ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

La visión del prócer
Fecha de Publicación: 14/09/2014
Tema: Política

 Advertencia: Si su sentido patriótico, como sucede en la mayoría de guatemaltecos, se encuentra un tanto relajado, es posible que la lectura del pensamiento de José Cecilio del Valle, aún con dos siglos de distancia, active en su fuero interno la misma llama que vivía en él y que lo condujera a decir: La América será desde hoy mi ocupación exclusiva. América de día cuando escriba. América de noche cuando piense. El estudio más digno de un americano es América.

Vida antes de la independencia: “En los pueblos no podían vivir unidos por vínculos de sociedad los indios, ladinos y españoles. La ley los separaba a unos de otros; su mano injusta levantaba el vallado que los separaba.
 
Los indios debían existir aislados, distantes aún de las otras clases que vivían en la misma provincia; no podían hablar al gobierno y autoridades sino por la boca de un fiscal nombrado por el gobierno español; debían ser perpetuamente pupilos y existir bajo una tutela que les prohibía el uso de sus derechos.
 
Los ladinos también debían vivir alejados de otras clases. No podían entrar en la carrera del honor; no podían pasar las universidades y colegios, unirse en aulas con los jóvenes de otras clases, ni hablar fuera de ellas las relaciones que estrechaban a los funcionarios.
 
Los españoles americanos tampoco podían tenerlas con todos los españoles europeos. La ley prohibía a los empleados el trato, la comunicación y relaciones; querían que viviesen aislados en la sociedad; y para que el amor no los uniese con las americanas, se procuraba que viniesen casados con las españolas, y se prohibía a los célibes casarse sin licencia del rey.
 
Ni los indios, ni los ladinos, ni los blancos podían tener otras opiniones que la que inspiraba la educación española, las que dictaba el gobierno de España o enseñaban libros escritos en la península.
 
La facultad de dictar leyes; la de imponer contribuciones; la de proveer empleos; los dos poderes, legislativo y ejecutivo eran reservados al gobierno de España. Los virreyes eran militares nacidos y formados en la península. La administración de justicia, la de rentas, el mando de tropas, la comandancia de puertos, las magistraturas y primeros empleos eran en lo general puestos en manos de españoles hijos de la península.
 
 

…No había libertad de hablar; era coartada la de leer; se prohibía la de escribir; y no se conocía la de imprenta.” [p83]
 

 

“La religión y la política parecían unidas para alejar más allá de lo posible la esperanza lisonjera de libertad. Pero los sabios penetran futuros que otros no pueden sospechar. Su ojo descubría lo que no veían los pueblos; su genio preveía la marcha progresiva del tiempo.” [p84]
 

“No odio a los españoles ni me gozo de su mal. Españoles eran los que me comunicaron la vida; los que me enseñaron la religión santa que profeso; los que engendraron a la que es objeto de mis amores y madre de mis hijos; Recibid, padres amados de mi ser, los votos de mi gratitud. Respetaré siempre la memoria de los autores de mi existencia.
 
Pero los deberes de la filiación no son contrarios a las obligaciones del patriotismo. En América me engrandecisteis. La América es mi patria, y todo ciudadano debe amar la que tenga. Si el castellano no ofende a sus hijos sosteniendo la causa de Castilla, el americano no agravia a sus padres defendiendo la causa de América.
 
 

…El carácter de un americano es la dulzura; la sensibilidad pintada en su cara expresa sus acentos. No seamos perseguidores injustos. Amemos a todos los que respeten el orden y confiesen la justicia de nuestra causa.” [p88]
 

La visión del prócer: “Las costas de América, dilatadas majestuosamente del norte al sur, se abrirán a todas las naciones amigas o neutrales. Pabellones de todos los colores pintarán sus puertos y bahías. El mundo entero vendrá a ofrecerle los productos de su industria…
 
El americano que apenas tenía interés en ir a costas salvajes, rara o ninguna vez frecuentadas, abrirá caminos o formará calzadas para aproximarse a puertos que le llamarán ofreciéndole la riqueza de todas las naciones.
 
Todos los vegetales útiles que puede producir un suelo que abraza todas las temperaturas serán porteados a la costa y llevados a la plaza de todo el mundo,
 
La agricultura que multiplica el número de espigas a proporción que se aumente el número de consumidores, dilatará sus cosechas abriéndose el mundo entero a sus consumos.
 
La marina, que nace siempre que se multiplican las relaciones entre pueblos separados por mares, será la primera en continente que suda fierro y cobre, brota algodones, derrama alquitranes, resinas y breas, y se ve cubierto de bosques útiles para la construcción.
 
La población, numerosa o menguada, según la facilidad, o dificultad, de las subsistencias, se producirá prodigiosamente en razón de la riqueza distribuida sabiamente por la libertad. No habrá desiertos sin vida ni campos sin verdor.
 
Los extranjeros atraídos por la riqueza que prometerá un suelo libre y fecundo, vendrán a aumentar más la población. Traerán sus talentos, sus máquinas y sus manos.
 
 

Cruzándose los indios y ladinos con los españoles y suizos, los alemanes e ingleses que vengan a poblar la América, se acabarán las castas, división sensible de los pueblos: será homogénea la población, habrá unidad en las sociedades: serán unos los elementos que las compongan". [p90]
 

 

"Patriotismo, es amor a la patria; y patria es la nación, el pueblo o la sociedad de hombres que, celebrando un mismo pacto, se han sometido a una misma ley: Amar a la nación o pueblo, es querer que sea culto y moral: trabajar para que tenga luces y virtudes: interesarse en la educación que da unas y otras". [p117]
 

"No seáis tiranos, hombres que dictéis leyes o que gobernáis. Respetad la justicia: buscad la felicidad de los pueblos: preferid el bien del mayor al interés del menor número para que no haya conmociones, tumultos ni motines. La voluntad del máximo será entonces vuestro apoyo. Las maquinaciones del mínimo serán entonces impotentes. No habrá revoluciones; y será más grande la suma de felicidad".
 
"Habrá ricos y pobres, ignorantes y sabios, porque en el sistema de las sociedades es difícil y acaso imposible distribuir las fortunas y dividir las luces con igualdad absoluta. Pero el pobre y el millonario: el ignorante y el sabio, serán iguales ante la ley: la riqueza no será título para oprimir: la ilustración no se ocupará en engañar: se acercarán las distancias, y el hombres andrajoso, sabiendo que es ciudadano como el rico, será menos vil, o más digno de la especie de que es individuo" [p97]

“La luz del sol, las aguas de la atmósfera pueden entrar en mi propiedad. El rayo puede hacerlas cenizas; el huracán puede arrancarla del suelo donde existe y lanzarla por el aire a las montañas. Pero la mano del hombre no tiene derecho para tocarla, es inviolable lo mío. Solo yo que soy su dueño puedo disponer de los productos de mi trabajo; solo la ley, merecedora de ese nombre por su justicia y sabiduría, puede tomar de mis rentas lo que sea preciso para las necesidades positivas de la nación” [p113]

“El sistema adoptado de gobierno exige muchos funcionarios ilustrados y morales”.

“La ley exige multitud de legisladores, consejeros, presidente, vicepresidente, jefes de Estado, vicejefes, magistrados, jueces, intendentes, etc., y no hay una sola aula ni de la ciencia legislativa, ni de la ciencia de los gobiernos, ni de economía política”.
 
Todas las citas se refieren a la página correspondiente en el libro “José del Valle. Un ilustrado centroamericano” de Alejandro Gómez.
Gómez es historiador argentino. Diplomado en Historia por la universidad de Belgrano; MA in Latin American Studies de University of Chicago; doctor en Historia por la Universidad Torcuato di Tella; también tiene un MBA de ESEADE, la escuela de postgrado de la Universidad Francisco Marroquín, institución de la que es profesor de Historia.
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos