ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Austeridad
Fecha de Publicación: 03/11/2013
Tema: Finanzas

En su libro, Tiempos de Jorge Ubico, en Guatemala y el mundo, Carlos Sabino afirma que cuando Ubico asumió la presidencia se encontró con que el saldo en la Tesorería Nacional era de solo 27 quetzales mientras que la deuda nacional se elevaba a 20 millones de quetzales. Sabino no lo incluye (posiblemente no encontró evidencia suficiente), pero ha trascendido que en el primer mes de su gestión Ubico hizo un préstamo personal para cancelar los sueldos atrasados de los empleados públicos.


Posiblemente una mentalidad inescrupulosa habría resuelto el problema ordenando al Banco Central (creado solo cuatro años atrás) que imprimiera moneda para cubrir los gastos. En cambio, su visión fue la de reducir todos los gastos a manera de equilibrar las cuentas. Después haría ahorros y con ellos iniciaría un ambicioso programa de inversión pública.


Disminuyó el número de empleados públicos, redujo los sueldos de los funcionarios hasta en 30% y propuso al Congreso una Ley de Probidad que permitiría perseguir el enriquecimiento ilícito. Los funcionarios aceptaron la rebaja de los sueldos al considerar que era mejor recibir puntualmente un sueldo menor que vivir con la incertidumbre de los vales con que entonces les pagaban.


La Gran Depresión (iniciada el 24 de octubre de 1929) había causado una profunda reducción en los precios de los productos que exportaba Guatemala y esto había incidido sobre los ingresos fiscales del país. Pero su régimen austero, consiguió que en pocos años las cuentas se estabilizaran y empezó a quedar un superávit. En su libro, Sabino presenta en la página 126 el cuadro que copio más abajo. El Dr. Kenneth J. Grieb, autor referido por Sabino, es profesor de Historia en la Universidad de Wisconsin. La última columna del cuadro la agregué para facilitar la comprensión de lo que adelante expongo.

 

Cuadro VI.1

   
           

Guatemala, ingresos y egresos fiscales, 1926-1941

 

Año Fiscal

Ingresos Efectivos (miles de Q)

Egresos Efectivos (miles de Q)

Déficit (-) o Superávit (miles de Q)

Población Estimada (miles)

 
           

1926/27

12411

12259

152

2142.0

 

1927/28

14266

13959

307

2170.5

 

1928/29

15399

15409

-10

2199.4

 

1929/30

13427

14288

-861

2228.7

 

1930/31

10660

13172

-2512

2258.4

 

1931/32

9220

9876

-656

2288.5

 

1932/33

8266

8592

-326

2319.0

 

1933/34

8603

8440

163

2349.9

 

1934/35

9644

9072

572

2381.2

 

1935/36

10489

9763

726

2412.9

 

1936/37

11605

9853

1752

2445.0

 

1937/38

12497

10979

1518

2477.6

 

1938/39

13807

13411

396

2510.6

 

1939/40

12150

10950

1200

2544.0

 

1940/41

11590

10375

1215

2577.9

 

Fuente: Keneth Grieb, Guatemala Caudillo, página 54. Cifras expresan miles de quetzales (Entonces el Quetzal tenía paridad con el US$)

 
 

Las fechas, en su contexto político corresponden a José María Orellana quien murió en 1926, siendo presidente. Fue enterrado en la capital, con honores de estado. Le sucedió Lázaro Chacón, quien asumió en septiembre de 1926 y se mantuvo en la presidencia hasta fines de 1930, cuando enfermó gravemente estando en ejercicio del poder y hubo de marchar hacia los Estados Unidos donde falleció meses después. El congreso nombra como sucesor a Palma y se inicia un período de mucha inestabilidad política. Baudilio Palma (13.12.30 a 17.12.30), Manuel María Orellana (17.12.30 a 31.12.30) y José María Reina Andrade (2.1.31 a 14.2.31) Este último, como presidente interino, convoca a la elección que gana Jorge Ubico.


Ubico fue candidato único, condición que se debió, según lo reporta Sabino, a que ningún otro político contaba con el apoyo popular semejante al suyo y nadie quiso competir para perder. Además, atrás había una época de caos político y social, así como de un grave aumento de delincuencia, problemas que Ubico logró controlar totalmente dentro de su primer año de gobierno. En su gobierno fue significativo el impulso que dio a la construcción de obra pública, principalmente de carreteras y edificios públicos.


Mucho se ha dicho en contra suya en relación con los derechos humanos, su entrometimiento en la vida privada de los ciudadanos, su riguroso control policial y en general, lo que ha merecido llamar a la suya una dictadura férrea. Pero lo que aquí deseo resaltar son aspectos de la política económica que siguió su gobierno considerar si lo sucedido entonces, podría ser repetido 75 años después.


Por favor regrese al cuadro anterior y observe detenidamente la columna de los ingresos. Habrá notado que no hay una tendencia creciente. Esto puede interpretarse como que no hubo mayores cambios en los impuestos que pagaba la población, que no hay ningún “paquetazo oculto”. Se puede visualizar que el gobierno entendió que si a la población le iba mal, pues al gobierno también le iba mal y que en esos casos unos y otros se tenían que “apretar el cinturón”. Por lo contario, cuando la población tenía un buen año, el gobierno se sentía moralmente justificado de recibir mayores tributos (con las mismas tasas).


En ese período la población aumentó 20% y los ingresos fiscales se mantuvieron razonablemente estables. De alguna manera eso desvirtúa el argumento de los políticos actuales de necesitar más recursos para atender las necesidades de una población que crece cada año. Pero quizá el argumento más importante que tal política destruye, es que el gobierno debe apoyar la actividad productiva y que sin su participación la producción no es capaz de crecer.


En la página 128 del mismo libro, se muestra el Producto Interno Bruto del país. En ese mismo período entre 1926 y 1941 (16 años) hay un crecimiento de 179%. Esto es, cerca de 11% anual en promedio, cifra que nos hace pensar en los altos rendimiento que ha tenido China, recientemente. Los últimos años de Ubico en el poder, significaron una caída en el PIB debido a la baja en los precios de exportación por la segunda guerra mundial, especialmente después del ingreso de Estados Unidos, a fines de 1941.

En el período examinado el gasto público alcanzó la cifra máxima de 15.4 millones de US$, que equivalen a unos 190 millones de dólares de hoy o 1520 millones de quetzales de 2013. Con eso se hizo mucho, muchísimo. El presupuesto de este año se elevó a 66,985 millones de quetzales (44 veces más, con una población que ha crecido 6 veces) y no se ha hecho nada que sea digno de ser mencionado. Si logramos desentendernos de Ubico y las actitudes hacia él que aún subsisten, si conseguimos ver los resultados conseguidos con independencia de su figura ¿Verdad que vale la pena aprender del pasado y tomar en serio el significado de la palabra Austeridad?

 

 

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos