ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Desde Afuera

La película completa
Fecha de Publicación: 08/05/2014
Tema: Gobierno

 

El pasado viernes 25 de abril fue publicado en Prensa Libre un artículo que llama la atención a cualquiera: "Medicina cuesta 300% más en Guatemala".

Es un artículo que compara marcas de algunos medicamentos en Centro a América y México. Ya la comparación vale la pena. Ahora, si hacemos la comparación dentro de la misma Guatemala, entre el medicamento de marca y el genérico aún podemos sorprendernos más.

Dentro de muchas posibilidades, tomo para ejemplo el Dicoflenaco de 50 mg que cuesta Q0.40 la tableta (100%). Lo comparo con las marcas que se venden en Guatemala: El Cataflam de Novartis cuesta Q13.49 la tableta (3,000% de aumento); el Vitaflenaco de Farmamédica Q1.88 la tableta (370% de aumento); la genérica de Diclofenaco sódico de Lamfer/Selectpharma Q0.40 al igual que el diclofenaco de calcio proveniente de India Q0.40 la tableta.

Claramente se observa que las medicinas de marca respecto al genérico son más caras en porcentajes que, para el ejemplo del analgésico y anti inflamatorio mencionado, van de 3,000% a 370% de aumento de precio por encima que el producto genérico.

También del mencionado artículo, me llamó poderosamente la atención la declaración del médico Mario Cordón, ex-presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos cuando dice que “Si un paciente cualquiera está controlado con un producto de marca y luego se cambia a un genérico, que no tiene la misma bioequivalencia, prácticamente se descompensa. Eso significa que pierde su estabilidad y entonces se le tiene que ajustar la dosis del medicamento. Si el paciente se controlaba con un medicamento de marca de 25 miligramos, posiblemente al comprar un genérico deberá usar 50 o 75 miligramos”.

Este comentario proviene de quien alguna vez fuera el máximo representante de los médicos en Guatemala, a pesar de tan alta credencial, parece desconocer lo que son los genéricos. Con una declaración así, cuando se está analizando un tema tan importante, se puede poner en peligro la política nacional de salud al desacreditar el uso de medicamentos genéricos. Esto es fatal en un país como Guatemala, donde el sistema de salud es precario.

Es por ello que me tomo el trabajo de aclararlo: Si vamos a la página de la Food and Drug Adminstration ––FDA–– de Estados Unidos encontramos la definición siguiente: "Un medicamento genérico es idéntico ––bioequivalente –– a un medicamento de marca en forma de dosis, seguridad, fuerza, vía de administración, calidad, características de funcionamiento y el uso previsto."

Ampliando la definición agrega: "Un medicamento genérico es lo mismo que un medicamento de marca, en dosis, seguridad, potencia, calidad, forma de trabajo, la forma en que se toma y la manera en que se debe utilizar." "La FDA requiere que los medicamentos genéricos tengan la misma alta calidad, potencia, pureza y estabilidad que los medicamentos de marca."

En contra de lo que normaliza la FDA, el señor Cordón afirma que, al no tener el genérico la misma bioequivalencia, el paciente tiene que tomar otra presentación. Tal declaración hace pensar que no es el mismo medicamento el que estaría siendo recetado, lo que definitivamente, es falso. Si la prescripción de un producto es 25 miligramos, sea este genérico o de marca, pues son 25 miligramos. De no ser así, de ser como lo afirmó Cordón, que se debe recetar otro de 50 o 75 miligramos ¿dónde queda la bioequivalencia exigida en la misma definición de medicamento genérico?

La siguiente pregunta a hacerse es si este tipo de declaraciones son porque las empresas farmacéuticas, al hacer la visita médica, al dar la información sobre el medicamento, no la extienden completa ¿O es porque en la mente de muchos galenos guatemaltecos de hoy en día hay una idea preconcebida, un prejuicio en contra de los genéricos? ¿Cómo se ha generado esa perspectiva errónea  en Guatemala, cuando en todos los países del mundo los medicamentos genéricos son importantísimos en la gestión de la salud pública?

Según la Oficina del Presupuesto del Congreso de los Estados Unidos, sólo en las farmacias minoristas, los medicamentos genéricos ahorran a los consumidores entre 8 y 10 mil millones de dólares al año. En un país de 318 millones de habitantes esto significa un ahorro anual medio equivalente a unos Q 700 por familia por año. Incluso muchos más miles de millones se ahorran cuando los hospitales utilizan genéricos.

En Francia el ahorro ha sido alrededor de US$ 21 mil millones desde el año 2000 en un país de 66 millones de habitantes; estas cifras equivalen a Q773 por familia por año. Además, cuando existe, el sistema de salud exige a los médicos recetar el genérico porque será sobre esa base el reembolso que haga el seguro social. Ciertamente, uno puede pedir el de marca pero el reembolso se hace sobre el precio del genérico dentro del sistema de este seguro, que es el que la mayor parte de los franceses tiene.

El estado francés busca las mejores condiciones de salud para su población, y sabe que ese objetivo requiere medicamentos económicos y accesibles. Desde luego, cualquier persona que así lo desee puede adquirir productos de marca ya que ninguna legislación lo limita. Una tableta de Diclofenaco de 50 mg  (siguiendo el producto-ejemplo inicial) cuesta el equivalente de Q1.39, esto es unas 2.5 veces más que el genérico en Guatemala (Q 0.40), pero sin duda, más económico que el producto de marca (Q13.49).

Cabe volver a preguntar cuánto podría Guatemala ahorrar si usara más genéricos y así poder destinar ese ahorro para mejorar su sistema de salud. Una estimación muy superficial sitúa ese ahorro nacional entre mil y dos mil millones de quetzales por año. Guatemala seguramente tiene una verdadera opción en los genéricos, principalmente en el IGSS y los hospitales nacionales. Si la toma, con el mismo presupuesto, podría mejorar el sistema de salud de forma integral: Mayor cobertura, mejor asistencia, mejor acceso a medicamentos y mejor servicio. Desde luego, quienes así lo deseen y puedan pagarlos, podrán usar los productos de marca. Con excepción de quienes ahora obtienen amplios márgenes, ganamos ¡TODOS!

Muy interesante el tema del artículo Prensa Libre espero que sigan investigando temas de interés, y que estos nos lleven a mejorar la calidad de vida de los guatemaltecos. Sin embargo, los insto a cuidar la selección de sus entrevistados para que los lectores puedan ver la película correcta. También, con un poco más de trabajo de investigación podrían ampliar hasta cubrir toda la gama de productos que existen en el mercado investigado para que sus lectores además, puedan ver la película completa. 

 
 
   
Powered by NeBSGT