ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Reflexión

Sabino dibuja a Ubico
Fecha de Publicación: 01/08/2013
Tema: Historia

 

En el salón 6 del Parque de la Industria, que alojaba la Feria Internacional del Libro de Guatemala –FILGUA–, bajo un aguacero que hizo tronar el techo enlaminado de esa instalación, Marta Altolaguirre se dirigió los presentes diciendo:

Me cabe el enorme privilegio de dirigirme a ustedes para presentar el nuevo libro del doctor Carlos Sabino titulado Tiempos de Jorge Ubico. Previamente considero indispensable hacer referencia a su autor porque son sus calidades personales como sociólogo y doctor en Ciencias Sociales, a lo que se suma una trayectoria abundante, lo que permite explicarnos la propiedad con la que aborda los distintos enfoques de su producción literaria.

Y es que parte de esa riqueza es producto de las experiencias vividas por el autor desde sus años de estudiante de estudiante en su país de origen, Argentina, y sus vivencias posteriores al emigrar a Venezuela donde vivió por más de 30 años para luego radicarse en Guatemala en donde ha compartido sus conocimientos y su lucidez académica.

Y digo privilegio, por el respeto que me merece la seriedad con la que emprende su trabajo, tanto en la cátedra como en sus escritos, en los que prevalece la sensatez de criterios, los que sin excluir el sentir que caracteriza a todo ser humano, logra trasladar con honradez y autenticidad las referencias mas objetivas e imparciales obtenidas de la acuciosa investigación que le permite sustentar el contenido de sus obras.

El doctor Sabino ha publicado unos 18 libros, entre los que destacan sus obras sobre metodología de investigación, así como un diccionario de economía y casi dos decenas de títulos que incluyen relatos calcados en experiencias personales como lo refleja la obra titulada “Todos nos Equivocamos”.

Pero también debe mencionarse su trabajo plasmado en “La Historia Silenciada” en la que emprende la tarea de investigar los acontecimientos nacionales a partir del año 44.

Como dice la contraportada del libro que hoy se presenta, el autor califica ésta publicación como el Tomo Cero de la Historia silenciada, ya que hace un examen histórico de las dos décadas precedentes en la coyuntura de los acontecimientos mundiales que las conformaron.

Tiempos de Jorge Ubico, en Guatemala y el mundo, resulta fascinante por la facilidad con la que transporta nuestro pensamiento hacia aquella primera mitad del siglo pasado, y las circunstancias marcadas por los eventos bélicos, los cismas financieros y el impacto en los políticos de esos años, que fueron marcando el desempeño de los distintos países y de sus gobernantes.

En el prólogo, el autor nos explica cómo la recesión que ha golpeado al mundo a partir de septiembre de 2008, le motivó a analizar “los paralelos que podían trazarse entre ese complejo fenómeno y la nunca olvidada crisis de 1929, que azotó al mundo por una entera década.”

En ese contexto nos ilustra magníficamente, con su amplio conocimiento sobre la historia, compartiendo las lecciones que nos permite comprender los efectos y consecuencias de las políticas adoptadas en los distintos períodos a lo largo y ancho del planeta.

 Pero también la obra nos ilustra con numerosas referencias, como son los cuadros estadísticos, noticias y fotografías de entonces, los desatinos y los aciertos de las decisiones adoptadas en aquellos años caracterizados por un mundo convulso e inestable tanto en Guatemala como en las potencias de la época.

Los efectos de las grandes guerras que impactaron al mundo entero, inclusive a Guatemala y Centro América, las férreas dictaduras que dominaron esas fechas, y el análisis de lo acontecido en el istmo Centroamericano.

En cuanto a la figura de Jorge Ubico Castañeda, llama la atención del autor la nostalgia que frecuentemente se manifiesta respecto a períodos pasados en las distintas sociedades, lapsos que incluyen a personajes como sucede en Guatemala, con la figura de Jorge Ubico, que todavía hoy provoca sentimientos extremos de odio-amor especialmente en aquellos guatemaltecos que ya tenían uso de razón durante los 13 años y cinco meses de su gobierno, a “pesar de los años transcurridos y de que la historiografía más reciente”.

De acuerdo al autor existe “algo más que un problema estrictamente psicológico en esa añoranza por cierto tipo de gobiernos, una actitud que revela no solo la tendencia que tenemos a idealizar el pasado sino también las carencias del presente, lo que nos duele y nos preocupa hoy.”

