ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Existe otro camino

Un plan económico con un diagnóstico equivocado
Fecha de Publicación: 15/01/2020
Tema: Economía
Invertir es una condición vital para el desarrollo


La batería de medidas anunciadas, por ahora, solo han puesto foco en mantener el abultado gasto estatal aumentando impuestos para seguir en la senda de la ya ineficaz dinámica de la destructiva redistribución.

Para los que piensan que debatir ideas es solo un ejercicio intelectual inocuo, que no tiene impacto alguno en lo cotidiano ha llegado el momento de confrontarlos con la más cruda realidad refutando esas aseveraciones.

Las visiones demostradamente equivocadas, esas que la evidencia empírica explicita en forma tangible, repletas de insólitas falacias y siempre sesgadas con anteojeras ideológicas traen consecuencias directas e indisimulables.

Es que las políticas públicas que se aplican bajo el paraguas de creencias fallidas inexorablemente tropiezan y se encuentran con el mundo real, ese que se encarga de desmantelar cualquier alquimia sin soporte suficiente.

Durante décadas los académicos del falso progresismo han sostenido que el motor de la economía es el consumo. Ellos solo se han detenido a observar las consecuencias y no las causas, confundiendo unas con otras.

Afirman que una sociedad que gasta mucho logra un enorme crecimiento y han caído en la trampa del superficial análisis que considera que la característica central de una comunidad pujante es que todos consumen.

Las naciones que han logrado desarrollarse de un modo sustentable lo han conseguido en base a la acumulación de capital y a ese fenómeno evolutivo que construye un clima de negocios fabuloso que moviliza la inversión.

Mientras la clase política, y la gente en general, siga vociferando que los empresarios son sus enemigos, que los ricos son detestables y que el capital es su acérrimo adversario nada bueno sucederá por estas latitudes.

Habrá que despojarse de los absurdos prejuicios, abandonar el resentimiento crónico hacia los que más tienen y comenzar a comprender que hay que seducirlos para que inviertan su dinero aquí y no en otra parte.

Ellos siempre tendrán la chance de sacar el dinero del país, podrán tomarse el tiempo y hasta perder dinero, pero jamás serán obligados a hacer lo que no desean. Los que imaginan que pueden presionar hasta el infinito están profundamente equivocados y conseguirán solo efectos indeseados.

No será a punta de pistola, ni con el uso de la fuerza estatal que los que pueden contribuir concretamente con el progreso depositarán su confianza, sus ahorros y el fruto del trabajo de toda su vida en estas tierras.

Si ellos deciden mirar hacia otros horizontes, si todo el tiempo buscan el modo de huir de las garras de los saqueadores o simplemente tratan de salvaguardar su patrimonio poniéndolo lejos del alcance de los burócratas depredadores no se puede esperar que la inercia presente se modifique.

No existe un plan económico que pueda ser exitoso si se insiste en esta simpática pero patética consigna que pretende distribuir esta miseria, repartiendo lo poco que aún queda y achicando persistentemente esa torta que se termina descuartizando a diario y reduciendo su tamaño.

El odio al capital tiene su correlato. Si se castiga sistemáticamente a la acumulación con impuestos ridículos y se amenaza a todo lo ahorrado con regulaciones sorpresivas no se puede esperar como contrapartida actitudes que no sean la búsqueda de diferentes modos de escaparse del dislate.

Los potenciales inversores, los que sí han tenido oportunamente el talento de producir riqueza suficiente como para encarar ahora nuevos proyectos necesitan ser convocados con inteligencia y no burdamente expulsados.

Si no se quiere entender esto desde lo emotivo, al menos se debería comprender desde el pragmatismo que implica sumar a quienes son los únicos que pueden ofrecer puestos de empleo formal, consumo sostenible en el largo plazo y arrancar un círculo virtuoso ininterrumpido.

Combatirlos no solo es inmoral sino tremendamente impráctico y atenta contra los objetivos que declama toda la dirigencia. No se obliga a nadie a invertir lo propio, sino que se enamora brindando brillantes oportunidades.

A la actual gestión le falta exhibir esa arista del programa, si es que existe tal cosa. Por ahora solo han aparecido nuevas versiones del clásico zarpazo que se apropia de lo ajeno. En definitiva, solo un poco más de lo mismo y siempre en la dirección opuesta a lo que hoy resulta imprescindible.

Pretender alimentar el consumo de corto plazo repartiendo lo disponible y esquilmando con dureza a los que pueden hacer la diferencia es un pésimo comienzo. Sin ellos no habrá posibilidad alguna de salir de este pozo.

Los primeros liquidarán esa ventaja en poco tiempo y los segundos, ante la contundencia de las señales buscarán nuevos horizontes y se refugiarán en lo seguro, marginalizándose y actuando con más cautela que audacia.

Los países que crecen tienen normas que invitan a invertir. Facilidades para lograr interesantes ganancias, un sistema tributario transparente y reglas de juego claras muy amigables con el mundo de los negocios.

Los síntomas contemporáneos son inapelables. Locales sin alquilar, capacidad instalada ociosa, precios relativos alterados, bajo stock disponible, mercadería de mala calidad, no parece ser muy auspicioso.

Si alguien aun supone que los que pueden hacerlo invertirán aquí con los indicios visibles tan hostiles como ineficientes, pues tendrá que vivirlo en carne propia para convencerse de que no habrá desarrollo sin inversión.

Alberto Medina Méndez e-mail: amedinamendez@gmail.com; Twitter: @amedinamendez; Facebook:www.facebook.com/albertoemilianomedinamendez; Web page: www.existeotrocamino.com; Skype: amedinamendez; 54 9 379 4602694

Nota del editor: Las opiniones económicas de Alberto Medina Méndez son universales, tienen tanta validez en la República Argentina como aquí. Frecuentemente, como ahora, el autor se refiere a su país natal hoy gobernado por Cristina y Alberto Fernández.
SOBRE EL AUTOR
Alberto Medina Méndez
 Alberto Medina Méndez (48) es argentino, radicado en Corrientes. Es analista político, conferencista Internacional, columnista de: INFOBAE en Argentina, Diario exterior de Espa&n
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos