ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Logos

Cuando octubre tuvo 21 días, o menos…
Fecha de Publicación: 05/10/2020
Tema: Historia
En el año 1582, en varios países del mundo, el mes de octubre tuvo 21 días. El jueves 4 de octubre fue seguido por el lunes 15 de octubre. Podemos conjeturar que hubo júbilo de acreedores. Ellos cobrarían la misma tasa de interés financiero por 21 días que por 31 días. También podemos conjeturar que hubo furia de deudores. Ellos debían pagar una tasa de interés por 10 días eliminados.

La causa de aquel mes de octubre de 21 días fue que el 24 de febrero de aquel mismo año el papa Gregorio XIII decretó un nuevo calendario. El propósito era calcular la fecha precisa en que debía celebrarse la Pascua. El nuevo calendario se denominó “gregoriano”; y sustituyó al calendario denominado “juliano”, decretado por el cónsul romano Julio César, en el año 46 antes de la Era Cristiana, y vigente a partir del año siguiente.

El calendario juliano había sustituido a un antiguo y absurdamente impreciso calendario lunar, que originalmente dividía el año en diez meses. Octubre era el mes octavo. Noviembre era el mes noveno. Y diciembre era el mes décimo. Actualmente, entonces, el antiguo mes octavo, u octubre, es décimo. El antiguo mes noveno, o noviembre, es décimo primero. Y el antiguo mes décimo, o diciembre, es el mes décimo segundo.

El año del calendario juliano tenía 365.25 días e incurría en un error de un día cada 128 años; y en el año 1582 se había adelantado diez días, que fueron precisamente los que eliminó el calendario gregoriano. En este nuevo calendario el año tenía 365.2425 días e incurriría en un error de un día cada 3,300 años. Se lograba, entonces, un fantástico progreso en la medición del año tropical, o tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta orbital con respecto a la posición del Sol.

El año tropical se distingue del año sideral, o tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta orbital con respecto a la posición de las estrellas. También se distingue del año perihélico o anomalístico, o tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta orbital con respecto al perihelio, o posición en la cual la Tierra está más cerca del Sol.

El calendario gregoriano fue comenzado por el filósofo y matemático Luis Lilio y finalizado por el matemático y astrónomo Cristóbal Clavio. Uno de los cráteres de la Luna se denomina “Clavio”, y uno se denomina "Lilio". Galileo Galilei visitó a Clavio. El propósito fue deliberar sobre las observaciones telescópicas de Galileo.

La diferencia entre el calendario juliano y el gregoriano consiste en la regla de cálculo del año bisiesto, o año de 366 días, es decir, año que tiene un día adicional. Ese día se incluye en el mes de febrero. En el calendario juliano, un año bisiesto es aquel que es exactamente divisible por el número 4. Por ejemplo, es bisiesto el año 1900, que fue el último año del siglo XIX. Pruébelo usted: 1900 dividido entre 4 es igual a 475.

En el calendario gregoriano un año bisiesto es aquel que es exactamente divisible por el número 4; pero el último año de un siglo, aunque sea divisible por ese número, no es bisiesto, excepto que sea exactamente divisible por el número 400. Por ejemplo, en el calendario gregoriano el año 1900, o último año del Siglo XIX, no fue bisiesto porque, aunque era divisible exactamente por el número 4, no lo era por el número 400. Pruébelo usted: 1900 dividido entre 400 es igual a 4.75

Algunos de los países que adoptaron inmediatamente el nuevo calendario eliminaron solo diez días del mes de octubre. Aquellos países que lo adoptaron en siglos posteriores tuvieron que eliminar, por supuesto, más de 10 días, en la proporción de un día por cada 128 años. Algunos países que lo adoptaron inmediatamente fueron Italia, España, Polonia y Portugal.

El papa Gregorio XIII decretó el nuevo calendario en la bula denominada, en latín, “Inter Gravissimas…”. Eran palabras que significaban “entre las más serias…” Las “más serias” eran algunas de las obligaciones que la Iglesia Católica, Apostólica y Romana debía cumplir. Una de ellas era acatar los mandatos del Concilio de Trento, celebrado entre los años 1545 y 1563. Y uno de esos mandatos era precisamente decretar un nuevo calendario.

Post scriptum. El nombre del papa Gregorio XIII era Ugo Boncampagni. Nació en Bolonia, el 7 de enero del año 1502. Murió el 10 de abril del año 1585, en Roma. Era doctor en derecho canónico y derecho civil. Fue profesor de la Universidad de Bolonia. Uno de los discípulos del profesor Boncampagni fue Carlos Borromeo, cardenal italiano y obispo de Milán, quien después de su muerte fue santificado.
SOBRE EL AUTOR
Luis Enrique Pérez
Reseña curricular Guatemala, 26 de noviembre de 2018 Luis Enrique Pérez Estrada es profesor de filosofía. Ha impartido cursos sobre teoría del ser, teoría del cono
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos