ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

La Evaluación
Fecha de Publicación: 11/01/2014
Tema: Educación

En noviembre 2013, el Ministerio de Educación presentó los resultados de la evaluación del desempeño de los estudiantes del último grado de Diversificado 2012. La prueba midió los conocimientos, habilidades y destrezas de quienes estaban próximos a graduarse en colegios privados, institutos nacionales, institutos por cooperativa e institutos municipales. Se examinó la preparación de los estudiantes en las áreas de matemática y de lectura.


El examen se desarrolló poco antes que los exámenes finales del ciclo escolar 2012. Hoy, un año después, muchos de esos jóvenes siguen estudios universitarios, otros asisten a los contadores de las empresas. Habrá quienes hayan conseguido trabajo y ejercen la profesión magisterial enseñando a los más pequeños. Los demás, unos desempleados aún buscan una ocupación, otros esperan ser admitidos en programas universitarios. Sus esperanzas están depositadas en este recién iniciado año.


El programa de evaluaciones se inició hace seis años. Recopilar, procesar, analizar y publicar los resultados son tareas que toman cerca de un año a los técnicos de la Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa –DIGEDUCA. El programa y sus resultados parecen ser todo un éxito; el portal indica haber recibido ya más de 900 mil visitas.


Pero más que de éxito, la presentación de los resultados evaluativos es una muestra de valor por parte de la ministra y de otras autoridades de ese Ministerio. El trabajo exhibe la realidad del sistema educativo y no las buenas intenciones de los funcionarios. No deja espacio a la demagogia política, a excusas de directores de colegios o de autoridades ministeriales.


Incluso algunos alcaldes tendrían que hacer nuevos compromisos, establecer otras metas o involucrarse y apoyar más y mejor a los institutos bajo su responsabilidad. Si los vecinos valoraran mejor ese esfuerzo y exigieran mayor diligencia, habría mejores institutos municipales y esa podría convertirse en una solución sensata al problema educativo nacional.


La publicación de resultados revela una realidad triste, deprimente, que causa desconsuelo. La situación es profundamente opuesta al discurso presidencial que pide fondos extra para aumentar el sueldo a los maestros ¿O se debe premiar con aumentos salariales a quienes han hecho tan deficiente trabajo?


De los resultados generales la prensa ha destacado dos que además de ser categóricos, develan la verdad. Por un lado, que la habilidad para leer es precaria y por el otro que el conocimiento en el área matemática es paupérrimo. Lo peor es que no se trata de un fenómeno novedoso sino de una situación padecida durante muchos años. Aún más terrible es que no se reportan mejoras significativas. El cuadro siguiente, describe con elocuencia suprema esa situación (
http://www.mineduc.gob.gt/digeduca/documents/informes/Informe_GRAD2012.pdf).

         

Porcentaje de Estudiantes que alcanzaron “logro” en el área respectiva

         

Año

Matemática

 

Lectura

 
         

2006

5.43

 

23.65

 

2007

5.22

 

14.03

 

2008

3.49

 

11.1

 

2009

1.95

 

7.38

 

2010

5.06

 

22.39

 

2011

7.48

 

23.67

 

2012

7.3

 

24.47

 

Fuente: Informe de Resultados: Evaluación de graduandos 2012. Páginas 41 y 62

 


Desde luego, hay que definir el significado de “logro”, en el contexto empleado por DIGEDUCA. Los resultados fueron evaluados mediante un procedimiento complejo y sofisticado que termina definiendo 4 niveles de desempeño. La calificación 4 significa “Excelente”; la valoración 3 “Satisfactorio”; la designación 2 “Debe mejorar” y la nota 1 representa “Desempeño insatisfactorio”. Los adjetivos son arbitrarios (pudieron ser Bueno, regular, malo y pésimo, por ejemplo, u otra composición cualquiera.


Dentro una terminología que todos conocemos mejor, se podría decir que el nivel 4 se corresponde con notas mayores que 75 puntos. El nivel 3 con escores entre 51 y 75, el nivel 2 con calificaciones entre 26 y 50 y el nivel 1 con evaluaciones menores que 25 puntos. Claro, ésta también es una forma arbitraria de identificar los resultados. Pero de visualizarse así, el concepto de Logro se refiere a estudiantes que consiguieron superar la marca de 50 puntos. Ninguna hazaña en la parte inferior.


En matemática, menos de 4% alcanzó el nivel 4 (más de 75 puntos) y en el nivel 3 (entre 51 y 75 puntos) sólo quedó 3.3% de graduandos. Todos los demás ¡92.7%! reprobaron. En el área de lectura, 12% alcanzó notas arriba de 75 puntos y 12.6% calificó entre 51 y 75 puntos. Los demás ¡75.4%! desaprobaron. Uno puede afirmar, sin temor a equivocarse, que los resultados para 2013, aun cuando consigan superar a los presentado (2012) seguirán por la calle de la amargura.


Los resultados de la evaluación de DIGEDUCA son puramente para análisis y control ministerial. Posteriormente, con exámenes muchísimo menos acuciosos, los estudiantes se sometieron a exámenes finales y una inmensa mayoría aprobó, aún sin tener conocimientos suficientes de matemática, aún sin poder leer y comprender razonablemente bien lo leído.


Al lado del pobrísimo resultado en matemática, el correspondiente en lectura induce a decir que no fue tan malo. Así es, comparativamente fue mejor. Pero esa es una mala comparación. Después uno o dos años de Párvulos, seis en Primaria, tres en Básico y dos o tres en Diversificado, todos los nuevos bachilleres, maestros y peritos deberían saber leer muy bien y entender lo que han leído. No se puede pedir menos cuando el país, solo en la educación pública, destina más de 10 millardos de quetzales a la formación de los nuevos bachilleres peritos y maestros. Todos deberían estar en el nivel 4 de DIGEDUCA (calificar arriba de 75 puntos en la escala comparativa).


En el año 2012 había cerca de 66 mil estudiantes en bachillerato preparándose para ingresar a una Universidad. Muchos lo habrán conseguido ¿Qué hacen las universidades con ellos? ¿Cursos de nivelación? ¿O bajan sus estándares educativos al nivel de los alumnos de nuevo ingreso, bajo el riesgo de no poderlo subir jamás? Los cursos de nivelación tienen como propósito que los peor preparados se nivelen con los mejor preparados. Pero si los mejor preparados presentan serias deficiencias, el nivel académico apunta necesariamente hacia lo deficiente. La mediocridad iniciada en la Primaria (acaso en la etapa de párvulos) llega hasta los niveles universitarios de postgrado.


¿Y los nuevos maestros? Aquellos a quienes corresponde enseñar a los niños, ¿Cómo pueden enseñar lo que no saben? ¿Cómo pueden utilizar técnicas y procedimientos que jamás consiguieron comprender? Resulta iluso pensar que al graduarse, convertidos en  autodidactas, hayan desarrollado por su cuenta las habilidades de lectura, matemática y otras asignaturas, que no consiguieron aprender durante trece a catorce años de preparación formal (incluyo Párvulos). Y si los maestros están francamente mal preparados ¿cómo se puede superar el problema educativo del país? ¿Cómo se rompe ese círculo vicioso?

 

Saber que estamos tan mal como lo revela DIGEDUCA es un primer paso en la búsqueda de mejorar el nivel de educación de los guatemaltecos. Pero es necesario dar el segundo paso, y el tercero... Felicitaciones por ese primer paso a la Ministra, al personal de esa dirección y a otras autoridades del Ministerio. La verdad es dolorosa, pero rechazarla no solo es peor que asumirla, sino se corre el riesgo de terminar ignorando la propia ignorancia.

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos