ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Viajar es vivir
Fecha de Publicación: 23/04/2014
Tema: Transparencia

 

Todos sabemos lo caro que resulta un viaje familiar de una semana a Orlando. Cuánto podría costar y de dónde obtener el dinero para viajar durante unos diez años a: Bakú (Azerbaiyán), Canes (Francia), Ereván (Armenia), Helsinki, Ivanovo (Rusia), Kiev (Ucrania), La Gran Muralla (China), La Habana, Lausanne (Suiza), Leningrado, México, Montevideo, Moscú, Nasáu (Bahamas), París , Praga, Pully (Suiza), Shanghái (China)…

 

En su esquina del cuadrilátero, Árbenz trataba de adivinar si Amézquita, estaba verdaderamente atontado. Había conseguido asestar un guantazo con la izquierda, sobre la parte baja del hígado de su profesor de boxeo de la Escuela Politécnica. Notándolo confuso, decidió arriesgarse y se lanzó de lleno contra el profesor, lo bailoteó un poco, hasta conseguir propinarle un fuerte golpe con la derecha, justo en la barbilla, y lo derribó.

 

Juan Luarca Ciani (Johny Lua), entonces boxeador profesional retirado, nos contaba entusiasmado los detalles de esa pelea. Con otros chicos de unos diez años, lo escuchábamos extasiados hablar del hijo predilecto de Quetzaltenango. Ahora pienso que posiblemente aquel fue el momento de mayor de gloria personal en la vida del ex presidente. Y si hubiera que considerarlo héroe, como aseguran quienes aún ahora lo vitorean, habría de ser por aquella hazaña.

 

En su libro: Mi esposo el Presidente Árbenz (al que adelante, me referiré repetidas veces haciendo referencia únicamente al número de página), María Vilanoba Arrechea de Árbenz describe a quien fuera su esposo en los términos siguientes: “Jacobo era un hombre apuesto, serio, muy reservado. Tenía la tez blanca, cabello rubio, ojos grises, contextura atlética, carácter reservado y varonil” (página 40).

 

Sus biógrafos coinciden al señalar que fue un magnífico estudiante, versado en ciencias exactas. Le atribuyen sólidos conocimientos de física, química, cálculo, geometría, trigonometría y álgebra, así como de disciplinas propias de la carrera militar. Eso podría ser un poco exagerado ya que solo realizó estudios a nivel secundario, en la Escuela Politécnica,

 

“Nací en El Salvador el 17 de abril de 1915, hija mayor de un matrimonio que, en ese momento, tenía una sólida posición económica y social” ––relata la señora de Árbenz en su libro ya referido (página 33). Ella había sido educada en un colegio de monjas, el Our Lady of the Assumption, en el Bronx, Nueva York. Algunas de las monjas profesoras provenían del convento de la orden Maryknoll, la que figura entre los inspiradores y difusores de lo que años más tarde sería la Teología de La Liberación.

 

El 14 de marzo de 1939, María (23) y Jacobo (25) contrajeron matrimonio en la ciudad de Guatemala. Se ha dicho que los padres de ella no vieron con buenos ojos la boda de su hija con un subteniente de Infantería cuyo sueldo apenas era de 70 quetzales mensuales, menos los descuentos de rigor. Ellos esperaban algo más. “Alquilamos una casita modesta por 25 quetzales en un sector próximo a un basurero, donde había muchas moscas. El único mueble elegante que teníamos era el sofá cama, que estaba en la sala. Todos los demás muebles eran de pino y los compré ya hechos en el Mercado Municipal; el cuarto de servicio no difería mucho del nuestro” ––afirma María (página 47).

 

La primera hija del matrimonio (tuvieron tres hijos) nació en El Salvador en la casa de los padres de ella, evento que habría disminuido el rechazo inicial de los padres hacia Árbenz.

 

Con solo su sueldo, supuestamente, pocos años después Árbenz ya era propietario del chalet Pomona, una hermosa y vasta propiedad  ubicada en la esquina de La Reforma y Calle Montúfar, zona 9. Además, había iniciado los trámites de adquisición de la finca El Cajón, de 46 caballerías (casi 3 mil manzanas de terrenos privilegiados en Escuintla). Es ingenuo pensar que tal cambio en la riqueza del entonces Presidente sucedió honradamente. Quienes aún lo vitorean evitan hacer comentarios al respecto.

 

Jorge Palmieri, afirma en un artículo de opinión: “…el entonces teniente Árbenz era muy pobre y en 1944 vivían en una habitación que alquilaban en la casa de la señora Concha Marroquín viuda de Soto, situada en la 4aª calle entre 9ª y 10ª avenidas de la zona 1. Sin embargo, apenas 10 años más tarde (1954) tenía un capital de US$25 millones, incluyendo la finca algodonera “El Cajón”, según la reclamación que plantearon sus deudos por medio de los oficios del licenciado José María Palacios Porta”.

 

Jacobo había nacido en Quetzaltenango el 14 de septiembre de 1913. Cuando Ubico renunció a la Presidencia, estaba por cumplir 31 años de edad, tenía el grado de capitán y se encontraba de baja. Meses después, durante la revolución de octubre de 1944, se reincorpora al ejército. En enero de 1951, poco más de seis años después es el candidato ganador de la presidencia para el período 1951-55. Su posición en el ejército ha mejorado en forma acelerada. Ha pasado de capitán a mayor (1945), luego a teniente coronel y finalmente a coronel, tres ascensos que a otro, con mayor dedicación y éxito en la carrera militar, habría tomado unos 12 años pero que Árbenz hizo en la mitad de ese tiempo.

 

Árbenz renunció a la Presidencia el 27 de junio de 1954 (su discurso de renuncia puede escucharse en una grabación en YouTube). Recibió asilo en la Embajada de México, donde permaneció hasta el 7 de septiembre (más de 10 semanas). Antes de partir hacia México, Árbenz fue desnudado en público y sometido a un vergonzoso y humillante registro, una de las páginas más negras en la historia de los derechos humanos en nuestro país. A fines de ese año, Árbenz y su familia viajaron a Francia, donde permanecieron un año. Después se trasladaron a Suiza y Canes, en la Riviera Francesa (páginas 123 a 128).

 

De allí se trasladaron a Checoslovaquia, y en la extensísima Unión Soviética, estuvieron en Moscú, Leningrado, Azerbaiyán, Armenia y Ucrania. Posteriormente fueron a China, en donde se entrevistaron con Mao Tse Tung y con Chu En-Lai. Recorrieron la Gran Muralla e hicieron un tour por todo el territorio chino. De regreso en Rusia, visitaron Sochi, ciudad de veraneo a la orilla del Mar Negro. De allí, regresaron a Suiza, donde se radicaron a la orilla del hermoso lago Leman y sus castillos. Mientras tanto, sus hijas permanecían estudiando en Ivanovo (páginas 130 a 134).

 

 

Dos años después de estar viajando por Europa y Asia, a fines de 1957 la familia se trasladó a Uruguay, porque “manteníamos la nostalgia por la América Latina”. De Uruguay se trasladaron a Cuba, a mediados de 1960. Posteriormente Árbenz, después de una breve estancia en Helsinki se trasladó a París, donde vivió desde 1966 y luego regresó a Suiza en 1967. Años más tarde regresó a México donde estableció su residencia permanente con solo dos viajes a Bahamas. Jacobo falleció en México, en enero de 1971 (páginas 135 a 159). 

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos