ENSAYOS >
Título:     Tema:     Autor:    

Vocación de Libertad

Vocación
Fecha de Publicación: 10/06/2018
Tema: Otros
En una rápida búsqueda del concepto que nos permita comprender el significado y contenido de la palabra vocación, encontraremos las siguientes ideas:

“Inclinación o interés que una persona siente en su interior para dedicarse a una determinada forma de vida o un determinado trabajo. La vocación es la inclinación a cualquier estado, carrera o profesión. (https://www.google.com/search?q=vocacion&ie=utf-8&oe=utf-8&client=firefox-b) El término proviene del latín vocatio y, para los religiosos, es la inspiración con que Dios llama a algún estado. Por eso el concepto también se utiliza como sinónimo de llamamiento o convocación.

A nivel general, la vocación aparece relacionada con los anhelos y con aquello que resulta inspirador para cada sujeto. Se supone que la vocación concuerda con los gustos, los intereses y las aptitudes de la persona. La vocación también es considerada como un proceso que se desarrolla durante toda la vida, ya que se construye de forma permanente. Implica descubrir quién soy, cómo soy y hacia donde quiero ir. Las respuestas a esos interrogantes marcarán la vocación y el camino a seguir por el individuo.” (
 https://definicion.de/vocacion/)

 

¿Por qué partir de esta búsqueda de contenido para una palabra? Simplemente quisiera lograr que en esta vía de comunicación que busco con los lectores de Pi Plaza de Opinión, podamos establecer un buen y mutuo entendimiento. Este buen entendimiento debe partir de compartir un común contenido para las palabras claves que usamos, sobre todo porque vivimos en una época en el que muchas palabras han sido vaciadas de su verdadero significado.

Es mi mejor intención que, en esta sección, conversemos de las distintas vocaciones: política, religiosa, docente, servicio, paterna, materna y, en fin, del valor que en nuestra cultura occidental tiene la posibilidad de lograr que cada persona pueda descubrir cuál es su vocación y como realizarla. Parto de la convicción de que la riqueza con la que una persona viene al mundo está contenida en esta profunda idea expresada en la palabra vocación.

Hoy, por ejemplo, como ciudadanos guatemaltecos, nos encontramos frente a una gran disyuntiva de cara al futuro político de nuestra nación, sobre todo, porque ha sido evidente que quienes han participado de la actividad política, en su gran mayoría, no solamente no merecen llamarse políticos de vocación, sino que han desfigurado la profesión y la han reducido a oportunismo político ejercido por lobos disfrazados con piel de oveja. Muchos de ellos han venido de ser falsos empresarios, para convertirse en falsos políticos y la mejor muestra de ello ha sido que se dedicaron a la tarea de asaltar al Estado, evidenciando su verdadera vocación. ¡Adivine usted cual!

Ahora bien, la situación en nuestro país es que casi en todas las áreas de la vida familiar, social, política, cultural, religiosa y económica, hemos venido viviendo y relacionándonos con una especie de “travesti “de lo que supone ser una verdadera vocación. Busco explicarme mejor.

Vemos en la familia como los nuevos roles que nuestra cultura han llevado tanto a hombres y a mujeres a vivir, trastornan para los hijos que vienen en crecimiento el modelo y autoridad que devienen de la verdadera vocación paterna y materna, roles que han dado forma a nuestra cultura occidental y que se han consolidado a través de las familias ancladas en la solidez de la tradición judeocristiana.

En lo cultural, nuestro país, rico en sus más de veintitrés etnias, históricamente ha heredado una condición desde la colonia que impide dejar salir de nuestra propia naturaleza humana, el valor de dignidad humana que tiene cualquier persona por el hecho de ser eso, persona.

Es así que desde los tiempos de Fray Bartolomé de las Casas y su libro “Brevísima Relación De La Destrucción De Las Indias” se puede encontrar evidencias de una vocación clara hacia la discriminación y al racismo que hoy nos cuesta superar. Cito del libro del Fraile, a título de ilustración y conservando el español original:

“En estas ovejas mansas y de las calidades susodichas por su Hacedor y Criador así dotadas, entraron los españoles desde luego que las conocieron como lobos y tigres y leones crudelísimos de muchos días hambrientos.

Y otra cosa no han hecho de cuarenta años a esta parte hasta hoy, y hoy en este día lo hacen, sino despedazallas, matallas, angustiallas, afligillas, atormentallas y destruillas por las extrañas y nuevas y varias y nunca otras tales vistas ni leídas ni oídas maneras de crueldad, de las cuales algunas pocas abajo se dirán, en tanto grado que habiendo en la isla Española sobre tres cuentos de ánimas que vimos, no hay hoy de los naturales della docientas personas.”

Bien, confió en haber logrado trasladar el valor y contenido del concepto de vocación, así como el drama que vivimos en la postmodernidad, frente a la práctica travesti ―con todo respeto a quienes tienen preferencia por este estilo de vida― en los diferentes espacios de nuestra relación social. En mi próxima entrega, platicaremos de la vocación política.

SOBRE EL AUTOR
Juan F. Callejas Vargas

 

OTROS TÍTULOS DEL MISMO AUTOR:

Ver todos

 
 
   
Powered by NeBSGT