ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Logos

¿Jesús de Belén o Jesús de Nazaret?
Fecha de Publicación: 20/12/2020
Tema: Historia
En la época de Jesús, la palabra “Belén”, o “Bethlehem”, significaba “casa del pan”; y con esa palabra podían ser designadas las ciudades que tenían molinos que producían harina fina. Podía haber, entonces, varias ciudades designadas con esa misma palabra.

El evangelista Mateo afirma que Jesús nació en Belén “en tiempos del rey Herodes”. El evangelista Lucas afirma que José y María viajaron de Nazaret a Belén para ser censados, y que en Belén nació Jesús. Ambos evangelistas aluden a Belén de Judea, llamada también “Belén Efrata”. En esta ciudad había nacido el rey David. Y en el relato del Antiguo Testamento, Miqueas había dicho que en esa misma ciudad (es decir, Belén de Judea) surgiría el Señor de Israel.

En el Siglo III de la Era Cristiana el exégeta bíblico Orígenes reiteró que Jesús había nacido en Belén, y aludía a Belén de Judea. Hasta mencionó el recinto mismo en donde había nacido. Era una cueva. Ese recinto había sido mencionado antes por San Justino Mártir y por el autor del evangelio apócrifo de Santiago. Presuntamente en tal recinto todavía se conservaba el pesebre en el que había sido alojado el recién nacido Jesús. En el año 326 el emperador romano Constantino El Grande ordenó construir, en torno a la cueva, la Iglesia de la Natividad.

Los evangelistas Marcos y Juan sugieren que Jesús nació en Nazaret de Galilea. El evangelista Marcos, por ejemplo, relata que “Jesús vino a su tierra, y le seguían sus discípulos”; pero esa tierra era, no Belén de Judea, sino Nazaret de Galilea. Y el evangelista Juan, por ejemplo, relata que Felipe le informó a Natanael que había sido hallado aquel de quien habían hablado Moisés y los profetas. Aludían a “Jesús, el hijo de José, de Nazaret”. Y algunos que escuchaban a Jesús planteaban, por ejemplo, esta pregunta: “¿De Galilea ha de venir el Cristo?” Juan también relata que Poncio Pilatos ordenó inscribir, en la cruz en la que Jesús fue crucificado, estas palabras: “Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos”.

Adviértase que Jesús jamás fue llamado Jesús de Belén. Ni aun Mateo y Lucas lo llamaron así. Mateo mismo, en la parte de su evangelio sobre la prédica de Jesús en la sinagoga de Nazaret, empleó esta frase: “y venido a su tierra”, es decir, “venido” a Nazaret. Y Jesús, luego de la reacción, probablemente hostil, que su prédica provocó en Nazaret, dijo que “no hay profeta sin honra” excepto “en su propia tierra y en su casa”. Aparentemente su “propia tierra” era Nazaret. Jesús mismo habría reconocido tácitamente que había nacido en Nazaret.

Jesús, entonces, habría sido llamado “Jesús de Nazaret”, no precisamente porque en Nazaret hubieran residido sus padres, y en Nazaret, como relata Lucas, un ángel le hubiera anunciado a María que tendría un hijo que se llamaría “Jesús”; o porque, como relata Mateo, sus padres y Jesús mismo nuevamente residieran en Nazaret cuando volvieron de Egipto; o porque, como relata Lucas, en Nazaret el niño crecía y se fortalecía. Habría sido llamado “Jesús de Nazaret” porque había nacido en Nazaret.

Puede conjeturarse que había interés en afirmar que Jesús había nacido en Belén de Judea, y no en Nazaret de Galileo, no solo porque, según la profecía de Miqueas, debía nacer en esa ciudad el Señor de Israel, sino también porque Nazaret no parecía ser una ciudad prestigiosa. Así lo sugiere la pregunta que, en torno al nacimiento de Jesús, Natanael le planteó a Felipe: “¿De Nazaret puede surgir algo de bueno?” Es como si Natanael hubiera exclamado: “¡No es posible que en una ciudad semejante pueda nacer el Señor de Israel!”

Aviram Oshri, arqueólogo de la Autoridad Israelí de Antigüedades, cree que, si Jesús hubiera nacido en Belén de Judea, sus padres, que residían en Nazaret, tendrían que haber recorrido, durante una semana aproximadamente, una distancia de 140 kilómetros, que quizá no hubiera podido soportar el niño que se gestaba en María. Empero, aunque la hubiera soportado, la investigación arqueológica sugiere que Jesús no pudo haber nacido en Belén de Judea porque, afirma Oshri, en la época de Jesús el territorio que ocupaba esa ciudad era un desierto.

¿Entonces Jesús nació en Nazaret? Oshiri afirma que Jesús no nació en Belén de Judea ni en Nazaret de Galilea, sino en una ciudad llamada “Bethlehem Ha Galilit”, o “Belén de Galilea”, llamada también, antiguamente, “Belén de Zabulón”. Era una de las doce ciudades que, en el Antiguo Testamento, menciona el libro de Josué, en la parte que trata sobre la heredad de los hijos de Zabulón. Entre esta ciudad y Nazaret había una distancia de 12 kilómetros, que podía ser recorrida en no más de un día.

Ciertamente, pues, Jesús habría nacido en Belén; pero no en Belén de Judea, sino en Belén de Galilea o Belén de Zabulón. Poco tiempo después de la muerte de Jesús una comunidad cristiana construyó un monasterio en Belén de Zabulón, precisamente porque esa comunidad creía que en esta ciudad había nacido Jesús.

Post scriptum. Bruce Chilton, ex profesor de Nuevo Testamento, de la Universidad de Yale, afirma que la investigación arqueológica suministra “una buena razón para inferir que la ciudad de Belén que San Mateo menciona, estaba en Galilea.”