ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Autopsia del documental de la CICIG
Fecha de Publicación: 29/05/2014
Tema: Transparencia

 Ayer invité a los lectores a ver el documental de la CICIG para que hoy lo analizáramos juntos (http://www.opinionpi.com/detalle_articulo.php?id=327). Espero que usted haya tenido tiempo para mirarlo, si ese no fuera el caso, le recuerdo la dirección: https://www.youtube.com/watch?v=VeOcMqE4-9U&feature=youtu.be&app=desktop.

El documental, realizado por instrucciones de la CICIG con el título Ejecuciones Extrajudiciales en Centroamérica, presenta a las personas recluidas en Pavón como víctimas atemorizadas. Hombres sencillos que parecieran estar purgando una condena injusta, acaso proveniente de situaciones originadas en la pobreza o la ignorancia. Gente buena en espera de ser redimida para incorporarse a la sociedad convertidos en individuos honrados y productivos. En una de las escenas, incluso, algunos reos asisten a misa.
 
Aunque esas pudieron ser las circunstancias de más de un recluso, para la gran mayoría la realidad era otra. Quienes allí cumplían condena eran aquellos que, después de un juicio donde tuvieron oportunidad de defenderse, fueron encontrados culpables de diferentes transgresiones. Allí estaban también los criminales más sanguinarios y salvajes del país ¿Quién no recuerda el caso de un militar de apellido Villanueva asesinado en un penal? Lo atroz fue que después de darle muerte, le cortaron la cabeza y jugaron fútbol con ella, utilizándola como balón. Escalofriante ¿verdad?
 
En primer lugar hay que examinar a quienes dan declaraciones u opinan en documental. Héctor Rosada y Marielos Monzón, quienes son personas honorables, solo tuvieron conocimiento de los acontecimientos de la toma de Pavón por publicaciones de prensa, igual que casi todos los guatemaltecos. En el documental ellos no actúan como testigos sino ofreciendo su opinión respecto de los acontecimientos. Dada su trayectoria como miembros destacados de la izquierda nacional sus opiniones son tan sesgadas como podrían serlo las del arzobispo Vian hablando sobre el Papa. Casi todas las demás personas que ofrecen declaraciones en el vídeo, constituyen la parte son parte interesada. Forman parte de la CICIG, de las Naciones Unidas o de la Fiscalía. Supongo que dentro de alguno de estos entes habría que ubicar al señor Carlos Benfeldt.
 
El vídeo muestra a Benfeldt bien vestido, bien alimentado, seguro de sí, luciendo la apariencia del ciudadano modelo. Pero cuando sucedió la toma de Pavón vivía una realidad absolutamente distinta, purgando condena como responsable por la muerte de dos personas. Ahora es un testigo protegido por la CICIG. El cambio de situación que experimentó su vida, es capaz de justificar que la inmensa mayoría, si no todos, los recluidos en Pavón declaren, canten o declamen lo que a la CICIG se le antoje.
 
En el operativo de la toma de Pavón participaron muchos soldados y policías. El documental no ofrece el testimonio de ninguno de ellos ¿Será que la CICIG no los tomó en cuenta? o lo hizo y, encontrando que no convenían a su tesis, desechó esas entrevistas. El fiscal del Ministerio Público que estuvo a cargo del caso se llama Álvaro Matus ¿Por qué no se muestra un testimonio suyo?
 
Carlos Vielmann Montes, el principal acusado por la CICIG en ese documental, siempre fue un hombre cuyos recursos económicos tanto familiares como propios le permitieron adquirir una buena educación y vivir con holgura. En Guatemala se significó como industrial y líder empresarial destacado. Acaso sólo por eso resulte inverosímil la denuncia de la CICIG que no solo lo criminaliza como cabeza de un “poder paralelo superior al poder formal” sino también afirma que uno de los móviles de la toma del penal fue ¡robar los bienes y dinero efectivo de los recluidos!
 
En varias partes, el documental da crédito a una declaración de Benfeldt quien afirma que Giammattei se entrevistó con él y tres de los reos de mayor peligrosidad (los refiere como Carlos Barrientos, Zepeda y el “loco” Batres) quienes dirigían el penal, pidiendo “tajada”. Dice que Giammattei exigía Q100 mil quincenales y que los reos le ofrecieron esa cantidad pero mensual, que este rechazó diciendo que: “si se andaba con m…, mañana amanece en El Infiernito y voy a hacer que lo ahorque allí”. En una época Giammattei fue beisbolista, después se dio a conocer como médico respetable. Su fuerte proyección social lo condujo a buscar satisfacer esa inclinación natural suya a través de la actividad política. No consigo visualizarlo negociando con los peores criminales del país, uno de los cuales se convierte en testigo protegido por la CICIG. Cabe preguntarse ¿dónde está tal bajeza, en el ex candidato presidencial o en la propia CICIG?
 
También de esa cita se desprenden razonamientos que considero lógicos: 1) Si como asegurala la CICIG, el propósito de la toma de Pavón era asesinar a 25 presos ¿por qué montar para ello un plan tan complejo, que además pondría todas sus acciones bajo la lupa de la prensa? 2) ¿Por qué solo habrían podido ultimar a 7, si se contaba con un plan tan minuciosamente trazado? 3) Además, el mismo Benfeldt dijo que para deshacerse de alguien, basta enviarlo a El Infiernito donde suceden revueltas y esas revueltas dejan muertos… 4) Por otra parte si Giammattei, Vielmann y Sperisen negociaban con criminales y recibían la nada despreciable “tajada” de 100 o 200 mil quetzales mensuales ¿por qué habrían de querer matar a la “gallinita de los huevos de oro”?
 
Uno de los “testigos” afirma que supieron con 15 días de anticipación que habrían de ser desalojados del penal. De suceder así, perderían el control de Pavón y los privilegios que allí tenían, así como la capacidad para dirigir desde allí actividades de narcotráfico, secuestro, extorsión y producción de drogas. Lo perderían todo. Además, se trataba de reos peligrosos, hombres violentos y muy bien armados. De hecho, su armamento competía en calidad con el de la policía ¿Cómo aceptar entonces la versión de la CICIG de que estos reos, los más peligrosos de un país que se distingue por ser violento, se dejaran matar como patos? ¿Cómo aceptar que no opusieron resistencia armada, que no hubiera fuego cruzado?
 
Sólo encuentro una parte que me queda sin explicación: Las declaraciones del Presidente de la República que presenta el documental. Espero que alguno de los periodistas que cubren esa fuente le pregunten al respecto ¿Fueron sus palabras sacadas de contexto o ratifica las expresas acusaciones contra el expresidente Berger y su régimen? En ese gobierno, Pérez Molina fue Comisionado Presidencial para la seguridad ¿Ha estado incurriendo en omisión de denuncia? Sus declaraciones pueden interpretarse como una denuncia en contra de Berger, Stein y otros de sus funcionarios ¿Está dispuesto a ratificarla y puntualizarla? 
SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 73 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería el&eacu
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos