ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

Bukele en apuros
Fecha de Publicación: 09/02/2020
Tema: Política
En la situación política en El Salvador se ha complicado progresivamente. El presidente Bukele posiblemente desesperado por la parsimonia, quizá negligencia, de la Asamblea Legislativa para entrar a discutir un crédito por US$ 109 millones. La solicitud y las demoras llevan ya más de un mes. Con seguridad, tal dilación tiene como propósito conseguir “algo” a cambio. Es una presión para negociar que descuida que se está poniendo en riesgo la seguridad de los salvadoreños.

Hoy, la situación se ha vuelto compleja, principalmente para Bukele, quien está actuando en contra del orden establecido reglamentado y legislado en ese país.

Se trata de un ordenamiento que, allá como aquí, termina protegiendo el desorden social, la criminalidad, las invasiones y una multiplicidad de contarios al bienestar de las personas y sus familias, que debieran ser la razón del Estado.

Vivir bajo los múltiples reglamentos y disposiciones de los derechos humanos emanados desde la ONU, han moldeado la legislación de nuestros países. Chiroy y sus soldados estuvieron presos (que no privados de libertad) durante más de cinco años por haber violado los derechos humanos de los facinerosos que habían tomado una carretera e impedían la libre locomoción por ella. En general la proliferación de derechos humanos de segunda y tercera generación ha tenido como costo principal la falta de seguridad de los ciudadanos

En nombre de esos derechos humanos se cometen diariamente los más graves atropellos hacia las personas trabajadoras dignas y honradas en nuestros países

La Asamblea Legislativa de El Salvador ha conseguido que organizaciones internacionales, organizaciones salvadoreñas, otros organismos y otros países volteen a ver con un dedo señalando a ese país hermano. Favorecen a los legisladores cuyos derechos están siendo vulnerados por el régimen de Bukele en su empecinamiento por terminar con la criminalidad.

Es complejo opinar a este respecto. Obviamente la legislación salvadoreña, cómo igualmente sería en Guatemala y en otros países, está siendo violentada por el presidente Bukele. Habría que reconocer sin embargo que las razones que lo han llevado a esa postura tan comprometida son válidas.

No quiero opinar más allá de lo anterior, pero si deseo comentar que me muestro sorprendido y de alguna manera hasta estupefacto ante la reacción de algunas personas en Guatemala, a quienes respeto y aprecio, opinando tajantemente contra Bukele y en favor de los diputados salvadoreños.

Más de uno se ha dado a comprar a Bukele con Chávez o con Ortega. Me parece que muy pronto también lo van a comparar con Fidel Castro, luego con Stalin, Mussolini y Hitler. Ponerlo al lado de tales energúmenos me parece profundamente injusto. Creo que hay enormes, abismales diferencias con ellos. Espero que las líneas siguientes les hagan reflexionar.

En defensa de Bukele quisiera señalar algunos datos de la vida política del presidente salvadoreño.

Nació en 1981. En 2012 cuando solo tenía 31 años compitió para la alcaldía de Nuevo Cuscatlán; lo hizo con el FMLN coaligado con el pequeño partido CD, también de izquierda. Ganó la elección con 50. 7% de votos contra 46. 7% de su principal contendiente, ARENA. Su triunfo fue en primera vuelta.

Posteriormente, en 2015, compitiendo por el FMLN coaligado con el PSP, ganó la municipalidad de San Salvador con 50.4%de votos contra 46.5% por ciento que obtuvo ARENA. Esa victoria también fue en primera vuelta.

En 2019 lo postuló la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) para las elecciones presidenciales. GANA era un partido relativamente nuevo, formado principalmente con integrantes provenientes de ARENA. Se autodefine conservador y de derecha popular, sin excluir iniciativas de la derecha tradicional. ​

Bukele ganó la elección con 53.1% de votos contra 31.7% de ARENA y 14.4% del FMLN. Su triunfo puso fin a 30 años de gobiernos que se alternaban entre ARENA y el FMLN. Lo hizo con un partido relativamente nuevo y pequeño.

En 2017 Bukele fue expulsado del FMLN acusado de violentar los principios de ese partido. Él dijo que lo habían expulsado por señalar lo mal que estaba gobernando Sánchez Cerén, entonces presidente de El Salvador y dirigente del FMLN.

Bukele asumió la presidencia de El Salvador, para un periodo de 5 años, el 1o de junio de 2019 hace sólo 8 meses y 8 días.

Antes de Bukele los gobiernos en El Salvador, como en Guatemala, habían ido degenerando progresivamente y sumergido al país en la más abyecta corrupción administrativa para conseguir el enriquecimiento de los gobernantes.

La pregunta más importante a la cual algunos de los distinguidos participantes en este blog han respondido, posiblemente sin mayor conocimiento, es si Bukele es comunista, socialista, izquierdoso…

El FMLN lo acusa de populismo antisistema dice utilizó la imagen de izquierda del partido y la hizo propia para ganar elecciones. Pero en él es una imagen falsa porque él es de derecha y emplea el populismo para confundir.

El gobierno de Bukele se ha distanciado políticamente de los gobiernos de Venezuela, Honduras y de Nicaragua. Él ha afirmado que los presidentes de esos países son dictadores.

El Gobierno de Bukele rompió relaciones con Taiwán y se ha ido acercando paulatinamente al gobierno de China continental. Al mismo tiempo se ha acercado al gobierno de Estados Unidos.

Bukele se ha expresado contario al matrimonio homosexual y al aborto, en abierta oposición a las directrices de la ONU y del George Soros.

Entonces creo poder resumir diciendo que se trata de un político sumamente exitoso. Uno que nunca ha perdido una elección. Ha participado en 3 y ha ganado tres veces en primera vuelta.

En los 8 meses que lleva de Gobierno ha figurado por encima de la mayor parte de los gobernantes, no solo de la región sino del mundo. Se ha destacado en sus presentaciones como ningún otro. El Salvador está siendo representado en foros internacionales por un presidente que siempre ha dejado bien parado a su país. Ha conseguido situar a El Salvador en el mapa Mundial haciendo que la gente vuelva a verlo.

Ha dicho verdades que resultan incómodas a los políticos de todo el mundo y no se ha arrugado para decirlas. El Salvador es hoy un país que prospera. Tiene un combate claro y definido en contra de los criminales. Se ha puesto en guerra contra los mareros, los sicarios y los corruptos de cuello almidonado.

Por otra parte, tenemos a una Asamblea Legislativa de la que conozco muy poco y nada puedo decir, excepto que muy probablemente se parece al Congreso que concluyó su gestión el pasado 14 de enero 2010.

En lo nuestro, quizá hubo una decena (6%) de diputados cuyo trabajo sería injusto descalificar. Otro 20%, por lo contrario, ostentaba credenciales suficientes para estar en la cárcel (¿Recuerdan a Rabbé?). Y el resto 74% constituido por individuos mediocres interesados en los beneficios y el prestigio de ser dignatarios de la nación pero que durante cuatro años nunca hicieron nada para merecerlo. ¿Será que el cuerpo de diputados en El Salvador es muy diferente del nuestro? Pienso que no.

Si los razonamientos anteriores no le son suficientes. Lo reto a pensar ¿cómo le habría ido a Guatemala? ¿Cómo estaríamos ahora, si en vez de Morales hubiéramos tenido a un émulo guatemalteco de Bukele? ¿Cuántas vergüenza nos habríamos ahorrado?

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 73 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería el&eacu
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos