ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Desde Afuera

Mi regalo de Navidad
Fecha de Publicación: 20/12/2013
Tema: Piel adentro

 Escribo hoy un artículo propicio para la reflexión de esta época. En este mundo desarrollado donde me ha tocado transitar en los últimos quince años, he visto muchas cosas buenas y muy pocas no tan buenas. Las que no son muy buenas es porque al final vengo de un mundo más humano, más cariñoso, donde la gente puede ser más persona.

Digo esto porque cuando volteo a ver lo que no me gusta siempre encuentro una imagen: LA VEJEZ. Es muy difícil ser viejo en estos países, me imagino que tal vez en todos pero depende como uno lo tome y sobre todo el cariño y empatía de la familia.

Aquí, a mí me choca ver a las viejitas con sus carritos de rodos bajándose de un tranvía o auto bus para ir a hacer la compra, a veces con un perrito faldero y muchas veces con problemas para caminar. Están educadas para ello porque si uno ofrece algún tipo de ayuda no la aceptan y hasta pueden enojarse. Puede ser que para ellos es más que normal y seguramente soy yo la que no encaja en esa parte del sistema.

A finales de julio tuve una experiencia cuando caminaba a mi trabajo. En la acera me para un Señor mayor que traía una mochila en la espalda. Visiblemente venía de hacer su compra, y me dice: Señora ¿es que Usted me ayudaría a cruzar la calle? Vivo allí enfrente. Contesto que con mucho gusto. Él me dice: "tengo que apoyarme con mucha firmeza en su brazo". Cuando tratamos de cruzar la calle su pierna no responde y me dice: "Tengo el mal de Parkinson y muchas veces mi cerebro ya no obedece a lo que yo quiero hacer". Yo le respondo: "No se preocupe tómese su tiempo, tenemos todo el tiempo del mundo". Finalmente llegamos a la puerta de su edificio y se despidió dándome las gracias.

Yo, muda.... por un lado contenta de haberlo ayudado pero por el otro, enfrentando esa parte o esa imagen de la vejez que no me gusta del mundo desarrollado.

Por estas tierras también no corresponde a un viejo vivir con alguno de sus hijos. Antes de pensar en eso se van al asilo a compartir con otros de su edad lo que les quede de vida ¿Se da cuenta porque me parece todo esto chocante? Es que no encaja en la cultura chapina, donde nuestros viejitos están siempre acompañados, donde uno o más de sus hijos pasan a verlos todos los días, donde los nietos juegan un papel importantísimo en sus vidas, donde cuando enferman, todos los hijos y nietos, como polluelos, están al lado de su cama.

Sobre todo he decidido escribir este artículo por una experiencia sin igual sobre este tema y que se da en esta época de Navidad donde acostumbramos expresar nuestras mejores intenciones por tener un mundo mejor. Es en estos días cuando mi única hija, de trece años, con su clase del colegio ha estado practicando canciones de Navidad. El objetivo final era ir el día 17 de diciembre a cantarlas al asilo de ancianos de nuestra región. Ella estuvo muy entusiasmada todo el tiempo que estuvieron practicando. Inclusive el dia17 antes de irse a la escuela me ha dicho con una gran sonrisa: "Llegó el día, estoy muy contenta".

Regreso en la tarde y cuando entro en donde ella está ella, sin dejar ni siquiera preguntarle como le había ido me dice: "Mami, ten por seguro que nunca te pondré en un asilo. Estoy impactada por lo que vi hoy". Todo salió muy bien pero los viejitos, muchos dan mucha tristeza porque están enfermos y otros no sé porque están allí si están aún muy bien. Imagínate inclusive tres de las abuelitas de mis compañeros están en ese lugar".

Es en ese momento cuando me digo, sintiéndome satisfecha: ¡Hasta hoy, lo hemos hecho bien! Hemos inculcado lo mejor de nuestras tradiciones a la personita que más queremos. Ha sido este, con una semana de anticipación, el mejor regalo de Navidad que pude haber recibido. Cuidemos y hagamos sentir a nuestros viejitos cuánto los amamos.

 Felices Fiestas Desde Afuera

SOBRE EL AUTOR
Isabel Morales
Isabel tiene experiencia en los sectores público, privado y sociedad civil.  Esto le ha dejado  un amplio rango de conocimientos y experiencia a lo largo de más de 30 de trabaj
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos