ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Reflexión

Fortalezcamos el sistema de justicia
Fecha de Publicación: 14/06/2019
Tema: Construir el Estado
Fortalezcamos el sistema de justicia pero no con extranjeros
Guatemala pasa por momentos de riesgo excepcionales. Enfrenta una perdida absoluta de lo que significa un Estado de Derecho, con la ausencia de respeto a la Constitución y aún a normas internacionales que garantizan los derechos fundamentales de las personas.

Pero también se está cometiendo el error de creer que los guatemaltecos somos seres humanos inferiores a los de otras naciones y veo en esto un grave error. ¿Será que la naturaleza fisiológica de las personas es mejor o peor, dependiendo de donde nacen y crecen? ¿O de razas?

No. Los seres humanos no vienen al mundo con cargas negativas que se escojan en el cielo o en la tierra. Todos venimos en desigualdad de condiciones y de ambiente, y crecemos en diversidad de educación y ejemplo.

Ciertamente, hay variabilidad en cada uno, pero esto sucede en el mundo entero, no solo en cada nación, sino en cada familia y en cada persona. Por ello, los niveles de educación y las profesiones sí conforman distinción en los humanos, pero no se origina en los territorios donde nacen. 

¿Por ejemplo, será que para el avance en el desempeño del sistema de justicia tienen que contribuir extranjeros? ¿Y los resultados que después de 11 años dio CICIG, serán consecuencia de la importación de profesionales? ¿No será lógico comprender que si se obtuviera la ayuda económica (que tanto abundó para CICIG), con ese aporte a la compensación salarial se podría ampliar la cobertura, el personal y los salarios del MP; y que si hubiera una supervisión en el marco de la normativa objetiva que nos regula, también los abogados guatemaltecos podrían lograr resultados más certeros, amplios y positivos que los que CICIG logró?

En nuestro país hay perversos colegas que no tendrían que trabajar para el Estado, pero también una mayoría de excelentes abogados, a semejanza de lo que sucede en América del Sur y Centro América, inclusive Colombia, Ecuador y otros latinoamericanos. Si lográramos ampliar aún más el MP, para cubrir nuestra República, evaluando a sus integrantes y el ejercicio de sus funciones, con salarios atractivos (como recibían los profesionales extranjeros de CICIG), alcanzaríamos el nivel de desempeño que requiere la nación, y un resultado que sería mucho más justo, objetivo y satisfactorio que el que mostró CICIG.

Un ejemplo, entre otros, es el terror que vivimos los ciudadanos ante la anarquía que prevalece en diversas áreas, como ha sido la invasión de narcotraficantes, en ciertos Departamentos, extorsionistas, asaltantes, violadores, ladrones, farsantes, etc. Y los invasores que han tomado posesión de propiedades, de la energía eléctrica, y aún de cargos públicos que solo se utilizan para el enriquecimiento personal.

A lo anterior debemos agregar, el exitoso robo de propiedades, como ha sucedido con el terror que afecta a los ciudadanos ante la invasión de propiedades legítimamente adquiridas (art 39 Constitucional), cometido por sujetos aprovechados y destructores, que delictivamente se apropian de ellas, como ha sucedido en fincas y terrenos, algunos productores de bosques, que son destruidos por los invasores que venden los árboles para enriquecerse de inmediato robando el producto de las áreas ocupadas ilegalmente.

El rescate de nuestra nación es urgente y necesario. Debemos de recuperar el respeto a la Constitución y a las leyes, retomando quienes ejercen el poder, los principios establecidos y su responsabilidad por garantizar a la ciudadanía una certeza de quienes ejercen la autoridad.
SOBRE EL AUTOR
Marta Altolaguirre
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos