ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Logos

Una última exhortación
Fecha de Publicación: 11/08/2019
Tema: Electoral
Amigo, hombre o mujer: por última vez le exhorto a votar contra la candidata presidencial Sandra Torres. Es una exhortación destinada al amigo, hombre o mujer, que, aunque no quiere que ella sea el próximo Presidente de la República, ha optado por abstenerse de votar, o por anular el voto, o por votar “en blanco”.

Por supuesto, votar contra Sandra Torres es votar por Alejandro Giammattei, que puede ser o no ser el candidato por el cual usted hubiera querido votar. Empero, es más importante votar contra ella, que votar por el él. Y por esa razón reitero mi exhortación. No se abstenga de votar. No anule su voto. No prefiera la blancura de voto, que realmente es negrura. Vote contra Sandra Torres.

Ansío que nuestra patria Guatemala no se pierda. Que no caiga en abismos más profundos de inmoralidad política. Que siempre sea admirada mujer virtuosa y nunca viciosa cortesana. Que siempre sea luminoso día y nunca aciaga noche. Que no sea depredable tierra de nadie, botín de la maléfica ambición, circo de los más voraces corruptos, festín de una licenciosa delincuencia, y sirviente de las peores pasiones. Aludo a aquellas pasiones que surgen de una democracia que ha degenerado en oclocracia, o gobierno de la plebe parasítica, del despreciable populacho o de la ominosa muchedumbre

Vote contra Sandra Torres. No debe ser posible que una patria gobernada por ella, sea nuestra patria.

Si nuestra patria Guatemala ha sido saqueada, no tiene que ser aún más saqueada. Si ha sido arrasada, no tiene que ser aún más arrasada. Si ha sido violada, no tiene que ser aún más violada. Si ha sido insultada, no tiene que ser aún más insultada. Si ha sido sumergida en el fango, no tiene que ser sumergida aún más. Si se ha embriagado con cualquiera, no tiene que embrigarse aún más. Si ha perdido la ingenua sonrisa de la niña y ahora exhibe la carcajada de la cortesana, ya no tiene que exhibirla aún más.

Vote contra Sandra Torres. No debe ser posible que una patria gobernada por ella, sea nuestra patria.

Y le digo a nuestra patria Guatemala que sus fecundos campos; sus sonoras selvas; sus fragantes bosques; sus serenos montes y sus boscosas montañas; sus suelos, ríos y lagos; sus auroras y sus ocasos; sus paisajes; la sonrisa de sus niños, la cumplida misión de sus ancianos, el vigor de sus jóvenes y el esfuerzo de sus nobles adultos; y el genio laborioso de sus hombres y sus mujeres, la convierten en grata promesa de tierra de la prosperidad; en jardín de bellas sendas beatíficas; y en espléndida donación de la divina gracia. Esa promesa debe persistir. Y nadie debe estropear ese jardín. Y nadie debe robar esa donación.

Vote contra Sandra Torres. No debe ser posible que una patria gobernada por ella, sea nuestra patria.

Y también le digo a nuestra patria Guatemala que la esperanza ha de ser la última estrella que desaparezca de su horizonte. Esa esperanza insinúa vagamente, como entre brumas de un posible amanecer, o como entre gratos resplandores de un nuevo día, que se salvará de la amenaza que le acecha el próximo 11 de agosto. Y si todavía no puede mejorar, por lo menos evitará empeorar.

Vote contra Sandra Torres. No debe ser posible que una patria gobernada por ella, sea nuestra patria.

No se abstenga de votar. Es una peligrosa comodidad. No anule su voto. No sea cómplice del triunfo de Sandra Torres. No vote “en blanco”. No sume esa comodidad y esa complicidad. Probablemente ella será derrotada; pero todavía no lo está, y el peligro subsiste. Esa derrota debe consumarse el próximo 11 de agosto, y convertirse en un festivo suceso de la historia de Guatemala.

Post scriptum. Sandra Torres es peligro de fatal metamorfosis, de multiforme desenfreno, de caída en los submundos del mal, y de surprema placidez en los infiernos. Detengamos esa amenaza.