ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Teorema

La tercera opción
Fecha de Publicación: 10/11/2018
Tema: Política
Suponga que es posible evaluar la conducta ética de cada uno de los habitantes adultos de Guatemala (unos 10 millones de personas en total). Algunos tendrían una calificación muy alta mientras otros registrarían valores sumamente bajos. La mayoría estaríamos en medio, entre el diablo y Dios, diría un religioso. Si el resultado se graficara, se obtendría una forma como Más abajo. Allí, el área bajo la curva representa toda la población adulta del país y el eje horizontal la gradación ética. Los porcentajes refieren 8 segmentos de la población que van desde las peores personas hasta las mejores.

La curva podría ser más encopetada o más aplanada. Su parte central ser más sesgada hacia el lado izquierdo o el derecho. Pero tales variaciones serían mínimas. Quienes han tomado un curso de teoría de probabilidades, conocen esta distribución como Curva de Gauss o Curva Normal.

En el extremo izquierdo de la curva hay un área muy reducida (0.1% del total) que contiene a los secuestradores, asesinos, extorsionadores, narcotraficantes… lo peor. Son cerca de 10,000 individuos, la mayoría está en la cárcel.

Contiguo a esa porción hay otra veinte veces mayor (unas 210 mil personas), donde se encuentran los más negligentes, apáticos, perezosos, descuidados, incultos, rústicos, groseros, indolentes, violentos, ladrones, homicidas, estafadores… y los "listos". Es el lugar de los corruptos,  algunos en prisión pero la inmensa mayoría en libertad.

En el otro extremo de la curva, las proporciones son semejantes pero se refieren a los mejores hombres (desde luego, incluyo mujeres) que habitan nuestro país. La zona más reducida en el lado derecho, representa unas 10,000 personas. Son los más inteligentes, cultos, diligentes, justos, rectos, honrados, honestos, trabajadores, exitosos... Tienen un alto sentido de patriotismo, les preocupa la justicia, el bienestar de los demás, el desarrollo y progreso social de nuestro país. Por de pronto, llamemos a esa minoría, el grupo de los hombres notables.


Los analistas frecuentemente denuncian que el modelo político del país está agotado y que es incapaz de reconstruirse a sí, de autoregenerarse. Así, el sistema sólo podría engendrar gobiernos capaces de hundirnos más. Esa es una visión negativa y muy triste de nuestro futuro.

Sin embargo, el sistema tiene agujeros, salidas de escape. Los ciudadanos no tenemos necesariamente que decidir entre el corrupto uno y el corrupto dos. Podemos optar no solo por el menos corrupto de los dos sino por una tercera posibilidad. Una que más allá de no contener personajes corruptos, esté centrada en hombres notables.

El reto consiste en cómo identificarlos y conseguir que ellos participen. Que la papeleta electoral contenga una opción que nos permita contar con un Gobierno de hombres Notables. De eso he escrito antes y sobre ello pienso seguir escribiendo. Pero necesito saber que no estoy solo. Es importante que usted se sume a la iniciativa de crear esa tercera opción. Que esté persuadido de que con ella, aun perdiendo, nuestro país gana. 

SOBRE EL AUTOR
J, Fernando García Molina
      José Fernando García Molina Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista. Tiene una licenciatura en ingeniería eléct
OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos