ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Apuntes

Las ciudades y los puertos de mar
Fecha de Publicación: 10/08/2013
Tema: Guatemala

 

Un puerto de mar conlleva generalmente una actividad económica fuerte a su alrededor. El manejo de mercaderías en tránsito por el puerto genera oficinas de control, de cobro de impuestos, de transportistas y almacenadoras entre otras muchas que a su vez necesitan el soporte de infraestructuras habitacionales, hoteleras, comerciales de todo tipo y que a su vez requieren de desarrollos urbanísticos que a su vez demandan el suministro de servicios básicos y menos básicos pero servicios al fin.

Carreteras, energía eléctrica, comunicaciones, agua potable, tratamiento de aguas servidas, etc. etc. etc. y al final y con el pasar de los años y la consolidación de las actividades portuarias, se desarrollan a su alrededor ciudades importantes. Baste mencionar como ejemplos las ciudades casi nuevas del sud este asiático como son Singapur, Hong Kong y Shang Hai o las menos nuevas y tradicionales como Amsterdam, Londres, Marsella, Hamburgo, New York, Miami, New Orleans, San Francisco, Los Ángeles y San Diego y así podemos seguir nombrando ciudades muy famosas desarrolladas en paralelo con la actividad portuaria. Casi Gran Ciudad es sinónimo de Puerto.

Y entonces cabe preguntarnos por qué ese fenómeno no sucede en nuestra querida Guatemala sino más bien pareciera suceder todo lo contrario. Puerto Barrios, San José, Ocós y Champerico no son precisamente ejemplos de desarrollo en ninguno de los aspectos mencionados, sino más bien son ciudades que adolecen de todo lo que en otros lados se genera alrededor de los puertos marinos. Más bien son ciudades que han perdido la infraestructura que en alguna época tuvieron, tal el caso del ferrocarril y sus muelles originales, las bodegas y el muelle de la frutera en Puerto Barrios, por mencionar tan solo dos ejemplos.

Son ciudades que no han logrado construir la infraestructura que el desarrollo demanda. En Puerto Barrios y San José, los drenajes de aguas negras corren a flor de tierra, las champas de mala muerte proliferan por todos lados y la basura está presente doquier. Y por el contrario son ciudades con características de lunares inhóspitos. En ambos casos la infraestructura más significativa fue construida por empresas privadas que le dieron vida al puerto, la IRCA y la UFC fueron las principales empresas, y al desaparecer éstas, casi desaparecen los puertos.

¿Han visto ustedes salir los turistas de los cruceros en Puerto Quetzal? Dan pena. Se bajan del barco a un lugar carente de todo lo que busca y paga un turista. Los he visto salir caminando por la calle del predio hasta la carretera buscando un transporte que los lleve a conocer lo que haya que conocer. En la carretera hay tuc tucs y microbuses que no infunden ninguna confianza a un turista.

A distancias manejables en carretera están lugares de interés turístico como son Antigua, Atitlán, El IRTRA, La ciudad de Guatemala, Moterrico con sus playas y reservas de vida marina y de aves. Y mediante transporte aéreo, TIKAL, Río Dulce, Atitlán, etc. Pero simplemente no hay, por no haber, ni una sola oferta para estos turistas.

¿A alguno de los que han viajado en los cruceros en cualquier parte del mundo, le ha faltado oferta de servicios y visitas que hacer en cada escala que el crucero hace? Es más, la oferta de actividades extras a las del propio crucero, puede llegar a duplicar éstas con creces, no así en el caso de Guatemala, ¿por qué? Pero ésta es otra historia.

Y volviendo el tema del desarrollo de las grandes ciudades relacionadas con los puertos, nos cabe la misma pregunta ¿por qué en Guatemala no ha sucedido lo mismo? Tengo que confesar mi ignorancia del tema en detalle pero si puedo identificar algunas de las causas de esta falta de desarrollo.

Para empezar está el tema de la propiedad privada limitada por la ley que otorga la estado la propiedad de riberas, costas, etc. y que limita la seguridad necesaria para invertir en ellas. En paralelo está la total falta de planificación urbanística necesaria y con visión de largo plazo que zonifica las áreas dedicadas a cada una de las actividades conexas y que asegura al inversionista el uso y destino de cada zona.

Ya en un artículo anterior comentamos sobre la anarquía cotidiana y en estos casos urbanísticos se pone de manifiesto en cada esquina de la ciudad. El Instituto de Fomento Municipal fue creado para precisamente ordenar el crecimiento de las ciudades empezando, como prioritariamente, por definir un plan maestro de desarrollo para cada cabecera departamental. Sé que algunos se hicieron y sin embargo no se siguieron sus lineamientos siendo al día de hoy notoria las ventajas en los lugares que en alguna medida se siguieron tales lineamientos.

¿Y el INFOM? bien gracias. Otra entidad estatal que no solo no funciona sino que no sabemos ni que hace. Hoy haría buena falta actualizar los planes de desarrollo que se hicieron y hacer los que quedaron pendientes y por supuesto implementar sus lineamientos. O sea que objetivos y volúmenes de trabajo para la institución sobran. Pero, al menos a mí me parece, que este tema no es de prioridad ni de importancia alguna ni para la institución ni para los alcaldes y ésta es otra causa del subdesarrollo señalado.

Claro está que hoy hay un problema adicional para hacer un Plan Maestro de Desarrollo Urbano y es la ausencia de la calidad profesional que hace 50 años tenían las instituciones estatales, por ejemplo como la tuvo el INFOM, y que hoy brilla por su ausencia…

 

Si algún lector identifica las causas, adicionales a las ya señaladas,  de la falta de desarrollo de las ciudades de los puertos de mar en Guatemala, le agradecería compartirlas. Hoy que se habla de un canal interoceánico por Guatemala he notado que el proyecto incluye la construcción de dos puertos nuevos dando la impresión que el inversionista prefiere esta opción que la de coordinar las ampliaciones y/o mejoras en la infraestructuras existente y probablemente tenga razón para descartar de raíz las oposiciones sistemáticas a los cambios que se han hecho tan frecuentes en Guatemala.