trabajo a otros empleados que tienen que enmendar la plana. Se preguntarán que por qué se mantienen en el puesto. Habría que considerar la Ley de Servicio Civil, los bajos salarios, los compromisos de campaña y los sindicatos.
 
No es fácil ser funcionario público; se está en el ojo del huracán, se critica a todos por igual y no se da crédito a los buenos y honestos, que los hay y que en silencio cumplen con el compromiso, sin derrochar sino estirando cada centavo para cumplir con las obligaciones que la institución que manejan se ha comprometido a ejecutar.
 
Los mismos gobernantes, si seleccionaran a personas incorruptibles, verían que las cosas funcionan bien ¿Cuántos guatemaltecos estamos dispuestos a colaborar en un gobierno y cambiar las cosas? Si gente honesta no quiere hacerlo, ¿cuándo será posible manejar la cosa pública en forma honesta y eficiente? ¿Es necesaria una revolución? ¿Debe ser pacífica o violenta? ¿Debemos continuar siendo demócratas y permitir, en aras de una doctrina mal interpretada, que el bien de los políticos esté sobre el bien de la población?
 
Cuando veo la suciedad que muestran las fotos tomadas a instituciones públicas, me pregunto, ¿dónde están los jefes de mantenimiento y los administradores? Falta de recursos no debe ser sinónimo de suciedad.
 
Creo que ya me extendí bastante en un tema muy complejo. Sólo debo agregar que mientras continuemos eligiendo personas mal formadas en el aspecto ético, nuestro país continuará decayendo. ¿A quién compete el cambio? A nosotros, a todos. No elijamos una planilla electoral si tenemos duda de uno solo de sus integrantes. Preocupémonos por averiguar de dónde vienen los candidatos, a todo nivel, cuál es su trayectoria, sobre todo, veamos que no sea tránsfuga. Elijamos personas fieles a su ideología, cosa que creo pocos tenemos ya.
 
 
   
Powered by NeBSGT