Efectivamente, la reflexión del autor aborda esa añoranza del pasado, esencialmente en aquellos grandes soñadores que parcializan sus recuerdos, manteniendo vivo todo aquello que en su momento les hizo la vida más agradable, pero enterrando en su memoria el contexto amplio y complejo de la época que también resulta negativa.

El ser humano puede ser presa fácil al contrastar el presente con un pasado idealizado sin comprender que lo que se vive en cada época, tiene relación con infinidad de situaciones que solo se corresponden con ese momento y que no se pueden reproducir exactamente en circunstancias distintas, porque el presente está dibujado por esas circunstancias irrepetibles en las que también antes, como hoy, abundan los elementos indeseables.

Por eso en cuanto a Jorge Ubico, resulta tan importante la aclaración del doctor Sabino, cuando afirma que la obra no se trata de un estudio biográfico ni, menos aún, de un intento de su parte en erigirse en juez de un hombre que murió hace ya dos tercios de siglo, sino un esfuerzo por comprender lo que ocurrió en ese terrible mundo de entreguerras y la investigación quedó acotada, por tal razón, por la mención de las esperanzas y los cambios que se suscitaron cuando ambas contiendas mundiales llegaban a sus días finales

El libro que hoy se presenta, se divide en dos partes de cinco capítulos cada una. En la primera parte, se expone un panorama de los cambios que se sucedieron a partir de la Primera Guerra Mundial, 1914, y el impacto de aquella guerra que duró cuatro años así como sus efectos en las naciones inmersas en la conflagración, los llamados Imperios Centrales, de un lado y del otro los Aliados que, como dice el autor, concentraron sus energías en ganar la guerra para lo cual debieron adaptar sus políticas y prioridades que transformó la forma de ejercicio del poder.

En ese entorno, es que se vinculan los sucesos mas destacados que vivió Guatemala a partir de 1920 y las circunstancias que llevaron al general Jorge Ubico a la presidencia en 1931.

La información que contiene la obra, corresponde con citas de las distintas instituciones nacionales e internacionales, encontrándose también gráficas ilustrativas sobre el comportamiento de la economía y el desarrollo de la nación.

Queda plasmado con abundante información, el empeño que tuvo Jorge Ubico en rescatar la economía de la nación, ordenar las finanzas y proveer seguridad a los ciudadanos.

En la segunda parte, se detalla su obra de gobierno y forma amplia, la evolución política de un país que, en el ambiente de transformaciones democráticas que vivió el mundo en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial y un lógico efecto de esos cambios que llevaron al desgaste y al ocaso al régimen y a la renuncia de su líder.

En cuanto al personaje central de la obra, Jorge Ubico Castañeda, se describe con acierto su personalidad indiscutiblemente autoritaria, en esencia conservadora, dentro de un partido político que se denomina “Liberal Progresista” pero que para bien o para mal, sentía como cosa propia a Guatemala.

Es importante destacar su consistencia con el manejo austero de las finanzas del Estado, siendo un ejemplo, la publicación en la prensa de costos de las obras que se emprendían. Y quiero por último referirme a dos acciones que considero confirman su identificación con Guatemala: Una, es que iniciando su gobierno con Q27 en las arcas nacionales y meses de salarios adeudados, concurrió a una entidad bancaria internacional, para solicitar el préstamo requerido para el pago de esos salarios caídos y para cubrir los gastos de los primeros meses de su gestión. Para ello, dio como fianza todas sus propiedades.

La otra, es que en su último testamente, deja tres o cuatro inmuebles a su viuda, todos los cuales habían sido confiscados en el año 44, de los cuales le fueron devueltos a su viuda en pésimo estado unos 15 años después. Pero es curioso conocer que en ese testamento consigna que todo aquello que no se haya especificado, lo deja heredado al Estado.

Lo que puedo afirmar, es que para todos aquellos que escuchamos de padres o abuelos sobre el gobierno de Ubico, resulta fascinante leer el contexto magníficamente escrito por el doctor Carlos Sabino. Como familiar directa de Jorge Ubico Castañeda, reitero mi reconocimiento hacia el autor por su análisis de los acontecimientos del país en el contexto que correspondió a la época vivida.

 

Carlos Sabino es Licenciado en Sociología, Universidad de Buenos Aires (1970); Doctor en Ciencias Sociales, Universidad Central de Venezuela (1987).  Es profesor Titular (emérito) de la Universidad Central de Venezuela y desde 1998 se desempeña como profesor de la Universidad Francisco Marroquín, donde es Director de la Maestría y el Doctorado en Historia.

 
 
   
Powered by NeBSGT